Viernes, 24 de Mayo 2024

Traducir la realidad

El proyecto de Marcela Luna ofrece servicios autorizados por la Judicatura del Estado para realizar traducciones inglés-español y viceversa

Por: Gabriela Aguilar

La traductora certificada fundó Esparta Traducciones. EL INFORMADOR/ A. Navarro

La traductora certificada fundó Esparta Traducciones. EL INFORMADOR/ A. Navarro

Marcela Luna Díaz es el claro ejemplo de lo que significa “ser su propia empresa”. Como traductora certificada ha tenido oportunidad de recorrer caminos que la han llevado a sumarse a proyectos de gran interés, pero siempre con su propuesta personal.

Desde hace siete años Marcela cuenta con la autorización del Consejo la Judicatura del Estado para realizar traducciones certificadas inglés-español y viceversa y darle sentido a documentos como actas de nacimiento, matrimonio o defunción, así como historiales académicos o formatos requeridos para trámites de migración y cuentas bancarias, entre muchos más.

Su formación en la Docencia del Inglés despertó su inquietud para crecer como profesional, se inscribió en la maestría en Traducción e Interpretación y ahí encontró su verdadera vocación.

Como muchos profesionales de la docencia, Marcela dedicó parte de su vida a la enseñanza como profesora en una escuela secundaria, además de tener a su cargo el área de idiomas de uno de los Centros Universitarios de la Universidad de Guadalajara, y justo cuando su vida laboral estaba en el cénit tomo una decisión más allá de lo esperado: la traducción, que era un complemento a su agenda laboral, sin imaginar que se convertiría en su propia empresa. “Inicialmente la traducción independiente era para apoyar mis ingresos, pero fue creciendo al punto que la carga de trabajo fue mucha y tuve que tomar una decisión. Se juntó todo “, recuerda Marcela quien se encontraba también en un punto personal determinante: la maternidad. 

“Valieron la pena los años que tuve toda la carga junta, con el apoyo de mi esposo decidí qué camino tomar. El camino de traductor autónomo rindió frutos y se combina muy bien con la maternidad; estoy al pendiente de las necesidades de mi hija, que todavía es pequeña”, recuerda quien está acostumbrada a traducir la realidad.

El primer paso fue organizar su tiempo. Ahora ella era su propia empresa, su propio jefe, nada más y así nació Esparta Traducciones. Con un formato freelance la incertidumbre del trabajador autónomo es latente, confiesa Marcela, “pero en este momento estoy en la parte del éxito, tengo trabajo y es un ingreso constante”. Cuando la carga laboral es mucha se apoya con otros colegas de confianza para correcciones. El trabajo nunca falta.  

Vale la pena el riesgo

Para todos aquellos que temen arriesgarse y ser profesionistas freelance, Marcela recomienda que tomen el riesgo, que apuesten por su sueño. “No quiten el dedo del renglón, ya sean metas a corto o largo plazo. En mi caso, quería tener los estudios de traducción como una segunda opción en mi profesión sin tener la certeza de si iba o no a poder lograrlo”. 

Marcela recuerda que a su alrededor las opiniones no eran alentadoras, pero no permitió que eso la detuviera. “No escuché lo que las personas cercanas -incluso amigos- tuvieran que decir. Un amigo me dijo que todos los traductores terminaban dando clases de inglés, pero por ese tiempo yo ya daba clases de inglés”, recuerda.

Nada se concretó a la primera. Para certificarse como traductor debía titularse y el título llegó años después de terminar los estudios. “Estudiar la maestría fue muy difícil, y más difícil todavía titularme. Tuve varios proyectos no exitosos. Seguí adelante pese a los comentarios hasta que encontré el proyecto correcto y eso me motivó a llegar a donde estoy; la vida te lleva por caminos que no te imaginas y puedes echar mano de esos estudios”. 

Marcela ahora sabe lo que significa dejar el proyecto de otros por uno propio; soltar la seguridad de una gran institución por la calidad de vida en familia; ser lo que siempre quiso sin escuchar las críticas externas; en pocas palabras, ser su propia empresa y recorriendo caminos insospechados traducir su realidad y la de otros.

Desde textos académicos hasta científicos

Marcela se especializa en documentos oficiales, pero lo mismo trabaja con textos académicos que científicos, por lo que está acostumbrada a todo tipo de proyectos, incluso empresariales. Para contactarla envía un correo a espartatraducciones@gmail.com.

CT

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones