Martes, 21 de Enero 2020

Familia: 16 años recorriendo América

Patricia, Germán y su pequeña hija Inti iniciaron un viaje desde Argentina con rumbo a Alaska. Pretendían que durara un año; más de una década después, el viaje para ellos no ha terminado

Por: Javier Armendáriz

Amunches. Este autobús se convirtió en un hogar para esta familia viajera. CORTESÍA

Amunches. Este autobús se convirtió en un hogar para esta familia viajera. CORTESÍA

El 10 de marzo de 2003, Patricia y Germán comenzaron un viaje desde Argentina con dirección a Alaska para vivir una aventura que durara aproximadamente un año. Más de una década y media después, la pareja no solo no ha dejado de emprender caminos, sino que una nueva tripulante se sumó a su viaje: Inti, la hija que nació durante algún trayecto. Los tres conforman Amunches, palabra mapuche que significa viajeros.

“Después de esos primeros años donde todo es perfecto, idílico, tiene que ver con encontrar objetivos, proyectos, cosas en común. Nos dimos cuenta de que necesitábamos salir, movernos. Así que comenzamos a planificar algo, como utópicamente buscando el lugar perfecto”, rememora Germán sobre los inicios de su odisea.

De los 16 años que llevan recorriendo el continente americano en un autobús escolar, cuatro los han pasado en México. En este país, la familia argentina ha encontrado una enorme tierra para explorar: “Viajamos muy despacito. A México llegamos con la idea de estar seis meses y llevamos casi cuatro años. Vamos subiendo, bajando, porque como autofinanciamos nuestro proyecto, nos vamos arrimando a eventos donde podemos vender nuestro trabajo”, explica Patricia.

De todos los lugares de la República que han conocido, los Amunches recuerdan con particular impresión su estadía en Morelia durante el Día de Muertos, al cual califican como “una experiencia única”.

Vida nómada. Patricia, Germán y la pequeña Inti continúan en un viaje sin fecha de término. CORTESÍA

Las peripecias

A pesar de no ser una familia convencional, Patricia comparte que pasan por todos los problemas por los que atraviesa cualquier familia, con roces entre sus miembros y preocupaciones, como la económica. “Ahorita creo que el principal problema es en lo económico, igual que para todos. Pero para nosotros es diferente porque todos los días es algo nuevo. No hay nada fijo, un sueldo que viene cada quincena, sino que es algo que nosotros mismos vamos generando. Por eso podría decirse que es lo que nos consume más energía”, comenta, aunque también aclara que estas dificultades no han aminorado el cariño que tienen por la vida nómada.

Los Amunches mantienen a flote su proyecto asistiendo a eventos como la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), donde venden postales, manualidades y un libro de fotografías que han acumulado durante sus viajes. También suelen dar conferencias donde relatan sus experiencias y forma de ver la vida.

En medio de todo esto, también proporcionan a su hija Inti, de 11 años, la educación necesaria mediante un sistema de escuela a distancia, así la pequeña aprende “lo mismo que ve cualquier niño en un salón, Inti lo ve en el autobús. Cada dos meses mandamos las evaluaciones por correo a Argentina y ahí las evalúan y nos mandan sus evaluaciones”, asegura Patricia, quien da clases a su hija y está capacitada para hacerlo, pues antes de ser viajera de tiempo completo era maestra.

Respeto a la diversidad

También agrega que su hija no solo aprende lo que le daría una escuela convencional, sino lo que ha obtenido de una vida que ha transcurrido prácticamente toda en el camino, entrando en contacto con las culturas que encuentran en el camino. “La esencia del viaje es conocer las raíces de los pueblos originarios y los orígenes de las culturas de cada país. Todo tiene que ver con el respeto y saber insertarse si se da la posibilidad, y si no saber seguir con tu camino. El respeto a la diversidad es clave para que pueda funcionar el mundo de hoy”, afirma Germán.

Luego de su paso por la FIL, los Amunches piensan continuar su recorrido por México durante un tiempo más. Esperan seguir su camino por Centroamérica y, quizás más adelante, dar el salto a Europa y luego “ir a África, India, Medio Oriente es un sueño que tenemos como el que estamos haciendo ahora de conocer América. Y darle la posibilidad a Inti de que pueda conocer otra cultura, otras historias”.

Tapatío

Temas

Lee También