Sábado, 19 de Junio 2021

LO ÚLTIMO DE Cultura

Toda una vida en la plástica

Antonio Ramírez inaugura “Sala Silenciosa” en Casa Orozco

Por: El Informador

ANTONIO RAMÍREZ. El artista comparte una selección de su trabajo con la muestra “Obras diversas”. GGALLO

ANTONIO RAMÍREZ. El artista comparte una selección de su trabajo con la muestra “Obras diversas”. GGALLO

Uno de los artistas más importantes de la plástica mexicana es Antonio Ramírez, quien a sus 77 años sigue creando y desarrollándose en la pintura y otras actividades relacionadas. Ayer se inauguró “Sala Silenciosa” en las instalaciones de Casa Orozco. Y justo una exposición con una selección de su obra pictórica, dibujos y grabados de las últimas décadas, titulada “Obras diversas”, fue la encargada de activar este espacio que busca generar un vínculo importante con el público.

“Me hicieron el honor de invitarme a inaugurar este espacio, estoy mostrando 16 óleos y dibujos -son 15 más o menos-, además de varios grabados”. La obra que el público podrá ver presencialmente a partir del próximo 2 de junio con previa cita, sacándola a través de la cuenta oficial de Instagram @salasilenciosa, es una selección del curador Paul Lozano, quien apostó por piezas que muestran otra cara de Antonio.

“No es que no sean representativas de mi trabajo, lo que pasa es que la gente ya tiene una idea acostumbrada de lo que hago, o de lo que les ha impactado más. Entonces, no conocen esa faceta mía en general, porque yo soy una persona que no se casa con un estilo. En esta muestra tenemos cuadros que dejan ver los diversos intentos e incursiones mías en las composiciones y la manera de resolverlas. Seguramente algunas gentes extrañarán algunos cuadros, pero lo importante es que les digan algo y los hagan sentir algo positivo”. La exhibición estará presente en “Sala Silenciosa” durante un mes.

Antonio ya tenía tiempo de no presentar en la ciudad una muestra de pintura en solitario, “la verdad es que ya no estoy con prisas de estarme promocionando, ya a mi edad y tantos años de estar trabajando, más bien me encierro en mi estudio a trabajar, pero sí he presentado exposiciones en colectivas o de dibujo, como hace dos años en el Centro de Guadalajara”. Reitera que esta exposición en Casa Orozco no es una retrospectiva, porque para serlo, tendría que abarcar otras etapas de su carrera.

El pintor radica en la colonia Las Liebres, vive en Jalisco desde 1983, recuerda. Sus padres son de aquí, pero él nació en Ciudad de México; desde los 14 años comenzó a desarrollarse en la pintura, “y no he dejado de pintar desde entonces, aunque sí he tenido recesos por algunas otras ocupaciones”. También ha vivido y trabajado en otras ciudades como San Miguel de Allende, precisamente la Ciudad de México y Yucatán.

Confiesa ser una persona autocrítica, “uno como pintor es el primer espectador de lo que está haciendo; empecé siendo un niño pintando cosas de mi entorno, como las clases bajas de donde vengo, y después de ires y venires, incluso pasé por el surrealismo, estuve buscando varias vetas, pero ahora lo que pinto, según yo es algo realista, en el sentido de que los temas que agarro casi siempre van cargados de metáforas”.

En su trabajo creativo, Antonio también plasma un interés político, como la motivación del Movimiento Zapatista en Chiapas, “sí tengo generalmente una carga política en mis cuadros, porque es mi pensamiento”. Las influencias de Antonio cuando comenzó en la plástica, tenían que ver con la escuela mexicana de Diego Rivera y José Clemente Orozco, entre otros, “pero en la época actual ya tengo años que estoy con esa influencia poética de los Zapatistas, porque a mi modo de ver son unos poetas que van desarrollando cosas con un interés social muy grande”.

Sobre cómo funcionan ahora sus procesos creativos, recuerda que anteriormente tenía registro de la vida cotidiana en las calles y otros espacios, “eso se reflejaba en mis cuadros, y ahora es diferente, desde hace varios años ya, tomo la pintura como un medio en el que hay que resolver cosas nuevas que se vayan presentando en la tela. Entonces, generalmente empiezo pintando un caos que poco a poco se va concretando en un trabajo (ligado) a la política o la poética”.

Actualmente está trabajando en telas de gran formato solo con carbón. “Tengo pensado buscar una sala donde puedan recibir esos cuadros que son 20, son como dibujos y como pintura a la vez, son diversos temas, algunos eróticos y otros representan situaciones muy íntimas, de por sí yo uso mucho la figura desnuda en mis cuadros”.

Comparte además que todavía tiene las ganas por seguir creando, “yo creo que hasta que me muera -que a lo mejor falta poco (risas)-, voy a seguir pintando con entusiasmo, por ejemplo, veo ahora los dibujos de mis nietos y de mis bisnietos y me inspira mucho su libertad y su imaginación, y eso también influye en mi obra. Proyectos por venir no los tengo definidos, simplemente voy trabajando y puede surgir alguna temática que me haga realizar alguna serie de cuadros”. Su hijo Jacobo y su nieto Alejandro, también se dedican a la pintura, expresa que por el momento no tienen ningún proyecto en conjunto como familia, aunque no descarta que en algún momento se dé de manera espontánea.

Tapatío

Temas

Lee También