Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 14 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

- ¿“Partidos nuevos…”?

Por: Jaime García Elías

- ¿“Partidos nuevos…”?

- ¿“Partidos nuevos…”?

Viejo chiste: se jactaba un norteamericano de los avances tecnológicos incorporados a los procesos electorales en su país:

–Con este sistema sabremos el nombre del ganador de la elección presidencial, cinco minutos después de que se emita el último voto.

Un mexicano –¡tenía que ser…!— lo paró en seco:

–Eso no es nada. Con nuestro sistema sabemos el nombre del ganador de la elección presidencial… seis meses antes de que se emita el primer voto.

-II-


Obvia decir que el chascarrillo no aplica a la realidad actual. Que una de las dudas existenciales generalizadas entre un porcentaje significativo –la mayoría, quizá— de los mexicanos, se centra precisamente en el resultado de las elecciones presidenciales de julio próximo. Que si de algo se recela en este momento, es de la capacidad que eventualmente pueda demostrar el hoy simple “precandidato” del partido que en el tiempo al que corresponde la ingeniosidad referida era invencible por definición, para atraer los votos que lo transformen en Presidente de la República.

(No sería, por cierto, la primera vez que los sondeos preliminares se verían burlados por “la madre de todas las encuestas”. Hace 24 años, cuando el asesinato de Luis Donaldo Colosio incorporó un ingrediente inédito en el proceso electoral, las encuestas posteriores al primer debate de los candidatos (Ernesto Zedillo, Diego Fernández de Cevallos y Cuauhtémoc Cárdenas) les asignaron calificaciones que los comicios, en su momento,  desmintieron rotundamente: el ganador fue, como consta en actas…, el menos convincente y el menos carismático de los candidatos).

-III-


El lugar común indica que “la moneda está en el aire”; que, como se dice de los campeonatos de futbol en México, “cualquiera puede ganar”… Los reporteros que siguen la huella al “precandidato” puntero, refieren que éste augura que el partido que hoy gobierna el país, cambiará de jinete a la mitad del río. Los analistas se devanan las meninges para tratar de explicar lo inexplicable: lo anodino del candidato que debería ir a la cabeza; la grisura de su campaña; la incapacidad suya o de su equipo, de proponer una idea seductora… o, al menos, soltar una frase de impacto.

El panorama, en esas circunstancias, remite a una expresión que se utilizaba en los partidos de futbol que, en tiempos de María Canica, se jugaban en la calle: cuando nadie se divertía porque las fuerzas entre los equipos contendientes eran demasiado desiguales, siempre surgía una voz que proponía la solución salvadora:

–¡Partidos nuevos…!

Temas

Lee También

Comentarios