Miércoles, 29 de Junio 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

AMLO será responsable por negligencia criminal

Por: Salvador Cosío Gaona

AMLO será responsable por negligencia criminal

AMLO será responsable por negligencia criminal

Quizá ya sea tiempo para que el presidente Andrés Manuel López Obrador deje de actuar por impulsos, caprichos y ocurrencias, y por primera vez piense primero en garantizar la seguridad y protección de la gente que gobierna -y la que nos visita-, y atienda los llamados de alerta que le está haciendo la Federación Internacional de Asociaciones de Pilotos de Línea Aérea (IFALPA, por sus siglas en inglés), la cual ha advertido sobre la posibilidad de que se presente un accidente de aviación en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), que podría ser causado por la falta de capacitación de los controladores aéreos ante el rediseño del espacio aéreo en la capital del país, debido a la entrada en operación del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA). AMLO debe saber que ante un eventual accidente como el que se anticipa -que nadie desea- él será el único responsable por negligencia criminal.

La organización internacional recomendó a los pilotos, luego de citar incidentes recientes en el AICM que atribuyó a la falta de pericia que acusa en los controladores aéreos, que de recibir instrucciones sobre la altitud a la que deben sobrevolar que pudieran resultar cuestionables, “resolver la situaciones conforme a su criterio” a fin de evitar un posible incidente.

En la alerta difundida el pasado miércoles, la IFALPA expresó su preocupación al asegurar que tuvo conocimiento de que en el último mes una aeronave estuvo a punto de registrar lo que se conoce en el sector como “impacto contra el terreno sin pérdida de control”, un accidente grave, por irregularidades en la operación de los controladores aéreos en el AICM.

Señaló que se ha instruido y hecho recomendaciones muy específicas a las tripulaciones para que extremen precauciones de todo tipo, ya que además, han recibido autorizaciones (de parte de los controladores) que no se adhieren a las restricciones STAR, sin contar que éstos no usan la fraseología adecuada de la Organización de Aviación Civil Internacional (ICAO), lo que ha aumentado la confusión entre la tripulación.

De manera que la Asociaciones de Pilotos ha cumplido con la parte que le corresponde, en lo que podría tomarse como un deslinde de responsabilidades; y el presidente ha quedado conminado a actuar en consecuencia para evitar una tragedia. A partir de ahora, todo lo que haga o deje de hacer el Ejecutivo Federal en torno a este asunto, se tomará como una decisión tomada con conocimiento de causa.

Hasta ahora, a López Obrador le han salido baratos sus errores; ya sea porque los ha escondido bien, porque ha sabido desviar la atención, porque culpa a sus antecesores, porque tiene otros datos, porque su narrativa se impone o por cualquier otra razón.

Definitivamente, la cancelación de la construcción del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), ha sido quizá el mayor de los yerros del actual presidente -quien se empecinó en echarlo abajo con la falsa narrativa de la corrupción que no ha podido ni querido comprobar-, para dar paso a su capricho de construir el Felipe Ángeles, convertido hoy en día en uno de sus más grandes fracasos, al tratarse de un aeropuerto en el que la gente no quiere volar y menos aún las líneas aéreas internacionales. Seis vuelos máximos por día, solo reflejan el mayor fiasco.

El Tren Maya, aún sin saber cuándo terminará, cuál será el tramo definitivo, cuánto costará, y si tendrá el éxito esperado por el actual régimen, constituye otro de los más severos problemas que enfrenta López Obrador a causa de su empecinamiento de construirlo sin la debida planeación. Y aún cuando pesan sobre él ya críticas, amparos y denuncias, todavía no se alcanza a ver cómo finalizará y el costo político que se pagará por el enorme daño a la selva.

Otro ejemplo de que han salido baratos los errores para AMLO y los miembros de la 4T, es lo ocurrido con  la Línea 12 del Metro que, habiéndosele caído a su candidata favorita, Claudia Sheinbaum, con saldo de 26 muertos y 104 heridos, gracias al manto presidencial que la protege, la funcionaria continúa en funciones y hasta dándose el lujo de ahora ser ella quien oculta información que no le es favorable, como sucede con el informe de la empresa noruega que se contrató para deslindar responsabilidades del mencionado desplome.

La terquedad de un presidente por imponer sus proyectos sin sustento técnico, de hacer oídos sordos a las alertas, de obligar una “austeridad republicana” en asuntos de primera necesidad desestimando el caos que se genera para únicamente satisfacer sus caprichos y cobrar venganzas, ya debiera estar pasándole facturas más altas al presidente que se ha esmerado en demostrar poder por encima de sus enemigos y opositores.

Insisto, nadie quiere una desgracia de ningún tipo; ya bastante mal le ha ido a nuestro país con los muertos por la pandemia; con la crisis en temas de salud por falta de vacunas y medicamentos; con la inflación; con la economía; con los homicidios más altos; con los feminicidios; con las desapariciones de personas; con la violencia; con la inseguridad; con el incremento de pobreza; con los temas de educación; y con una serie de dificultades que los mexicanos vienen padeciendo, para que ahora encima, se ignoren las alertas sobre una posible tragedia aérea.

Todos sabemos que al presidente le gusta jugar con fuego, pero como lo dije al principio, si llega a ocurrir una desgracia como la que está advirtiendo la Federación Internacional de Pilotos, el único responsable que habremos de señalar tiene nombre y apellido: Andrés Manuel López Obrador. 

opinión.salcosga@hotmail.com
 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones