Lunes, 27 de Mayo 2024
Estilo |

¿El asombro disminuye mientras el cerebro se desarrolla?

Este estudio confirma que la capacidad de asombro es mayor mientras el cerebro está menos desarrollado

Por: EFE

El estudio analiza las reacciones cerebrales ante diversos estímulos. NOTIMEX/ARCHIVO

El estudio analiza las reacciones cerebrales ante diversos estímulos. NOTIMEX/ARCHIVO

Investigadores de la Universidad de Basilea en Suiza revelaron este miércoles en un estudio que la capacidad humana para sorprenderse va disminuyendo a medida que el cerebro se desarrolla, ya que "los estímulos inusuales" cada vez se pueden clasificar más rápidamente.

El artículo titulado ´Surprise!-How the brain learns to deal with the unexpected´ se basa en los experimentos realizados con ratones jóvenes realizados por el equipo de investigación de la neurocientífica Tania Barkat, profesora en el departamento de Biomedicina de la universidad suiza.

Estos ensayos, cuyo objetivo era descifrar las reacciones a lo inesperado a medida que el cerebro se va desarrollando muestran que, de manera progresiva, los incentivos se pueden ordenar en menor tiempo entre "importantes" o "poco interesantes" y que son "significativamente menos sorprendentes" la segunda y tercera vez que se muestran.

Un hecho que, según expresa el artículo científico, explica por qué para los niños el mundo está lleno de sorpresas, mientras que los adultos son más difíciles de sorprender.

Este estudio aclara que reconocer lo inesperado es una capacidad cognitiva, puesto que lo no conocido también puede suponer un peligro y, a medida que los humanos crecen, su cerebro aumenta la eficacia en la detección de nuevos estímulos.

De este modo, como se especifica en el texto, la capacidad de asombro es mucho menor en un cerebro más desarrollado y, aunque algunos hechos pueden llamar la atención, no provocan una reacción inesperada que signifique gastar mucha energía como sucede en la niñez.

Los investigadores, quienes han dado a conocer sus hallazgos en la revista Science Advances, explican que para este proceso se utilizó "el paradigma del bicho raro", basado en presentar un estímulo auditivo repetidamente como estándar e intercalarlas con un estímulo auditivo diferente para ver cuál es la respuesta ante este.

De este modo se pudo analizar la reacción de distintas partes del cerebro ante los cambios de tono auditivos, que disminuían su intensidad en la respuesta en cuanto el punto del cerebro en cuestión maduraba.

El desarrollo de la reacción de sorpresa, según Barkat, empieza en la periferia del cerebro y finaliza en la corteza cerebral, que madura aproximadamente a los 20 años de edad humana.

Además de la maduración cerebral, el estudio también da importancia a la experiencia, ya que es relevante en el desarrollo de la respuesta de la corteza cerebral a la sorpresa.

En los experimentos, los ratones criados en un entorno sin ruidos procesaban los sonidos inesperados de manera más lenta porque no estaban acostumbrados a los estímulos externos, una prueba del "papel clave" de la experiencia en este encuentro.

***Mantente al día con las noticias, únete a nuestro canal oficial de WhatsApp

FA

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones