Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 15 de Octubre 2018

Ideas

Ideas |

Buscando la Pascua

Por: Armando González Escoto

Buscando la Pascua

Buscando la Pascua

Todos los pueblos cristianos han desarrollado a lo largo de los siglos distintas formas culturales de celebrar la fiesta de la Pascua, pero la nota común de todos es la alegría y todo aquello que exprese la vida y la luz.
En el antiguo pueblo de Nacaltepec, en Oaxaca, tienen o tuvieron la tradición del “encuentro”, ritual que involucraba por sus mismas características a la gente joven de la comunidad. Muy temprano por la mañana del sábado, que luego pasará a la mañana del domingo, los muchachos y las muchachas vestidos de blanco acudían al templo para llevar en andas las imágenes de Jesús y de la Virgen, se iban a las partes altas de una larga calle cuyo centro era el templo, y cada grupo, los jóvenes con la imagen de Jesús y las jóvenes con la imagen de María se dejaban venir a la mayor velocidad posible haciendo que ondearan por el viento el manto del Cristo y el velo de la Virgen, pues luego de la jornada dolorosa de la Pasión y del Calvario, consideraban que el reencuentro entre la madre y el Hijo debía haberse dado con toda la energía y el entusiasmo que sólo ocurre entre padres e hijos, luego de una separación marcada por la muerte. Era de verse aquella algarabía y el modo en que el “encuentro” era acompañado de repique de campanas, cohetes en abundancia y las alegres notas de la banda de música del pueblo.

 En toda esta pedagogía ritual de las fiestas de la pascua el mensaje era evidente: sin esfuerzo, sin sacrificio, sin trabajo duro, no es posible el éxito. Y la gente lo sabía y lo vivía todos los días. Era el México de los años anteriores a la época actual, donde la mayoría de las personas sí trabajaban y con energía y constancia para lograr la prosperidad. Incluso la mayoría de los políticos y funcionarios se esforzaban por hacer un buen servicio, y la falta de honradez era limitada. Vinieron luego las crisis económicas, y las devaluaciones frustraron el ahorro desalentando a tantas personas del sacrificio realizado; también llegaron nuevas generaciones de políticos dedicados solamente a enriquecerse a costa del erario público, mostrando una avidez incontenible, y decididos a apropiarse del dinero ajeno como nunca antes se había visto en este país.

También es cierto que el crecimiento de la población no ha sido equivalente al crecimiento de las oportunidades reales de progreso. Cualquier joven del momento actual carente de una profesión, como es la mayoría, o incapaz de obtener empleo para la profesión que estudió, debe contentarse con un salario que no corresponde a la inversión de tiempo y de esfuerzo que realiza, un salario que no ofrece ninguna posibilidad concreta de salir adelante y superar la pobreza. La tentación de alcanzar una ganancia mucho mayor por medios delictivos es constante a pesar de las tragedias que esto trae consigo.

Por lo mismo la Pascua en México es una celebración litúrgica que no refleja de manera integral la situación de la gente. Sin embargo bastaría que la Pascua diera su fruto en la transformación de las actitudes y mentalidades para que entonces sí comenzara para nuestro país un tiempo nuevo y superior.

DR

Temas

Lee También

Comentarios