Miércoles, 28 de Septiembre 2022

Pega crisis de transporte marítimo a Jalisco

Destacan que ya provocó menor disponibilidad de juguetes a buen precio y afectaciones para la industria automotriz y tequilera 

Por: El Informador

La “crisis de los contenedores”, que inició como un efecto de la pandemia por el cierre de puertos y retrasos en la descarga de mercancías, ha generado aumentos récord en el costo de fletes. AFP/Archivo

La “crisis de los contenedores”, que inició como un efecto de la pandemia por el cierre de puertos y retrasos en la descarga de mercancías, ha generado aumentos récord en el costo de fletes. AFP/Archivo

Los retrasos en el transporte marítimo de mercancías tendrán efectos en Jalisco, donde esta temporada hay menor disponibilidad de juguetes a buen precio e insumos para sectores como el automotriz y la industria tequilera.

Karla Patricia Anaya, titular de la delegación estatal de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana (ANIERM), explicó que la llamada “crisis de los contenedores”, que inició como un efecto de la pandemia por el cierre de puertos y retrasos en la descarga de mercancías, se ha prolongado y ha generado aumentos récord en el costo de fletes.

Puso como ejemplo que antes de la emergencia sanitaria costaba de dos mil a dos mil 500 dólares traer un contenedor de Shanghái a Manzanillo. Actualmente puede ir de los 13 mil a los 14 mil dólares.

“En zonas como Obregón cada año reciben juguete importado a buen precio; este año tendrá mayor costo y habrá menos variedad”.  

Añadió que la industria tequilera padece la falta de envases de vidrio. Por otra parte, destacó que la crisis por la fabricación de chips en Taiwán afecta a la industria automotriz, que presenta pendientes en sus entregas.  

El presidente del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce) de Occidente, Miguel Ángel Landeros, resaltó que la solución se ha retrasado porque también ha generado ganancias millonarias a las empresas navieras a nivel mundial, pues el precio de flete subió entre 700% y 1,500% por ciento.

Landeros acentuó que las medianas y pequeñas empresas son las más perjudicadas por esta situación, que también contribuye al aumento de la inflación.  

“Quienes pagan los platos rotos son el usuario final y las pequeñas y medianas empresas porque muchas no podrán soportar estos aumentos, ni los tiempos de espera de la mercancía. Además, son las que menos pueden negociar precio por volumen”, comentó.  

El empresario dijo que esta crisis es una oportunidad para reforzar las cadenas de suministro a nivel nacional y depender menos de los insumos importados de Asia.

PARA SABER

Problema 

  • La escasez de contenedores se generó por factores como que quedaron atorados por las restricciones de la pandemia y no fueron cargados para regresarlos a sus lugares de origen.
  • La falta de contenedores generó un aumento en el costo de los que estaban disponibles. El costo de fletes de China a Estados Unidos pasó de cuatro mil a 20 mil dólares.  
  • Se generaron cuellos de botella en los puertos internacionales con largas filas de barcos para desembarcar.
  • Además de la pandemia, la temporada de tifones en China también afectó los traslados.
  • Disminuyó la producción en China, Vietnam, Bangladesh e India por las estrictas medidas sanitarias ante el COVID-19.
  • Se incrementaron los pedidos de minoristas y fabricantes. Se registraron compras de pánico al acercarse la temporada alta.
  • La reactivación económica y el regreso a las actividades escolares también generó mayor demanda de insumos, la mayoría de ellos provenientes de Asia.  
  • En México, la crisis de los servicios marítimos provocó la cancelación de traslados desde China hacia los puertos de Manzanillo, Lázaro Cárdenas y Veracruz.
  • México continuó en conexión con la mayor parte de las rutas oceánicas; la limitación de espacios y las cancelaciones también han afectado.
  • Las empresas navieras han reportado ganancias históricas con el aumento en el costo de fletes. La empresa danesa Maersk, la naviera más grande del mundo, reportó beneficios por 5 mil 900 millones de dólares. 
Este medio de comunicación llevó a cabo un recorrido en la zona de Obregón, en Guadalajara, en donde se observó que los comerciantes ya están listos para vender juguetes en esta temporada. EL INFORMADOR/G. Gallo

Crisis de transporte marítimo encarece juguetes en Obregón

Hasta 2020, a Helio Chavarría, importador de Rino Toys, le costaba tres mil dólares mover un flete de China a Manzanillo. Hoy el precio es de hasta 17 mil. Detrás del aumento está la llamada “crisis de los contenedores”: una escasez de espacio disponible para transportar los productos de Asia a Occidente que provocó una disminución de los juguetes en Obregón.

