Jueves, 28 de Enero 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

“...solo viento”

Por: Jaime García Elías

“...solo viento”

“...solo viento”

Tan en su derecho están los ciudadanos que expresan abiertamente, mediante sus manifestaciones en la vía pública, su antipatía al Presidente López Obrador, a su estilo personal de gobernar y a las decisiones que en función del cargo que desempeña ha tomado, como los que con la misma enjundia expresan su simpatía o su adhesión a las líneas de su gobierno…

El meollo del asunto -“the question”, diría Hamlet- es la utilidad pública o las perspectivas prácticas de unas u otras posiciones.

-II-

Santo para quienes lo ven, en efecto, como la personificación de la honestidad y la pureza -políticamente hablando-, demonio para quienes consideran que ha incurrido en más errores que aciertos (y aun le adjudican la satánica intención de “querer llevar a México al comunismo”), lo más probable -ya lo dirá el tiempo, “supremo juez”...- es que ni lo uno ni lo otro. Que si al señor se le metió entre ceja y ceja la intención de ser tan trascendental para la historia de México que merezca un altar a la altura de los de Hidalgo (el libertador), Juárez (el reformista) y Madero (el revolucionario), lo más probable es que tenga que darse por bien servido con un lugar al nivel de cualquiera de los muchos presidentes que este país ha tenido.

Difícilmente alcanzará la altura de los Lázaro Cárdenas o López Mateos, en el balance de cuyos gobiernos, hasta donde alcanza a vislumbrarse, hubo más luces que sombras. Si alcanza un sitio más notorio que los Ávila Camacho, Ruiz Cortines, De la Madrid o Zedillo, será porque estos últimos se significaron por su discreción y su relativa modestia. De lo que suceda en los cuatro años que aún le quedan a su administración, dependerá el que se salve de caer en el infierno de la maledicencia al que la “vox populi” condenó a los Díaz Ordaz, López Portillo, Echeverría, Salinas o Fox por su protagonismo y enfermizo afán de notoriedad, o de la maledicencia pública y al rango de villanos de la película al que se han visto relegados los más recientes: Calderón y Peña Nieto.

-III-

Más allá del juicio de la historia -que, por lo demás, casi nunca es definitivo, tanto en el caso de los héroes como en el de los santos-, vale decir que marchas, manifestaciones y demás iniciativas han generado, al menos hasta ahora, como el Parto de los Montes, “Después de tanto ruido…, solo viento”.
 

Temas

Lee También