Miércoles, 27 de Enero 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- ¿Prudencia… o ineptitud?

Por: Jaime García Elías

- ¿Prudencia… o ineptitud?

- ¿Prudencia… o ineptitud?

“Decíamos ayer…” -con la venia de Fray Luis de León-, a propósito del asesinato del ex gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval, que, “hasta donde se sabe, en los días (veinte hasta hoy) transcurridos desde entonces, no ha habido avances sustanciales en la investigación…”.

-II-

Cabe puntualizar: es probable que esa aseveración sea inexacta. La difusión, el lunes, de videos captados en el restaurante de Puerto Vallarta en que ocurrieron los hechos el pasado 18 de diciembre, permite suponer que las cámaras -dizque “de seguridad”- no solo registraran las diligentes labores de limpieza realizadas por varios de los mismos empleados sino también hubieran captado a Sandoval y a su(s) posible(s) asesino(s), antes, durante y después del crimen.

Además, es probable que, merced a los interrogatorios a que supuestamente fueron sometidos empleados y otros testigos, las autoridades hayan aclarado, primero, quién dio la orden de limpiar, alterándola sustancialmente, la escena del crimen, y entorpeciendo, en consecuencia, las pesquisas de los investigadores. Es probable que sepan, segundo, si esa barbaridad se cometió por torpeza, por coacción o amenazas de los asesinos o por alguna forma de complicidad con éstos. Y es probable asimismo, tercero, que hayan obtenido testimonios gráficos e incluso tengan parcial o plenamente identificado(s) al (o los) autor(es) del crimen.

-III-

Las declaraciones del fiscal general del Estado, en el sentido de que “el crimen organizado” podría estar detrás del atentado, dan una luz… Sin embargo, no necesariamente implican un avance significativo en el esclarecimiento del caso… ni, mucho menos, representan ninguna garantía de que, como ofreció el gobernador Enrique Alfaro, algún día la opinión pública vaya a tener acceso a la verdad, y sobre los responsables de ese crimen vaya a caer, en efecto, “todo el peso de la ley”.

El manto de sigilo que las autoridades han tendido sobre el asunto puede obedecer lo mismo a prudencia que a ineptitud. El tiempo -supremo juez-, por una parte, corre a favor de los autores intelectuales y materiales del asesinato. Corre, por otra, en contra de los investigadores… Y corre, principalmente, en contra de la sociedad, que se sabe inerme e indefensa, porque si el asesinato de un personaje tan prominente como el ex gobernador queda impune, es ilusorio esperar que algún día lleguen a esclarecerse y sancionarse los crímenes -¡cerca de dos mil solo en los primeros once meses de 2020!- que a diario se perpetran en la Entidad.

Temas

Lee También