Domingo, 14 de Abril 2024
Economía | Crónicas del Antropoceno

Y tú, ¿eres parte de la cadena? Moda rápida y explotación laboral

Personas que trabajan en situaciones precarias y un consumismo contaminante son la cara fea de la ropa bonita

Por: Mayra Hernández Figueroa

Una de las modalidades de la trata de personas es la explotación laboral. CORTESÍA/Aranza Rodríguez

Una de las modalidades de la trata de personas es la explotación laboral. CORTESÍA/Aranza Rodríguez

Si nos preguntamos si somos parte de la cadena de la trata de personas, tal vez la respuesta sea no. Hasta que comenzamos a ser conscientes de que también al consumir estamos siendo responsables muchas veces de ser parte de la cadena.

¿Cuántas veces vamos a comprar ropa sin estar informados si la ropa que tenemos puesta ha sido manufacturada por manos de personas que están siendo explotadas? Una de las modalidades de la trata de personas es la explotación laboral, en la que se laceran los derechos humanos de las personas al no tener un trato digno, horarios ni pagos justos. En muchas partes del mundo se crean prendas de ropa en las que el precio es bajo. Sin embargo, ese precio conlleva que haya explotación de seres humanos.

La moda rápida es aquella que nos ha sido establecida por el consumismo de tener las prendas que están de moda, en las que si alguna prenda ya no se quiere o se daña, simplemente se desecha. No solamente es cuestión de explotación, sino que también está afectando el medio ambiente ya que la industria de la moda rápida es responsable de 10% de las emisiones de gases efecto invernadero y de la producción de 20% de agua residual a nivel mundial. En 2015 la industria de la moda rápida produjo 92 millones de toneladas de desechos.

Este negocio acelerado genera que la gente compre motivada por los precios tan accesibles y porque existen temporadas que cambian cada semana llamadas micro temporadas. Se estima que para el año 2030 aumentará 50% la demanda de estas prendas con un fuerte impacto en el medio ambiente.

Como consumidores, ¿qué podemos hacer? Podemos generar un cambio al revisar las marcas que compramos, si realmente están cuidando los derechos humanos de sus empleadas y empleados. Podemos buscar marcas responsables, y lo más importante: podemos comenzar a reciclar nuestra ropa, hacer trueque con nuestras familias y amigos. Existen tiendas en línea y tiendas en físico donde se da una segunda vuelta a la ropa y así poco a poco ir cambiando nuestro uso consciente para ir impactando poco a poco a que la moda rápida no siga creciendo. El día de hoy puedes comenzar a hacer un cambio en tus hábitos y hacerte la pregunta cada vez que compres. ¿Eres parte de la cadena? Sí tu respuesta es sí, pongamos ese granito de arena para cuidar nuestro medio ambiente y a los seres humanos que el día de hoy mientras lees esta columna siguen siendo explotados en muchas partes del mundo.

Fuente: IUCN report: UN Environment Programme.

Sobre el autor

Mayra Hernández Figueroa es arquitecta y activista contra la trata de personas y desaparición. Fundadora de Back Home A.C. y Consejera Presidenta del Consejo Ciudadano de Seguridad del Estado de Jalisco.

Para saber

Crónicas del Antropoceno es un espacio para la reflexión sobre la época humana y sus consecuencias producido por el Museo de Ciencias Ambientales de la Universidad de Guadalajara que incluye una columna y un podcast disponible en todas las plataformas digitales.
 

Tapatío

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones