Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 25 de Abril 2019
Ideas |

- Colosio, el mito

Por: Jaime García Elías

- Colosio, el mito

- Colosio, el mito

Hay, en el fondo, una asombrosa semejanza entre el “Caso (de Luis Donaldo) Colosio”, y el de “Lupita”, la trágicamente célebre “Novia de Culiacán”. Mire usted…

-II-

Guadalupe Leyva Flores, “Lupita” -primero las damas-, en los primeros años de la segunda mitad del siglo pasado se volvió personaje característico de Culiacán. Seria, solitaria, taciturna incluso, muy delgada, ataviada invariablemente con un traje de novia -por eso llamaba la atención-,  deambulaba por las calles y visitaba las iglesias del centro de la ciudad. Los vecinos referían su “historia” a los visitantes la “historia”: el novio de “Lupita” fue asesinado por un pretendiente frustrado, momentos antes de la boda; ella, supuestamente, perdió la razón y siguió vistiendo el atuendo -impecable, inmaculado- que llevaba el día de la tragedia. Algún periódico local refirió otra historia, diferente pero igualmente trágica: “Lupita” enloqueció a raíz de que una crecida del Río Fuerte arrasó su casa y se llevó a su bebita… En cualquier caso, a “Lupita” se le recuerda todos los años: decenas de “novias”, de todas las edades, desfilan por las calles, el 22 de diciembre, acompañadas de música de banda, y asisten a una misa en su memoria. El personaje, pues, se volvió inmortal.

Colosio era candidato del PRI a la Presidencia de la República (el virtual Presidente, pues) cuando fue asesinado, hace 25 años -cumplidos el sábado-, al final de un mitin, en una barriada de Tijuana. El crimen dio lugar, de entrada, a un sinfín de especulaciones (“Los tres Aburtos”, la más fantasiosa… y, al mismo tiempo, la más socorrida), y posteriormente a novelas (“Historia de un crimen: Colosio”…) y series de televisión (“Matar al Candidato”…) que tratan de recrear el suceso e incorporan -tangencialmente- hipótesis sobre la autoría del crimen.

Las actuales autoridades -dicen…- contemplan reabrir el caso. Si así ocurre, es previsible el desenlace: acaso otra teoría -diferente a la del asesino solitario-… que, como la “verdad histórica” ya archivada, tampoco convencerá a nadie.

-III-

El caso seguirá inspirando improbables-porque no pueden probarse- versiones fantasiosas. Colosio, el “Presidente” que no llegó a gobernar, se agiganta en la memoria de sus panegiristas. El destino le ahorró el trance de pasar por la prueba del ácido de todos los gobernantes. Como no hubo hechos que desmintieran sus palabras, éstas fortalecen el mito -“mentira que crece”, lo definió alguien-… y, como en el caso de “La Viuda Virgen”, refuerzan la leyenda.

Temas

Comentarios