Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 21 de Abril 2018

Ideas

Ideas |

* “Viejitos”

Por: Jaime García Elías

* “Viejitos”

* “Viejitos”

Es probable que no sean los únicos, pero hubo dos casos notorios de jugadores que tuvieron que cambiar de equipo, en contra de su voluntad, en la transición entre los torneos de Apertura y Clausura: el “Chaco” Giménez y Matías Alustiza.

El común denominador, en ambos casos, fue la edad. A los 35 años, cuando el ser humano se encuentra prácticamente en el inicio de la mejor etapa de su vida profesional, porque está en plenitud de facultades físicas y probablemente haya acumulado ya una cierta experiencia en la carrera o el oficio que haya elegido, el jugador de futbol es ya un veterano.

Eso, en el mejor de los casos, porque la regla es que, a esa edad, quienes escogieron al futbol como medio de vida y tuvieron oportunidad de hacerlo con cierta dignidad e incluso en nivel sobresaliente, ya se encuentren retirados de las canchas, o que sus posibilidades de conseguir un contrato queden restringidas, si bien les va, a equipos de segunda o tercera categoría. Y sus salarios, por lo consiguiente.

*

Para los críticos y para los aficionados que se encariñan con un jugador determinado —como fue el caso del “Chaco” por sus varios años de militancia con los Cementeros—, tomar decisiones como las que tomaron los dirigentes de Cruz Azul y Atlas al notificarles que ya no tenían interés en sus servicios, constituye una ingratitud.

Se acepta, a regañadientes, que hay indicios —lamentables, ciertamente— de que esos jugadores ya sólo son de utilidad para ciertos pasajes de ciertos partidos. Se acepta, por lo consiguiente, que su presencia en el plantel ya no representa la posibilidad de un rendimiento estimable, ni mucho menos la garantía de que así sea. Se acepta, por tanto, que en una industria en que el salario suele estar directamente vinculado a la productividad, los clubes están en todo su derecho de prescindir de los jugadores que le cuestan más de lo que le producen.

*

Se aduce, empero, que “no son las formas”… Se supone que los clubes tendrían que buscar un mecanismo que les permitiera enmarcar el retiro de un jugador que se vuelve emblemático, en una cierta ceremonia.

En todo caso, dos cosas son ciertas: una, que la mayoría de los jugadores, acostumbrados al ruido, tienen que retirarse en silencio; sin que nadie se entere. Y otra…, que es la ley de la vida.

Temas

Lee También

Comentarios