Ideas

Diario de un snob

Diario de un snob
Sí, ya sabemos que actualmente y como decían las abuelas que “hoy en día el tiempo se pasa volando”, pero es que ciertamente con tantos distractores, la tecnología y la sobre información en verdad el tiempo vuela y apenas podemos creer que de la boda de María José González Silva y Martín Camarena De Obeso ya pasaron 25 años, en una de las ceremonias más elegantes de la época en el imponente templo de San Agustín, sede del riquísimo e importante monasterio que fue famoso en la Nueva Galicia y hasta en el lejano Oriente por su notable poder y preponderancia sobre otras órdenes religiosas. CORTESÍA F. Partida
Guadalupe Silva Corcuera siempre nos ha parecido (y lo ha sido) no solo una de las señoras más guapas en la tierra de las mujeres más bellas, sino además portadora de un estilo absolutamente tapatío de prosapia. Pues bien, la noche de la boda de su hija María José y, acompañada por su inolvidable esposo Jesús González Gortazar parecían más una pareja Real de “realeza” que otra cosa y, de manera absolutamente natural, de tal forma que durante a la salida de la ceremonia religiosa nos dejaron prácticamente impactados por su gran clase y estilo. CORTESÍA F. Partida
El de por sí imponente altar de San Agustín lució como nunca lo habíamos visto antes, cuajado de luces y flores, velas y espléndida música de una gran orquesta y coro como en los tiempos de la Antigua Nueva Galicia. CORTESÍA F. Partida
Hasta hace más o menos poco tiempo las bodas elegantes lo eran no por los adornos o abalorios que hoy en día suelen colgar en las recepciones... Sino por los invitados que son los que deben lucir en las fiestas de este tipo. Entre la pléyade de parientes en verdad elegantes aquella noche recuerdo al inolvidable Francis Corcuera y Riba con su hija Patricia, hoy de feliz memoria. Francis fue junto con su primo Quique Corcuera uno de los líderes de la verdadera antigua sociedad mexicana. CORTESÍA F. Partida
Sensacional pareja la que formaron por muchos años la guapísima y ultra-distinguida Gloria Martínez de González Gortazar y Federico González Gortazar. Ella, una de las mujeres más elegantes que ha dado Guadalajara y él (de feliz memoria) un gran arquitecto del cual aún falta que se le reconozca más sus méritos como un adelantado a su tiempo como realmente lo fue. CORTESÍA F. Partida
* Recordando la elegante boda de María José González Silva y Martín Camarena De Obeso.
* Hace ya 25 Años y pareciera que fue ayer.
* Grandes amigos nuestros de nuestra no tan lejana juventud.
* Bodas elegantes de hoy V.S. Bodas elegantes del ayer.

Y no es que tengamos nada en contra de las actuales modas y bodas de hoy en donde los cursimente llamados “weeding planners” se desbocan y desbordan con su chocante fantasía y fanfarronería colgando toda suerte de abalorios y falsa decoración de utilería, cayendo en una competencia absurda y ridícula y, creyendo que eso es elegante. Creo que les falta VIAJAR y conocer mundo y alta sociedad internacional (no me refiero desde luego a los USA). Para que una boda o una fiesta luzca en verdad no hay más que una fórmula y esta son los INVITADOS a la misma, quienes son los que en verdad deben de lucir y no las carpas, plumas y adornos totalmente “faux” que últimamente suelen colgar en cuanta boda de día, tarde, moda o noche y bien sea en la ciudad o en algún lejano sitio de esos que también cursimente les ha dado por llamar como los cortijos que hay en Andalucía entre Jerez y Sevilla. Pero bueno ese no es asunto que nos competa ni que nos afecte en lo más mínimo pues cuando nos tocó en su momento organizar y montar grandes fiestas nunca le dimos la importancia a la “jotidecoración” como se dice hoy... sino a las listas de invitados y para prueba esta aún presente la nunca vista convocatoria que logramos cuando se inauguró el PALACIO DE HIERRO, cuando fue el 90 aniversario del mundialmente famoso MR. TIHANY y su espectacular circo... o cuando abrió sus puertas la más elegante firma francesa del mundo aquí en Guadalajara como lo fue la inauguración de la casa HERMES... y desde luego las fiestas que nos tocó organizar de la A a la Z en Tequila para la firma de los BECKMANN y su tequila Reserva de la Familia. En fin, yéndonos un poco más al pasado (que  es esencial conocer para saber lo que se debe y no hacer) entre las bodas más elegantes de los años 90’s recuerdo dos de una misma familia... Una, la de MARÍA PAZ GONZÁLEZ GORTAZAR GALLARDO con ENRIQUE ACEVES VIDRIO y otra más que ilustra nuestra página de hoy y que fue la de MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ GORTAZAR y SILVA y MARTÍN CAMARENA DE OBESO... Ambas parejas grandes amigos nuestros de los no muy lejanos tiempos de juventud y a los que veíamos una día sí... y otro también. Cuando los amigos se veían y se reunían en forma real y no a través de un ordinario y vulgar teléfono de esos que además valen una fortuna. Así pues, MARTÍN y MARÍA JOSÉ se casaron ya hace 25 años, y como dirían las abuelitas o tías solteronas: “Pero si parece que fue ayer”. Pues sí, pero ya pasó un cuarto de siglo y aquella ceremonia en SAN AGUSTÍN y con la presencia de todo Guadalajara y Cd. de México, elegante fue una de las más comentadas en mucho tiempo. La mamá de la novia en un traje de noche (para una boda de noche obviamente) en terciopelo negro de un solo hombro y espléndidas joyas antiguas y del brazo de JESÚS (chacho) GONZÁLEZ GORTAZAR, su esposo en impecable frac y condecoraciones lucían como una pareja Real ¡de “realeza”, pues! La recepción para más de mil invitados en el salón de baile del Hotel Camino Real lucio al máximo por la pléyade de parientes e invitados de los verdaderos mejores grupos de Guadalajara y la hoy extrañamente llamada CDMX que con su presencia le dieron el auténtico toque hiper-chic a la fiesta. Aún vivía doña PAZ GORTAZAR de GONZÁLEZ GALLO la abuela de la novia quien como autentica dogaresa de la “Old Society” ayudaba a recibir a los invitados de entre los mejores apellidos habidos y por haber... Snifff, parece un otro mundo pero de esto -reitero- ¡no hace tanto! Allí en nuestra mesa, por cierto, nos tocó un muy joven primo de la novia que hacía sus pininos como artista plástico al que le dimos la recomendación de que se olvidara de blasones y apellidos y que hiciera caso a la carrera que su talento e intuición le llamaban, y que si lo hacía de todo corazón sin duda triunfaría... Él probablemente no lo recuerde, pero nosotros sí... Y me refiero a GONZALO LEBRIJA, hoy laureado y connotado en las buenas galerías y colecciones internacionales (principalmente europeas) y alguna de cuyas fotografías y espléndidas creaciones artísticas algún día nos gustaría poseer, pues su talento como su gran sensibilidad y gusto son de lo más destacado que no solo Guadalajara ha dado, sino México entero al mundo del arte contemporáneo. Y por ahora, es todo... ¡Cooooorte!
Sigue navegando