Chavarría se lo atribuye a cuestiones que tienen su origen en la pandemia de COVID-19 y que, según dijo, continuarán el próximo año.

La primera, explicó, es que los clientes a nivel mundial dejaron de comprar al mismo tiempo, por lo que los contenedores quedaron varados en diferentes continentes.

La segunda es que todos comenzaron a reactivarse al mismo tiempo, pero se le dio prioridad a los compradores de Estados Unidos. Aunado a los pocos contenedores que había, el precio aumentó.

La tercera es que China redujo los días de fabricación para bajar las emisiones.

“Con esto todo se retrasa. Como es producto temporal que debe estar en octubre, ya no pudimos. Es para diciembre, en enero ¿ya para qué? Sí se vende algo, pero todo el volumen que traemos para la temporada se deja de vender”, señaló. 

La industria automotriz ha tenido que recurrir a paros técnicos ante la falta de insumos. AFP/M. Bureau

Sector automotriz, afectado por la falta de chips: AISAC

La crisis mundial en el transporte marítimo y en la producción de chips semiconductores afecta al sector automotriz, que ha tenido que recurrir a paros técnicos ante la falta de insumos, informó Rubén Reséndiz, vicepresidente de la Asociación de Industriales de El Salto (AISAC).

Explicó que las empresas han tenido que modificar sus programas de producción para adelantar los pedidos de dos a cuatro semanas, previendo los retrasos.

“Hacen falta materiales y componentes. Derivado de la pandemia hubo una gran demanda de productos electrónicos y la industria fabricante de chips le dio preferencia al sector electrónico más que al automotriz. Eso ha hecho que haya paros técnicos en los proveedores de nivel uno, pero también en las plantas automotrices”, dijo el miembro de la AISAC.

La consultora TS Lombard advirtió que Taiwán y Corea del Sur dominan la industria de fabricación de chips.

Ambos concentran el 83% de la producción mundial de chips de procesador y el 70% de los de memoria.

El representante de la AISAC consideró que los retrasos seguirán durante el próximo año, pues no se ve una solución en el corto plazo.

Subrayó que la afectación principal es para los sectores productivos que requieren insumos provenientes de Asia.

“En la parte de los automóviles hay retrasos importantes precisamente por la falta de los semiconductores y de algunas piezas electrónicas que se fabrican en Asia. Estamos teniendo retrasos de tres a cuatro meses para que surtan algunos productos. En la parte de los electrónicos no se ha detenido tanto la producción, pero hay una demanda muy fuerte y la oferta no está surtiendo lo necesario. Por esta situación de los barcos detenidos es muy probable que mucha de la mercancía no alcance a llegar para este fin de año y va a repercutir en los precios y en la inflación”, comentó.

Añadió que los afectados por los altos costos en los fletes han tenido que renegociar contratos con las navieras y buscar alternativas.   

Compra auto y aún no estrena 

Ricardo compró un automóvil nuevo en septiembre pasado, pero aún no lo estrena, pues no se lo han entregado por la carencia de accesorios y falta de disponibilidad de unidades. 

Contó que originalmente le informaron que debería esperar poco más de un mes por la demora en la disponibilidad de chips semiconductores que son necesarios para la operación y equipamiento del vehículo.  

“Originalmente me dijeron que el tiempo de espera era de 45 días y se fue alargando”.  

El auto de Ricardo es importado desde Japón, así que también enfrenta la demora en el transporte marítimo. Añadió que no le han ofrecido compensaciones por la espera y sólo accedió a un ajuste a la tasa de interés como promoción del Buen Fin. 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones