Lunes, 27 de Mayo 2024

Coral Bracho recibe Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2023

El jurado destacó que la poesía de Coral Bracho se pregunta por las maneras en el que el mundo se descubre y nombra; "un archivo de experiencias vitales"

Por: Kike Esparza

Coral Bracho se dijo

Coral Bracho se dijo "profundamente conmovida, muy agradecida con el jurado". ESPECIAL/ FIL

Este lunes 4 de septiembre en rueda de prensa y a propósito de próxima edición 2023 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara donde la Unión Europea es invitado de honor, se dio a conocer que la escritora mexicana Coral Bracho es Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2023 gracias a su continuada indagación en la politicidad de la poesía y el peso de la palabra escrita.

“Estoy profundamente conmovida, muy agradecida con el jurado por su generosidad al concederme este premio. Estoy conmovida y feliz. No lo puedo creer. Este premio lo han recibido antes escritores que admiro profundamente y nunca en mi vida imaginé recibirlo".

"Por otro lado", continuó, "me conmueve muchísimo que sea la FIL de Guadalajara la institución que me lo otorga, una feria del libro como ninguna otra en nuestro país y prácticamente en el resto del mundo, que ha acercado a la gente de todas las edades a la lectura a través de una desbordante exposición de libros, diálogos, lecturas y todo tipo de actividades desde hace 36 años”, dijo Coral.

Además, resaltó que el contacto desde la infancia con la poesía y con la literatura en general como algo placentero, es crucial y que la FIL “repleta de niños y jóvenes” lo ha logrado desde que se fundó. “Para todos nosotros es una pena que Raúl Padilla, quien impulsó y mantuvo este admirable proyecto ya no esté este año aquí para acompañarnos aunque de algún modo sigue y seguirá siempre presente”.

El jurado destacó también que la poesía de Coral Bracho se pregunta por las maneras en el que el mundo se descubre y nombra, provocando una inteligencia sensible por parte de la instancia lectora. “Su trabajo se vuelve entonces un archivo de experiencias vitales donde se piensa el olvido, la enfermedad, el dolor y la muerte”.

El jurado estuvo integrado por Antonio Sáez Delgado de España, Ignacio Sánchez Prado de México, Javier Guerrero de Venezuela, Michi Strausfeld de Alemania, Oana Fotache Dubălaru de Rumanía, Sandra Ozzola de Italia y Vittoria Borsò de Alemania.

Una vida en la escritura

Coral, quien es una de las autoras más reconocidas del país, recordó que en un principio ella tenía pensado dedicarse a la ciencia, al estudio de la mente. “Sin embargo, en un momento dado, tuve la oportunidad de participar en un coro con distintos directores y orquestas. Y esa emoción del canto fue algo que me abrió otros caminos y que me hizo pensar que de alguna forma me podría dedicar al arte. Yo leía mucho, desde niña tuve contacto con la poesía, en Zacatecas estuve desde los cinco año y tuve un contacto frecuente con la poesía popular”. Además recuerda que a los 12 años, después de la muerte de su padre, fue a Francia, “estuve interna unos meses y ahí en la escuela también conocí la poesía y me gustó la manera en la que nos la planteaban, además del contacto con el sonido y el sentido”.

Aunque estudió ciencias, también comenzó en escribir para ver cómo era este terreno. “Y fue una enorme sorpresa saber que en la posibilidad de escribir se unían el sonido y el sentido, y me guiaba a la lugares que yo desconocía. Descubrí entonces que la poesía era un medio para acercarnos a nuestra realidad emotiva y la realidad del mundo, me fascinó es posibilidad”.

También recordó que sus primeros poemas son largos en general, que van guiados por un ritmo, sonido y movimiento del lenguaje. “A lo largo de mi vida he pasado por muchas etapas, pero siempre he unido en ellas las formas de expresión que he alcanzado en otras. He escrito poemas de crítica social, de crítica política y en los últimos años tuve la experiencia de mi madre con Alzheimer a la que afortunadamente pude escuchar, ver y comprender a qué grado (esta enfermedad) es una forma de estar en el mundo que se acerca a la de la niñez, es decir, ver el mundo como algo nuevo y sorprendente y fue muy conmovedor”. El libro al que se refiere la autora es “Debe ser un malentendido” (Ediciones Era), una de sus más recientes obras.

Escribir sobre la desmemoria

A propósito del Alzheimer que padeció su madre, recuerda Coral que en un inicio comenzó a escribir algunos textos de esta experiencia que estaba viviendo con su madre, pero no tenía en mente escribir un libro, solo los tenía reunidos, pero luego decidió publicar el texto. “Hay poemas que hablan de lo que yo veía que ella hacía, de lo que yo imaginaba que ella sentía… Tuvimos una relación muy íntima, fue muy hermoso para mí que me tuviera confianza. Ella pensaba que yo también tenía un problema similar y, por lo tanto, se abría conmigo como con nadie”.

Resalta que tiene un poema sobre un pájaro, pues una vez ambas se encontraban en un parque y su madre vio un pájaro que se acercaba a su pie y para la señora fue sorprenden porque le dijo que nunca había visto nada igual, quería saber qué era. 

Importantes reconocimientos

Coral Bracho ha sido integrante del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes y becaria de la Fundación John Simon Guggenheim de Nueva York. Ha recibido, entre otros, el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes 1981, el Premio Xavier Villaurrutia 2003, el Premio Internacional de Poesía Jaime Sabines-Gatien Lapointe 2011, el Premio Internacional de Poesía Zacatecas 2011, el Premio de Poesía del Mundo Latino Víctor Sandoval 2016 y el Premio Nacional de Letras de Sinaloa 2017.

FS

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones