Lunes, 17 de Junio 2024

Crecer en la adversidad

Paty Camarena encontró en la franquicia ChilaFelix una posibilidad de crecimiento que le permitió desarrollarse en momentos muy dolorosos 
 

Por: Gabriela Aguilar

La empresaria, Paty Camarena, ofrece un producto de calidad y de buen sabor. EL INFORMADOR/ A. Camacho

La empresaria, Paty Camarena, ofrece un producto de calidad y de buen sabor. EL INFORMADOR/ A. Camacho

Paty Camarena es el claro ejemplo de aquel dicho que versa: “Al mal tiempo, buena cara”. Y es que escucharla con la jovialidad con la que habla se podría pensar que esta empresaria hubiera nacido con su negocio en pie. Pero detrás de la buena respuesta de la franquicia ChilaFelix que Paty adquirió hace poco más de un año, hay un camino lleno de desafíos e historias por narrar.

Paty ahora lleva con el ritmo de una orquesta su franquicia junto al menor de sus tres hijos. La ubicación estratégica de su local entre las calles La Paz y Bélgica, en el corazón de la Colonia Moderna, le da la ventaja de ser una de las proveedoras de alimentos para escuelas y oficinas en la zona. La idea nació con la pandemia, buscando la manera de tener una fuente de negocios adicional a su carrera como maestra que le permitiera otro ingreso a su familia, sobre todo porque la adversidad llamó a su puerta cuando a su esposo, también maestro, le detectaron cáncer y tenía que enfocarse en su cuidado.

Juntos pensaron cuál sería la franquicia y la ubicación en la que querían abrirla, sin embargo, para Ignacio, su marido, ya no alcanzó el tiempo para verla en operación. ‘’Mi esposo y yo somos maestros, y yo me la pasaba sin trabajar cuidándolo en el hospital y pensé que tenía que hacer algo, generar un ingreso extra. Él me ayudó a buscar locales, hablamos con el encargado de las franquicias, nos dijo cómo la compráramos, pero mi esposo se puso grave cuando íbamos a arrancar, entonces se volvió más imperioso tener una entrada de dinero más. A mi esposo no le tocó ver la apertura. Una vez que él falleció decidí abrir el negocio en lugar de quedarme sola en la casa”.

Empezar otra vez

Paty tiene un carisma natural para las ventas, lo admite, pero su esencia es la de una escritora, ha dedicado su vida a contar historias. Ha publicado cuentos infantiles por convocatoria, luego exploró más allá al publicar un cuento infantil con el lenguaje de señas. “Soy maestra de lengua de señas. En lugar de escribir con letras escribí un cuento con manitas y puedes ir deletreando la historia con manitas”. Pero el más personal de todos hasta ahora publicado es “Petrita”, una historia dedicada a su madre, quien falleció esperando el trasplante que le permitiera una mejor calidad de vida.

“El libro de ‘Petrita’ es el más conocido, es la historia de mi mamá. Desde que supimos que estaba enferma hasta que falleció esperando un trasplante de riñón. Lo escribí desde mi punto de vista, cómo vives el proceso de dejar ir a las personas que quieres. La pérdida de mi mamá fue una preparación de lo que fue la pérdida de mi esposo. Él me decía ‘deberías escribir uno que se llamara Nachito’. Era como una forma de decirle a mi pareja puedes irte en paz. Vamos a estar bien”.

Y fue entonces cuando Paty tuvo que aprender otra vez. Todo. Con un auto que no sabía manejar en su puerta, un local vacío y el proyecto que diseñó junto a su marido, la profesora, madre y escritora estaba lista para abrir un nuevo capítulo en su vida. Se llamó “Aprender”.

Aprendió a dejar estacionado el dolor para poder salir a trabajar; aprendió a manejar el auto que era de su esposo para poder cumplir con sus objetivos; aprendió a reconocerse distinta. “Estoy sorprendida. No sé qué siga, pero lo que siga va a ser con todo; se me ocurrió que podíamos atender eventos como primeras comuniones, los festivales escolares. Primero aprendí a manejar, ya manejo, ahora tengo una camioneta, tuve que pasar por todo esto para aprender otras cosas y evolucionar en mi negocio, ahora lo hago todo yo”.

El secreto

Cabe señalar que para Paty Camarena la independencia económica es posible, sólo es cuestión de tener los ojos bien abiertos a las necesidades de los demás. “Ahí está el secreto. Si tú eres capaz de cubrir la necesidad de otro allá afuera ese es el negocio. Si lo que sabes hacer puede cubrir la necesidad de otro, cualquier persona va a pagar por que lo hagas, así sea pasear a las mascotas o cocinar. Si lo que tú sepas hacer suple la necesidad de otras personas, claro que se puede, con eso ya tienes negocio”.

Ventajas de una franquicia

Finalmente, un año después de la apertura de su negocio, Paty comparte las ventajas de una franquicia en crecimiento. “Lo que compras es el cómo trabajar sin que tengas mermas, que puedas hacerlo más sencillo. Son las ventajas de haber puesto un ChilaFelix y no un ‘Chilaquiles Doña Paty’. La franquicia te enseña a conservar los alimentos, trabajar con las cantidades justas para cada semana, todo va medido y eso facilita mucho. Al ser franquicia yo no cocino, yo armo el producto final”, y así se garantiza que la franquicia ofrezca la misma calidad de producto en cada sucursal.

Síguela en: www.chilafelix.com

"No sé qué siga con ChilaFelix, pero va a ser bueno. Vamos a trabajar para que sea maravilloso"

Paty Camarena, empresaria
 

Toma nota
Chilaquiles personalizados

Hasta la franquicia tuvo que sortear dificultades, por derechos, no podían ser “Chilaquiles Doña Félix”, porque las palabras “Doña” y “Félix” no podían formar parte de una frase —la referencia a la actriz mexicana es obvia— y terminó como ChilaFelix. En diciembre pasado cumplió un año de operación la franquicia de Paty, y te permite recibir en tu domicilio los chilaquiles listos para comer en cajitas que luego puedes tirar sin remordimiento, ya que son amigables con el ambiente.

En cuatro pasos obtienes tu orden personalizada. Elijes una de cinco salsas, uno de tres quesos, la proteína de tu preferencia y el topping, lo mismo frente a tus ojos para comer en el lugar o para que te llegue a domicilio. “Es cuestión de actitud. Lo que para unos es una tragedia para otros es una oportunidad. Con la reapertura tras la pandemia las personas nos conocieron, ahora somos los proveedores de las oficinas y las escuelas de la zona. Es una opción barata y diferente. Yo tengo una pero somos 12 sucursales. Y están a la venta”.

Por Gabriela Aguilar

gabriela.aguilar@mail.com

CT

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones