Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 18 de Diciembre 2018

KO anticipado

La suspensión o cancelación de un combate de box ha sido un fenómeno común en los años más recientes

Por: El Informador

No es la primera vez que un combate se suspende por diversas razones. EL INFORMADOR/J. López

No es la primera vez que un combate se suspende por diversas razones. EL INFORMADOR/J. López

El boxeo ha vuelto al ojo del huracán luego de la posible cancelación del combate entre el jalisciense Saúl “Canelo” Álvarez y el kazajo Gennady Golovkin, esto tras un caso de dopaje en el que se señala al púgil jalisciense, mismo que el próximo día 18 de este mes pudiera echar abajo todo lo pactado para el próximo 5 de mayo en la ciudad de Las Vegas.

Aunque el supuesto caso de dopaje del “Canelo” fue a causa de ingerir carne contaminada con la sustancia clembuterol, la Comisión Atlética del Estado de Nevada, que suspendió temporalmente a Álvarez, tiene la última palabra para definir si esta pelea se lleva a cabo o no.

Como lo ha sido en múltiples ocasiones, varias de ellas con boxeadores mexicanos inmiscuidos, los organismos que regulan la celebración de estas contiendas han intervenido para cancelar el compromiso que ya estaba pactado y que prometía espectáculo en los aficionados al deporte de los puños, sin embargo, esa emoción tuvo que quedarse contenida y los combates se pospusieron o simple y sencillamente pasaron a mejor vida.

Cuidado con el contagio

Uno de los casos más extraños por el cual ha sido suspendida una pelea ocurrió en febrero de este año, cuando se enfrentarían en Nueva York el español Jon Fernández y el africano Fatiou Fassinou en una contienda pactada en peso súper pluma. Previo al pesaje, la Comisión Atlética de Nueva York emitió un comunicado en el que informaba que el púgil africano padecía un extraño caso de herpes en todo el cuerpo que podía contagiarse durante el combate. Tras este anuncio, la contienda fue suspendida y no tuvo fecha de reprogramación.

Pesada suspensión

En septiembre de 2017, el Consejo Mundial de Boxeo determinó suspender la contienda de peso completo entre el invicto estadounidense Deontay Wilder y el cubano Luis Ortiz a causa del dopaje del caribeño, quien había ingerido diuréticos prohibidos durante su preparación. Meses más tarde, el mismo CMB y la Comisión Atlética de Nueva York dieron oportunidad de que el caribeño y el estadounidense se vieran las caras a principios de marzo de 2018. En esta contienda, Wilder derrotó a Ortiz por la vía del nocaut durante el décimo episodio.

Otro jalisciense involucrado

Fue en junio de 2016 cuando el tapatío Abner Mares no pudo subir al cuadrilátero por decisión de la Comisión Atlética de Nueva York, organismo que dejó al mexicano sin la oportunidad de pelear contra el argentino Jesús Cuéllar en la división pluma. Mares, quien al inicio de su carrera como profesional había sufrido una herida grave en el ojo izquierdo, no contó con el permiso médico para subir al ring y aunque no se dio a conocer la causa exacta de la cancelación del combate, la comisión argumentó que esto se debió a un problema de salud que ponía en riesgo su vida. Al final, el combate entre el mexicano y el argentino se realizó en diciembre de ese año, pero fue la ciudad de Los Ángeles la que albergó la contienda en la que Mares salió con la mano en alto por decisión dividida.

Sin visa

En abril de 2015, el otrora prospecto estadounidense Jesse Magdaleno buscaba aumentar su marca invicta en la división súper gallo y para que esto pasara ya había pactado un combate contra el filipino John Apolinario en la ciudad de Laredo, Texas. Cuando ya todo estaba listo, la Comisión Atlética de Texas informó la cancelación de la pelea debido a dos situaciones: el púgil asiático no contaba con la visa para poder tocar suelo estadounidense, además de no estar en condiciones de salud para sostener este combate. Aunque se buscó reprogramar la fecha de la contienda, al final de cuentas ésta ya no se llevó a cabo.

Temas

Lee También

Comentarios