Lunes, 17 de Febrero 2020

Inversiones de alto riesgo: ¿cómo invertir con éxito en 'start-ups' y no perder el capital en el intento?

Por: El Informador

Inversiones de alto riesgo: ¿cómo invertir con éxito en 'start-ups' y no perder el capital en el intento?

Inversiones de alto riesgo: ¿cómo invertir con éxito en 'start-ups' y no perder el capital en el intento?

Una ‘start-up’ o una empresa emergente es aquella que inicia un negocio creando tecnologías nuevas para traer soluciones a alguna problemática. Hay miles de ejemplos. Uber fue hasta hace poco una ‘start-up’ y gigantes como Facebook, Google, WhatsApp, Twitter, Instagram, Amazon, Paypal y Snapchat, por nombrar solo algunos, comenzaron como ‘start-ups’.

El aspecto más positivo de estas empresas es que, al utilizar tecnología, tienen un alto potencial de escalabilidad, es decir, que pueden crecer mucho sin necesitar de muchos recursos, lo que puede generar rendimientos muy atractivos para sus inversores, aunque también hay que tener claro que son inversiones de alto riesgo.

El riesgo es intrínsecamente alto al invertir en una ‘start-up’, pero si todo resulta según lo previsto, el retorno puede tener una tasa de rentabilidad elevada.

Cada vez son más las personas que deciden apostar sus dinero en capital riesgo. Ya sea a través de fondos o a título individual, grandes cantidades de dinero se invierten en ‘start-ups’ con el objetivo de que se multiplique su valor con el tiempo.

Sin embargo, lo habitual es que una operación de cada cinco reporte beneficios y que sólo una entre centenares logre llegar a ser lo que es Facebook o Paypal. Esto es parte del riesgo que aceptan los inversores y que cada vez atrapa a un mayor número de estos.

Este panorama es común especialmente en los mercados más desarrollados como Europa, Asia y Estados Unidos, el país de referencia también en este tipo de inversiones. Pero las inversiones en ‘start-ups’ no se limitan a estos mercados exclusivamente.

México se encuentra a la cabeza, junto con Brasil, en el ecosistema de ‘start-ups’ de América Latina y el Caribe, en especial en sectores como la tecnología financiera (fintech), el comercio electrónico o el energético.

Con más de 230 ‘start-ups’, México es el mercado fintech más grande de América Latina. La mayoría de estas compañías mexicanas se concentra en pagos y remesas, administración financiera personal, crowdfunding y préstamos.

Las ‘start-ups’ mexicanas recibieron setenta y tres acuerdos de financiación en el 2017 por un valor de 130 millones de dólares, la primera vez que el país tiene la mayor cantidad de transacciones de capital de riesgo en Latinoamérica, según la Asociación Latinoamericana de Private Equity & Venture Capital.

México es un país de lleno de emprendedores y, por lo tanto, es suelo fértil para el surgimiento de compañías tecnológicas novedosas. No es sorprendente, entonces, que las posibilidades de inversión en México sean innumerables, lo que se puede comprobar al consultar las distintas inversiones en línea. Sin embargo, muchos de los emprendedores que están pensando en fundar una ‘start-up’ se encuentran con grandes dificultades para lograr financiación debido a los posibles miedos de los inversores a perder su capital.

Luis Barrios, CEO de Arkangeles.co, plataforma de financiamiento colectivo en línea, nos explica que invertir en una ‘start-up’ tiene muchas más ventajas que solo el lado económico. Al invertir en una ‘start-up’, se está dando la oportunidad de contribuir a la solución de alguna problemática de la sociedad o contribuir a la solución de algún tema ecológico, según sea el área de la empresa emergente.

Para minimizar los posibles errores a la hora de invertir, es recomendable tener en cuenta algunos puntos, como analizar y leer el mercado, conocer la estrategia de ejecución y el plan de inversión de los emprendedores. Para esto, el proceso de evaluación de la empresa es indispensable.

Los inversores deben analizar una serie de factores internos y externos que pueden influenciar de manera directa el futuro de la empresa. Entre estos factores se encuentran los siguientes:

  • El equipo de fundadores: ¿están totalmente comprometidos con el proyecto?
  • El mercado: ¿es alto el número clientes dispuestos a pagar por el servicio o producto que se propone?
  • La competencia: ¿se ofrece algo que la competencia no?
  • Las proyecciones: ¿cómo planean los emprendedores desarrollar el negocio a corto y largo plazo?

También es necesario investigar el área de negocio que la empresa atiende. De esta manera, si se entiende el mercado donde opera la empresa emergente, se disminuye el riesgo de la inversión.

Invertir en empresas en etapa inicial es intrínsecamente de alto riesgo. Nada garantiza que la empresa finalmente tenga éxito. Se estima un plazo de entre tres y cinco años para que un inversor que ha adquirido acciones de una ‘start-ups’ comience a ver algún tipo de retorno de la inversión inicial. Entonces, un último consejo para tener en cuenta antes de invertir en una ‘start-up’: hace falta paciencia.

Temas

Lee También