Domingo, 03 de Julio 2022
null
Jalisco

Suben a 500 los puntos de inundación en Guadalajara

Recomiendan a los Gobiernos atender 54 polígonos donde se detectan las mayores afectaciones a la población en cada temporal

El Informador

El crecimiento desordenado de la ciudad deja cada vez menos puntos impermeables. En 2019, Luis Valdivia Ornelas, investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG), señaló que había 350 puntos susceptibles de inundación, pero actualizó la información y se dispararon a 500.

Están distribuidos en 54 polígonos de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) que deben ser atendidos de forma prioritaria por los riesgos que representan para la población en diversas colonias, pasos a desnivel y vías como López Mateos, avenida México, calzada Independencia y Patria.

“La combinación de tormentas de fuerte intensidad, además de redes artificiales (colectores e imbornales) con capacidades menores de conducción, o que funcionan deficientemente, han ocasionado que se dispare la frecuencia de las inundaciones y aumente la peligrosidad en la última década”.

En los últimos 20 años se han detectado 80% de las anegaciones más importantes desde 1940, dijo el especialista durante la actualización del Atlas de riesgo por inundaciones. “La ciudad crece, los cauces desaparecen y las redes de colectores y drenajes tienen 40 o 50 años y son deficientes. Se debe cambiar la estrategia para recuperar el ciclo del agua”.

Acentuó que son necesarias varias acciones: recuperar y restaurar las condiciones hidráulicas de los cauces, incluyendo la regulación del escurrimiento mediante el control en la parte alta de las microcuencas, así como la implementación de sistemas urbanos de drenaje sostenible. Esta última como una actitud de proyección, al no poder resolver el problema a corto o mediano plazos.

Añadió que de poco servirá la construcción del colector San Carlos, que comenzó ayer en la zona del parque Agua Azul, ya que el problema de las inundaciones tiene que ver más con el crecimiento de la ciudad.

Al respecto, el SIAPA informó que el colector reducirá las inundaciones en cinco colonias de la zona. Las obras durarán tres meses, con un costo de 41 millones de pesos. Se recomiendan rutas alternas ante los trabajos en la calzada Independencia, entre Washington y González Gallo.

Algunas zonas para intervenir ante inundaciones en la ciudad

En la actualización del Atlas de Riesgo por inundaciones en la Zona Metropolitana de Guadalajara marcan áreas prioritarias como:

  • El Deán-Colonia Ferrocarril, donde se concentran aproximadamente 36 puntos (calles).
  • En la Avenida Gobernador Curiel se tienen cinco puntos.
  • En la Avenida Revolución, en Tlaquepaque, hay ocho sitios.
  • En la colonia Atlas-Agua Azul se concentran 35 sitios.
  • En la Calzada Independencia se tienen 30 sitios a lo largo de todo su trayecto.
  • Alcalde y Federalismo concentran aproximadamente 30 sitios.
  • En Américas y Chapultepec se concentran aproximadamente 30 sitios.
  • En Mariano Otero y Cruz del Sur se concentran aproximadamente 25 puntos.
  • En López Mateos, de Las Águilas a la Glorieta Colón, se concentran 60 puntos.
  • Federalismo, entre Periférico y Lázaro Cárdenas, registra 33 sitios.
Conductores reclaman la falta de socialización ante los cierres en calzada Independencia y la avenida González Gallo. EL INFORMADOR/G. Gallo

Obras de colector generan caos vial en la zona del parque Agua Azul

La mañana de ayer, automovilistas, transportistas y camioneros reportaron caos vial en avenida González Gallo y su cruce con calzada Independencia, a la altura del Parque Agua Azul, ya que el Sistema Intermunicipal de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) comenzó con la primera etapa de la construcción del colector pluvial en la colonia San Carlos.

Los conductores de la zona refieren que no hubo ninguna socialización en redes sociales o en medios de comunicación, previo al arranque de las obras, que se realizan por calzada Independencia, avenida González Gallo y calle Las Conchas.

José Tapia, transportista que circula de manera frecuente por la vía, contó que no tenía conocimiento sobre las rutas alternas sugeridas. “Según el gobierno iba a socializar, pero no es cierto, bajan muchos camiones de carga sobre todo después de las nueve de la mañana, se satura totalmente”, comentó, mientras estaba atrapado en el caos vehicular.

Jared Tejeda, quien trabaja en una empresa de la zona, dijo que tampoco tenía conocimiento de los trabajos. “Paso cuatro veces por día por aquí, siempre estoy activo en redes sociales, y no vi ningún aviso para agarrar alguna ruta alterna”, señaló.

En redes sociales, el SIAPA anunció el cierre total de la calzada Independencia, desde Washington hasta la Avenida González Gallo, en el sentido de Sur a Norte. El Macrobús es el único que sigue circulando en su carril exclusivo.

Además estará cerrada de forma parcial la avenida González Gallo, desde Nicolás Bravo hasta calzada Independencia, con circulación solamente en los tres carriles de la derecha.

Como rutas alternas recomiendan las vialidades 5 de Febrero, Los Ángeles, Calzada del Águila, 16 de Septiembre, Niños Héroes y avenida del Campesino.

Sobre los beneficios, remarcan que la obra ayudará a mitigar los problemas de inundaciones que se presentan en la parte media y baja de la cuenca, que afectan a la colonia San Carlos y a la zona del parque Agua Azul.

Al respecto, vecinos subrayan que llevan alrededor de 50 años con esta problemática, ya que el nivel del agua llega a superar el metro y medio de altura durante los temporales.

A través de un boletín informativo, el SIAPA dio a conocer que la duración de los trabajos será de tres meses, si es que las condiciones climáticas no generan retrasos, y que el costo de la obra será de 41 millones de pesos.

TELÓN DE FONDO

Destinan menos recursos a plan

La inversión multianual del Plan Integral para el Manejo de las Inundaciones (PIMI) en Jalisco pasó de 416.7 millones de pesos en 2017, a sólo 832 mil pesos durante el 2020. Tras ello, los daños por las lluvias aumentaron.

Por ejemplo, pasaron de 622 reportes en 2019 a mil 132 durante 2020, en los municipios de Guadalajara, Zapopan, Tlajomulco y Tlaquepaque.

Cuando se presentó el programa se informó que requería de una inversión por más de nueve mil millones de pesos para reducir las inundaciones, de los cuales, alrededor de cuatro mil millones de pesos serían gestionados ante el Gobierno federal.

Luis Valdivia Ornelas, investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG), señaló que se hicieron pocas obras y fueron muy puntuales. Por ejemplo, las de los Arcos del Milenio, en las que se invirtieron 38.3 millones de pesos, pero que no solucionaron el problema. “Desafortunadamente han sido obras muy coyunturales, muy puntuales, y no se ha establecido una estrategia general de intervención”.

Las obras en los Arcos del Milenio, en las que se invirtieron 38.3 millones de pesos, no resolvieron el problema de anegaciones. EL INFORMADOR/Archivo

Prevén riesgo en Santa Anita 

Aunque en Santa Anita las inundaciones ya se hicieron presentes años anteriores, el investigador Luis Valdivia Ornelas resaltó que el problema se acentuará por la urbanización, “desde los canales que van desde Santa Anita hasta San Agustín, en una zona que se llama La Laguna, que es problemática, ya que es zona baja y de alta densidad de población y hasta el canal de Las Pintas”.

Este canal, a su vez, no tiene las características para desalojar el agua de las tormentas, por lo que fácilmente se pueden romper sus bordes y las viviendas están en sus márgenes hasta su desembocadura en la colonia Las Pintas, explicó.

La zona de Tesistán en la carretera hacia San Cristóbal es otro de los puntos en los que ya se comienzan a manifestar los problemas de inundaciones, a diferencia de años anteriores.

Viven con incertidumbre ante las próximas lluvias

El año pasado se registró la primera inundación en algunas casas de la colonia Ojo de Agua. En ese entonces, el gobernador pidió a la alcaldesa, Citlalli Amaya, que a la brevedad se presentara un proyecto ejecutivo para la ampliación del sistema pluvial que se ubica debajo de la calle San Fernando, para evitar un riesgo para la siguiente temporada de lluvias.

Sin embargo, el proyecto sigue en pláticas y los habitantes expresan su preocupación e incluso han comenzado a realizar acciones para protegerse.

María de Jesús, por ejemplo, construye un segundo piso en su casa para subir los muebles que se puedan dañar en caso de que la vivienda se vuelva a inundar: “Tengo miedo a que me llene de agua otra vez”.

El Gobierno de Tlaquepaque, por su parte, informó de la edificación del colector pluvial en la colonia Juan de la Barrera, contigua a la Ojo de Agua, lo que beneficiará a los habitantes de la zona. Sin embargo, no anunciaron cuándo terminaría la construcción.

La obra tendrá una inversión de más de 10 millones de pesos financiados mediante el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal (FISM-DF) 2022. Además que se llevan a cabo mesas de trabajo con Gobierno del Estado y se encuentran en proceso de licitación.

El Ayuntamiento aseguró que realizó acciones de prevención, como el desazolve de canales y arroyos en 17 colonias. Mientras que Protección Civil y Bomberos, con la colaboración del Instituto de Planeación y Gestión del Desarrollo del Área Metropolitana de Guadalajara (Imeplan), identificó 27 puntos recurrentes de inundación y 17 puntos de monitoreo en el municipio.

A partir de esta información, Protección Civil y Bomberos realizó 448 apercibimientos y 469 notificaciones en 33 colonias que se encuentran en zonas de riesgo por inundación.

La colonia Ojo de Agua es la más vulnerable, por lo que el Ayuntamiento afirmó que cada año se realiza limpieza y desazolve de los arroyos y de la presa El Chicharrón, con la finalidad de ampliar la capacidad de retención del agua.

También se acondicionó un pequeño canal en la parte sur de la presa El Chicharrón para direccionar el agua que viaja del acueducto Las Pintas hacia el arroyo El Ahogado, el cual se conecta directamente con la presa de Las Pintas y así evitar la concentración de grandes volúmenes de agua.

El SIAPA informó que la obra durará tres meses, por lo que recomiendan tomar rutas alternas. EL INFORMADOR/A. Camacho

Construyen bardas, ponen cemento y un segundo piso

En la casa de María de Jesús el nivel de agua llegó a un metro de altura. Su cocina y muebles se echaron a perder, junto con las herramientas de trabajo de su esposo cuando la presa El Chicharrón, en la colonia Ojo de Agua, de Tlaquepaque, se desbordó el año pasado.

El agua caía como cascada y sus muebles flotaban. Para prevenir que este año les vuelva a pasar, construyen un segundo piso para mover a los miembros de su familia que viven en la planta baja. “La sala se abrió, pero preferimos usar el dinero para construir arriba y cambiarnos antes que comprar una nueva sala que se puede echar a perder si no prevenimos. Aquí nada más vinieron a decirnos que estamos en zona de riesgo y que si pasa alguna tragedia ponen el albergue a nuestra disposición”, compartió.

Dos inundaciones terminaron con el patrimonio de los habitantes de la colonia: una el 3 de septiembre y otra el 5 de octubre de 2021. Aunque el gobernador marcó como prioritario una ampliación del sistema pluvial que se ubica bajo la calle San Fernando, las obras aún no tienen fecha de comienzo.

Por ello, los vecinos decidieron prevenirse: “no nos olviden”, añadió María de Jesús, quien vive en dicha calle, la más dañada por la inundación.

En la casa de Rafaela, otra afectada, el agua llegó a medio metro, por lo que se echó a perder la sala y la parte de abajo de su cocina. Para tratar de evitar que ocurra de nuevo, mandó a construir una barda y selló las aberturas de su cancel con soldadura y cemento en la parte de abajo.

“No han venido del Ayuntamiento a ofrecernos soluciones. Yo no quiero que cada año nos den dinero si pasa un desastre, quiero que se prevenga arreglando la presa”, reclamó.

TESTIMONIOS

Gastan hasta 10 mil pesos en arreglos

A Vicky, el agua le arruinó la mercancía de su tienda de abarrotes, ubicada en la colonia Ojo de Agua. Además de levantar la banqueta, cambió el acomodo de la tienda para poner arriba lo que se puede dañar más fácilmente.

“Ya van a regresar las lluvias y otra vez todo igual. Tengo miedo a que vuelva a pasar lo mismo, por eso hicimos cambios, levantamos la banqueta, hemos invertido como 10 mil pesos en todo”, dijo.

Mientras que en la casa de Susana, el agua subió poco más de medio metro: “todo lo perdimos, todo estaba nadando, sillones, sillas. Mucha gente se cambió”.

Además, compartió que su esposo ha puesto varias capas de cemento para elevar la casa y pondrán una barda afuera, “pero de todos modos el agua llega de atrás cuando se llena el canal. Este año vamos a subir las cosas (al segundo piso) y poner costales llenos para tapar la entrada”.

Sigue #DebateInformador

¿Qué opina de las obras contra inundaciones?

Participa en Twitter en el debate del día @informador