Miércoles, 22 de Mayo 2024

Se presentó el libro "Los andamios de la memoria" en el Museo Cabañas

El libro "Los andamios de la memoria. 100 años de muralismo en Jalisco" se presentó en el marco de los festejos conmemorativos por el centenario del Muralismo Mexicano

Por: Ricardo Solis

Señalan que

Señalan que "Los andamios de la memoria. 100 años de muralismo en Jalisco", es un volumen que "tiene los elementos necesarios para convertirse en un referente". ESPECIAL / Secretaría de Cultura Jalisco

El libro “Los andamios de la memoria. 100 años de muralismo en Jalisco” (SC, 2023), editado por el Gobierno del Estado de Jalisco a través de la Secretaría de Cultura (SC), compuesto por textos inéditos y originales acerca de las diferentes etapas y artistas del Muralismo en Jalisco, fue presentado la noche del viernes 17 de marzo, en el Museo Cabañas, en el marco de los festejos conmemorativos por el centenario del Muralismo Mexicano.

De este modo, en el evento estuvieron presentes, Enrique Ibarra Pedroza, secretario general de gobierno en Jalisco; Lourdes González, secretaria de Cultura de la entidad; Susana Chávez Brandon, directora del Museo Cabañas; Daniela Gutiérrez Cruz, coordinadora editorial de la publicación, y Sofía Anaya Wittman, una de las autoras incluidas en el libro.

En estos términos, Lourdes González señaló que para hacer realidad este libro “nos dimos a la tarea de abordar este movimiento desde una perspectiva más diversa e incluyente, considerando la participación de investigadores, escritoras, diseñadoras y editoras, de formaciones y procedencias muy distintas. Nos propusimos todavía una tarea más compleja, si el muralismo fue un movimiento donde los protagonistas fueron los hombres y su perspectiva, la exclusión de las mujeres debía estar puesta en la mesa”.

Asimismo, la funcionaria estatal agregó que “Los andamios de la memoria. 100 años de muralismo en Jalisco”, es un volumen que “tiene los elementos necesarios para convertirse en un referente para el estudio de los inicios del movimiento muralista en México, y es una invitación a continuar explorando las aristas y ángulos del muralismo en Jalisco”.

De esta forma, el libro está dividido en cuatro núcleos temáticos: El primero lleva por título “Centro y Periferia. El inicio del Muralismo en Jalisco”, una sección donde se abordan los albores del movimiento, de la década de 1920 a 1935. Se parte de las redes de actores políticos y artistas en torno al Centro Bohemio y el Olimpo House, semillero de pintores que entraron en contacto directo con las vanguardias europeas y el muralismo de la Ciudad de México, de quienes aprendieron las técnicas y materiales.

De igual modo, el segundo núcleo: “La obra portentosa. José Clemente Orozco en Guadalajara”, está centrado en los frescos que Orozco pintó en el Paraninfo universitario, en el Palacio de Gobierno y en el Hospicio Cabañas. Los murales de Orozco en Guadalajara son reconocidos a nivel internacional, pues en cada pincelada se aprecia la madurez filosófica que volcó en los temas representados, así como en el dominio técnico.

En el tercer núcleo: “Continuidad y ruptura. La segunda mitad del siglo XX”, se hace una necesaria revisión del periodo con más producción muralística en Jalisco. Entre las décadas de los cincuenta y los ochenta, los artistas entraron en diálogo directo con los proyectos arquitectónicos modernos bajo el modelo de la integración plástica, pero con diferencias y contrastes de los grupos más conservadores. En esta sección destacan Gabriel Flores, Guillermo Chávez Vega, Atanasio Monroy y los integrantes del Centro de Arte Moderno.

El último núcleo: “Presencias y ausencias. Las últimas décadas”, está dedicado a los muralistas menos estudiados como Luis Valsoto, Martorrev o Antonio Ramírez, así como los producidos por diversos pintores en Tequila, Lagos de Moreno o Tuxpan. También se dedica un texto a la preocupante ausencia de mujeres muralistas, que dan constancia de las estructuras hegemónicas del patriarcado en la práctica artística del muralismo, que de manera contradictoria a sus demandas visuales por la injusticia y la desigualdad, consideraban a las mujeres artistas incapaces de pintar murales. Artistas como María Izquierdo (en la Ciudad de México), Irma Serna, Myra Landau y Marta Palau, son algunas de las pocas mujeres que vivieron el intrincado camino del muralismo en Jalisco.

OA

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones