Viernes, 07 de Mayo 2021

Carlos R. Martínez Assad indaga en el Tabasco garridista

El Fondo de Cultura Económica (FCE) presenta el libro de Carlos R. Martínez Assad

Por: El Informador

LIBRO. Así luce la portada de “El laboratorio de la Revolución. El Tabasco garridista”. ESPECIAL

LIBRO. Así luce la portada de “El laboratorio de la Revolución. El Tabasco garridista”. ESPECIAL

LIBRO. Así luce la portada de “El laboratorio de la Revolución. El Tabasco garridista”. ESPECIAL

El Fondo de Cultura Económica (FCE) presenta el libro de Carlos R. Martínez Assad,  llamado “El laboratorio de la Revolución. El Tabasco garridista”, de la colección Historia. El investigador y escritor desarrolla en él que mientras el nuevo Estado, surgido de la Revolución Mexicana, insistía en su propósito de convertirse en la verdadera fuerza del desarrollo nacional, en Tabasco se establecían las pautas de un movimiento regional encabezado por Tomás Garrido Canabal, sin embargo, la radicalidad hizo acto de presencia.


“Este libro fue pionero en lo que se ha llamado la historia regional, es un libro que fue realizado justamente para mostrar la importancia de las regiones del país y que la Revolución Mexicana no había sido una sola revolución, sino que diferentes revoluciones tuvieron lugar en el país y que fueron albergadas por sus distintos Estados”, cuenta en entrevista que no solo las batallas de Francisco Villa, o las demandas agrarias del Zapatismo tenían protagonismo, había otros hechos que no se habían dado a conocer.


El libro, comparte, también ofrece un enfoque que se opone a la historia oficial, “a la historia que solo insistía desde un enfoque positivista sobre los regímenes presidenciales y lo que sucedía principalmente en el centro político del país, así que con ‘El laboratorio de la Revolución. El Tabasco garridista’, se abrió también un camino para que otros procesos tuvieran lugar o pudieran darse a conocer, como lo que sucedió en el Yucatán de Felipe Carrillo Puerto que no era tan conocido y que a partir de este tipo de investigaciones pudimos conocer un poco más de los que sucedía también en las regiones como las de Jalisco, San Luis Potosí y Guanajuato”.


Recuerda que en Tabasco, Tomás Garrido Canabal, hizo un proceso que fue caracterizado posteriormente como radical, poniéndolo como ejemplo de lo anticlerical, pero al investigar, encontró que había también una forma diferente de organización campesina y obrera que no fue a través de los sindicatos, sino que se establecieron ligas de resistencia que agrupaban a los campesinos, obreros, estibadores, profesores y profesoras.“El proceso de Tabasco fue incluyente, fue de los primeros Estados que en México consideraban a la mujer como un elemento indispensable en la organización política. Las mujeres tuvieron una participación importante en el garridismo, de esto que Lázaro Cárdenas llamó ‘El laboratorio de la Revolución’ por haber quedado tan sorprendido de la manera en la que estaban organizados en ese Estado”.


Destaca que fue muy particular el establecimiento de las organizaciones juveniles que apoyaban a su líder, a Tomás Garrido y que lo acompañaban en todas las manifestaciones políticas e ideológicas que realizaba, “fundamentadas principalmente en su idea  de combatir el alcoholismo, de establecer un Estado donde el alcohol estuviese prohibido y al mismo tiempo acompañar a la población en lo que consideraban que era el proceso de desfanatización, es decir que no actuarán en función del santoral mexicano, sino en las convicciones de la ciencia y el universo”.


Finaliza al decir que el garridismo se estableció en tres ejes fundamentales: la lucha ideológica contra la presencia del clero, la educación racionalista y la economía. Tomás Garrido Canabal fue gobernador de Tabasco en tres ocasiones en periodos ininterrumpidos entre 1919 y 1934. El autor enfatiza en la importancia de conocer los diferentes hechos históricos que ocurrieron en las regiones del país.

AMD

Temas

Lee También