Lunes, 06 de Diciembre 2021

LO ÚLTIMO DE Economía

Combustóleo reina en las refinerías de Pemex

La producción del carburante pesado se incrementó 46.3% de enero a septiembre a un récord de 245 mil barriles diarios, que representaron 31% de la cartera de refinación de la petrolera

Por: El Informador

Además de elevar la comercialización del combustóleo en México, Pemex tiene la alternativa de exportar el combustible para que sea reprocesado. EL INFORMADOR/Archivo

Además de elevar la comercialización del combustóleo en México, Pemex tiene la alternativa de exportar el combustible para que sea reprocesado. EL INFORMADOR/Archivo

De enero a septiembre pasados, la producción de petrolíferos de Petróleos Mexicanos (Pemex) escaló 15.2% a 800 mil barriles diarios, su nivel más alto desde el 2017, cuando obtuvo 993 mil barriles diarios.

No obstante, el motor de dicho avance es la elaboración de combustóleo, que se incrementó nada menos que 46.3% a un nivel récord de 245 mil barriles diarios, convirtiéndose en el combustible más producido por Pemex, al contar por 31% de su producción total de petrolíferos.

La cuota de mercado del combustóleo –un combustible residual del proceso de refinación alto en elementos contaminantes y de menor valor comercial– representó un avance notable desde el 24% observado durante los primeros nueve meses del 2020.

Con ello rebasó a la gasolina, cuya elaboración creció solo 20.6% a 224 mil barriles diarios, equivalentes a 28% del total de refinados de la empresa estatal, de acuerdo con cálculos a partir de las cifras que publica la petrolera en el Sistema de Información Energética de la Secretaría de Energía.

En tercer sitio figura el diésel, cuya elaboración se contabilizó en 115 mil barriles diarios, lo que significa 2.7% menos con relación a los primeros nueve meses del 2020.

En el cuarto peldaño figura el gas licuado de petróleo (LP), carburante cuya producción retrocedió 10.5% a 92 mil barriles diarios, en medio de una crisis por los altos precios que ha alcanzado esta molécula.

Este aumento en la disponibilidad de combustóleo se da en un contexto en el que el gobierno mexicano presentó una iniciativa de reforma constitucional en materia eléctrica que prevé devolver a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) el monopolio en la comercialización de energía eléctrica y limitar la participación privada en el mercado de generación.

Lo anterior dejaría por entero la responsabilidad a la CFE de organizar la oferta eléctrica nacional y establecer un tope de 46% de la electricidad total a la generación de privados, que producen principalmente con gas natural y fuentes renovables.

Debido a esto, la estatal podría verse obligada a elevar la utilización de sus plantas de generación fósil que hoy no despachan por producir energía eléctrica cara. Varias de estas utilizan combustóleo, que es una de las fuentes fósiles para generación eléctrica más sucias junto con el carbón y el diésel.

Pero otro uso relevante del combustóleo es el que se da en el transporte marítimo, donde este combustible pesado es ampliamente utilizado, por lo que se trata de un negocio atractivo.

No obstante, este año se convirtió en un mercado más restringido, pues la Organización Marítima Internacional (OMI) de la ONU emitió nuevas reglas que limitan el contenido de azufre presente en los combustibles de los barcos cargueros.

Hasta antes del 2020, se permitía un 3.5% de azufre en el combustóleo (también conocido como fuel oil), pero la nueva regla de la OMI estableció el límite máximo en 0.5%, tope difícil de cumplir por Pemex, debido a que su producción se da a partir del procesamiento de crudo pesado, principalmente.

De acuerdo con la OMI, el nuevo límite de azufre supondrá una reducción de 77% en las emisiones totales producidas por los barcos, lo que equivale a una reducción anual de alrededor de 8.5 millones de toneladas métricas de óxidos de azufre.

Además de elevar la comercialización del combustóleo en territorio mexicano –en donde la CFE es prácticamente el único comprador– Pemex también tiene la alternativa de exportar el combustible para que sea reprocesado y puedan producirse más refinados a partir de él en refinerías con una mejor tecnología, como las del sur de Texas.

Temas

Lee También