Viernes, 19 de Julio 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Ahí viene la reducción de la jornada laboral

Por: Jonathan Lomelí

Ahí viene la reducción de la jornada laboral

Ahí viene la reducción de la jornada laboral

La jornada laboral de ocho horas fue idea del británico Robert Owen en 1810 al dividir el día en ocho horas de trabajo, ocho horas de sueño y ocho horas de recreación. En México, la Constitución de 1917 adoptó ese modelo con un día de descanso a la semana. Más de un siglo después, este paradigma podría cambiar en nuestro país.  

Susana Prieto, diputada federal de Morena, impulsa una reforma al artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para reducir la jornada laboral semanal de 48 a 40 horas. La redacción quedaría así: “Por cada cinco días de trabajo deberá disfrutar el operario de dos días de descanso, cuando menos”.  

Otras dos iniciativas de la misma legisladora reforman los artículos 59, 69 y 71 de la Ley Federal del Trabajo. Allí se subraya que la jornada de trabajo semanal no debe exceder las 40 horas y se estipulan un mínimo dos días de descanso a la semana, a saber, sábado y domingo obligatoriamente. En caso de laborar el fin de semana, el patrón pagará al empleado una prima adicional del 25 por ciento sobre el salario diario base. 

En abril pasado, Ignacio Mier, líder de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, prometió que en septiembre -este mes-  presentaría la reforma ante el pleno de San Lázaro. En días pasados reiteró que la reforma es una prioridad para su bancada. Ya no anticipó que la aprobarían este mes, pero aseguró que eso ocurrirá en este periodo de sesiones que termina el 15 de diciembre. 

Los legisladores se reunieron con la Secretaría de Economía para conocer los estudios sobre el impacto de la reforma en el sector laboral, sobre todo en la industria de la construcción. 

En los países desarrollados de la OCDE trabajan en promedio mil 687 horas al año. Por el contrario, en México laboramos 2 mil 124 horas anuales. Esto es 26 por ciento más. 

Sin embargo, uno de cada cuatro empleados en México reporta que trabaja más de 48 horas a la semana, según el Inegi. Hay casos extremos como los veladores, guardias de seguridad y otros que laboran hasta 72 horas semanales con un día de descanso. 

En Estados Unidos, Canadá, Ecuador, Chile y otros países, la jornada laboral es de 40 horas a la semana. La tendencia mundial, según la OIT, se inclina a la disminución de las cargas laborales. (Dato curioso: un burócrata en México trabaja en promedio 30 horas semanales.)

El estrés laboral por exceso de trabajo se asocia a enfermedades cardiovasculares, insomnio, depresión, ansiedad, tabaquismo, alcoholismo y otros impactos a la salud física y mental. Muchos estudios destacan los beneficios sociales de disminuir la jornada de trabajo: mayor cohesión familiar, desarrollo individual y creación de vínculos comunitarios gracias al tiempo libre.

La aduana para que prospere esta reforma son los patrones y empresarios. Ya mostraron sensibilidad y apertura con la ampliación de los días de vacaciones, el aumento gradual del salario mínimo y el aumento a las aportaciones para el retiro. 

En términos contables, un trabajador descansado produce más, falta menos y reduce la alta rotación de personal de muchas empresas. En el aspecto personal, sólo se me ocurre compartir una cita de Thoreau, el filósofo contemplativo: “El hombre de trabajo no dispone del ocio necesario para lograr una verdadera integridad día con día; no puede darse el lujo de mantener relaciones más genuinas con los hombres, ya que su valor se vería depreciado en el mercado. No tiene tiempo para ser otra cosa que una máquina”. 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones