Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 16 de Noviembre 2018
Tecnología | España no permitiría una competencia eficaz en el sector ante el dominio de la compañía Telefónica

La UE exige a España modificar su regulación sobre banda ancha

La Comisión Europea ha informado al regulador español de las telecomunicaciones que tiene serias dudas de que el proyecto de medidas sobre el mercado mayorista español de acceso a la banda ancha

Por: EFE

ESPAÑA.-La Comisión Europea manifestó este viernes "serias dudas" sobre la nueva regulación de la banda ancha para telecomunicaciones propuesta por España, afirmando que, en caso de aplicarse, no permitiría una competencia eficaz en el sector ante el dominio de la compañía Telefónica.

"La Comisión Europea ha informado al regulador español de las telecomunicaciones, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), que tiene serias dudas de que el proyecto de medidas sobre el mercado mayorista español de acceso a la banda ancha", indicó Bruselas en un comunicado.

Según la comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, "si se aplica esta medida, los demás operadores no podrán competir eficazmente con Telefónica". "Es probable que el consumidor español se vea afectado si el mercado de banda ancha no es competitivo", agregó, recordando que la propuesta de regulación "llega en un momento en que Telefónica está desplegando la infraestructura de fibra".

La CMT propone regular el acceso mayorista a la banda ancha sólo hasta cierta velocidad (30 Mb por segundo, en este caso), una idea que no tiene "precedentes" en los países de la Unión Euroepa (UE) y que permitiría a Telefónica posicionarse mejor en el mercado ante la eventual competencia.

"Salvo que la CMT modifique su propuesta, los consumidores en España tendrán que hacer frente a largo plazo a unos precios más elevados y a menos capacidad de elección debido a unos incentivos de inversión poco eficaces", indicó en ese sentido la comisaria de Telecomunicaciones, Viviane Reding.

La Comisión Europea dispone ahora de dos meses (hasta el 13 de enero de 2009) para tomar una decisión definitiva sobre si el regulador puede adoptar o no las medidas propuestas.

Temas

Lee También

Comentarios