Lunes, 30 de Enero 2023

A replantear la historia de México

Con “El regreso de Quetzalcóatl”, el autor Juan Miguel Zunzunegui vuelve a hacer suyos los temas históricos de nuestro país

Por: Jorge Pérez

Juan Miguel Zunzunegui aborda el origen real de los mexicas y “no las tonterías ficticias que nos cuentan desde la primaria”, comparte. ESPECIAL

Juan Miguel Zunzunegui aborda el origen real de los mexicas y “no las tonterías ficticias que nos cuentan desde la primaria”, comparte. ESPECIAL

El autor Juan Miguel Zunzunegui lanzó este 2021 su libro “El regreso de Quetzalcóatl”, en donde retoma uno de sus ejes en su bibliografía: la historia de México. En particular, esta novedad editorial se remonta a la efeméride de este año: “Todo empezó cuando planeaba sacar mi libro de Hernán Cortés, que saqué el año pasado. Originalmente quería sacarlo en este 2021, con los 500 años de la caída de Tenochtitlán. Adelanté Cortés un año porque el presidente adelantó la agenda. Es la mitad de lo que somos, toda la parte hispana: Cortés y los que llegan son la mitad de nuestras raíces. La otra mitad es la parte mesoamericana. Para este 2021 quedaba más exacto”.

Por ello planeó esta publicación sobre uno de los mitos que más han marcado la historia de México: “Es el mito más importante de toda Mesoamérica, quizá el único mito que une a todas las culturas de la zona. En el libro cuento la historia de Mesoamérica, con énfasis en Teotihuacán y del mundo náhuatl”. En su libro busca contar “La verdadera historia de los mexicas, no las tonterías ficticias que nos cuentan desde la primaria hasta la mañanera. Los mexicas, el pueblo seminómada que viene de Aridoamérica, del desierto del Norte, en Nevada, no del Aztlán. En torno al año 1200 es cuando aparecen en Mesoamérica. Es un pueblo que somete, invade, conquista, y se dedica a sangrar Mesoamérica durante 100 años. Cuando llega Cortés todos quieren probar suerte con Cortés, sin saber quién era, a qué venía, pero sabiendo que los mexicas tienen 100 años asesinado a Mesoamérica. Tenochtitlán cayó en manos de cien mil guerreros indígenas. No es la conquista de México, es la independencia de todos los demás pueblos”.

Explorar históricamente estos sucesos representa varias dificultades: “Son dos retos: hay una cosa que hay que asumir cuando uno se mete a Mesoamérica, que no sabemos nada. Es por muchas razones: prácticamente no hay documentos, lo poco que hay son las crónicas nahuas escritas después, con el alfabeto latino. Es la principal fuente que tenemos, más atrás contamos con muy poquitos códices. Los mesoamericanos fueron de glifos y pinturas, nosotros usamos letras y palabras. No tenemos forma alguna de entender qué querían decir con sus glifos y con las pinturas. Tenemos al gran sabio de México, Miguel León-Portilla, pero también se enfrenta a lo mismo. Nos enfrenamos a eso, para reconstruir Mesoamérica dependemos de muchas cosas. Es como querer armar un rompecabezas de mil piezas, pero solo tenemos siete piezas, y no sabemos cómo luce la imagen”.

Su visión busca contrastar la historia según se nos ha contado desde el siglo XX: “Yo no digo que la historia que voy a contar sea la verdadera: es decir que en realidad no existe la verdad histórica. Mucho más importante que la realidad es la narrativa. México lleva cien años probando la narrativa de la derrota, desde la revolución. Eso genera un pensamiento colectivo de venganza, negativo. Repudiar al español en español es atacar a la mitad de nosotros. Lo que trato de hacer en este libro: dar una narrativa donde coincidan nuestras raíces. Llevamos cien años peleando a nuestras raíces”.

Para el autor, las figuras ahora satanizadas son importantes, pues forman las bases de quiénes somos: “Sin Colón y sin Cortés el país no existiría: la pregunta de quiénes somos es fundamental. Se hace a lo largo de todo el texto. Es obvio lo que somos: somos mestizos, y así de obvio cómo es parece nadie saberlo”.

En su libro se plantea “el mito más importante de toda Mesoamérica”. ESPECIAL

“Un odio hacia nosotros mismos”

Zunzunegui habló de la relectura que ha hecho el gobierno, con la decisión de retirar la estatua de Colón en la Ciudad de México: “La historia siempre debería estar releyendo y reinterpretando. Lo malo es que México siempre ha tenido un discurso de mucho odio hacia nosotros mismos. El gobierno actual se alimenta del odio y la división. México está destinado a muchas grandes cosas, pero nunca llegarán hasta que superemos la etapa de odiarnos a nosotros mismos. Odiamos al padre, Cortés, y a la madre, por recibirlo. Es muy triste que un régimen promueva ese discurso de odio. Yo en todos mis textos promuevo discursos de paz”.

Además de la publicación en formato físico y electrónico, "El regreso de Quetzalcóatl" está disponible como audiolibro, con la narración del propio Juan Miguel Zunzunegui.

¿Quieres saber más?

Si te interesó esta noticia y quieres saber más, entonces descarga y descubre INFORMAPlus, la aplicación digital de EL INFORMADOR, en donde tenemos contenidos exclusivos, seleccionados por nuestros editores, para darles una experiencia más completa a los lectores.

Descarga la aplicación y pruébala GRATIS por treinta días.

Para iOS: https://apple.co/35jaVgb
Para Android: https://bit.ly/3gwVSEV

Si eres suscriptor de EL INFORMADOR tu acceso está incluido, solicítalo al 33 3678-7777.

Tapatío

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones