Viernes, 17 de Enero 2020
Tecnología | Se inyectó en su cerebro una proteína que segrega naturalmente el organismo

Unas ratas se comportan como drogadictos sin haber probado las drogas

Estos hallazgos coinciden con otros estudios que sugieren que la acción del BDNF

Por: EFE

CANADÁ.- Investigadores de dos universidades de Canadá y EU han logrado que unas ratas se comporten como drogadictos con sólo inyectar en su cerebro una proteína que segrega naturalmente el organismo.

El experimento, que se publica hoy en la revista Science, es "un paso importante" para entender los mecanismos biológicos involucrados en la drogodependencia, según dijo el autor principal del estudio, el neurobiólogo mexicano Héctor Vargas-Pérez, de la Universidad de Toronto.

Cuando alguien se vuelve dependiente de las drogas, el centro de placer de su cerebro es "secuestrado" y se trastorna el funcionamiento normal de sus circuitos de recompensa.

Ahora se ha comprobado que una proteína natural es responsable de ese cambio de un estado no dependiente a un estado dependiente de los opiáceos (morfina, heroína, etc...).

Este efecto se produce cuando dicha proteína, conocida como Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro (BDNF), se halla en concentraciones elevadas en el Área Ventral Tegmental (AVT) del cerebro, asociada a los circuitos de recompensa del organismo, dijo Vargas.

Una inyección de una dosis extra de la proteína en las neuronas del AVT de las ratas hizo que éstas se comportaran como drogadictas y buscaran drogas de forma compulsiva como si fueran dependientes, pese a no serlo.

Según los científicos, la proteína está directamente implicada en el mecanismo que actúa como un interruptor para cambiar el circuito de recompensa del cerebro de un sistema independiente de la dopamina a uno dependiente.

"Cuando se inyecta directamente BDNF en el AVT, los mecanismos de recompensa de los animales funcionan como si éstos fueran dependientes de los opiáceos, pero sin haber recibido droga alguna", explicó Vargas.

Investigaciones anteriores ya habían demostrado que una exposición crónica a las drogas puede elevar los niveles de la proteína BDNF en esa zona del cerebro.

"Si logramos entender cómo los circuitos del cerebro cambian con el abuso de las drogas, podríamos potencialmente sugerir medidas para contrarrestar médicamente los efectos de la dependencia", señaló el neurocientífico Scott Steffensen, de la universidad estadounidense de Brigham Young, coautor del estudio.

Sin embargo, Vargas explicó que aún "es muy temprano para poder hablar de una posible aplicación inmediata del hallazgo".

Estos hallazgos coinciden con otros estudios que sugieren que la acción del BDNF en el cerebro es un elemento clave de la adicción a las drogas.

Temas

Lee También