Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Noviembre 2017
Tecnología | Esperaban encontrar grosores de hasta tres metros

Exploradores británicos encuentran sólo hielo reciente en el océano Ártico

Con los datos obtenidos calcularán cuánto tiempo podrá sobrevivir sin fundirse esa enorme capa de hielo

LONDRES, INGLATERRA.- Un equipo de tres exploradores británicos que desde el pasado marzo realizaba una expedición científica para obtener datos sobre el océano glacial Ártico aseguró hoy, al fin de su misión, que la mayoría del hielo que encontraron en la zona era de formación reciente.

Los científicos que supervisaban la misión, encabezados por Wieslaw Maslowski, del departamento de oceanografía de la Escuela Naval de la Marina de EU, habían esperado hallar grosores de hasta tres metros, pero los exploradores aseguraron hoy que "casi nunca los vimos".

Las imágenes de satélite han mostrado en los últimos años que el océano helado del Polo Norte va en disminución debido al ascenso de las temperaturas por el cambio climático.

Con esta misión, llamada Catlin Arctic Survey, los expertos esperaban obtener datos que les permitan calcular cuánto tiempo podrá sobrevivir sin fundirse esa enorme capa de hielo.

El director del Survey, el veterano explorador Pen Hadow, dijo hoy vía satélite, antes de ser devuelto a la base de Canadá, que, durante sus 73 días de análisis del terreno, que incluyeron perforaciones manuales para medir su grosor, "casi nunca" encontraron capas de hielo que se hubieran formado hace más de un año.

Hadow, que estuvo acompañado durante la travesía de más de mil kilómetros por el fotógrafo Martin Hartley y Ann Daniels, encargada de intendencia, dijo que el grosor medio del hielo examinado era de 1.77 metros, lo que sugiere que era "de primer año".

"Será interesante ver qué opinan (los científicos) de este hecho", afirmó.

El jefe de la expedición no quiso hacer valoraciones sobre los resultados obtenidos, ya que éstos deben ser analizados por los expertos.

Hablando con el centro de operaciones de Londres, Hadow opinó que la misión, que incluyó 16 mil observaciones y mediciones, mil 500 de ellas con perforaciones manuales, acabará considerándose un proyecto piloto, ya que "genera más preguntas de las que responde".

Hadow, de 46 años, Hartley, de 40, y Daniels, de 44, sobrevivieron casi tres meses en temperaturas de entre menos 40 y menos 70 grados, tan duras que hasta perjudicaron el equipo especial de medición que llevaban.

Para el proyecto, que contaba con un presupuesto de tres millones de libras (3.3 millones de euros), el ingeniero Michael Gorman, de la Universidad inglesa de Cambridge, diseñó un radar portátil capaz de penetrar la superficie para determinar el grosor de la capa de nieve o hielo.

Con este aparato, llamado SPRITE, el equipo del Catlin Arctic Survey pudo tomar mediciones cada diez centímetros, de los mil 200 kilómetros que recorrió desde su punto de partida, en las coordenadas 80ºN-140ºW, hasta su destino.

Partes del océano Ártico, donde viven especies animales como los osos polares, las focas o las morsas, se funden cada año en verano, para volver a congelarse en invierno cuando apenas hay sol.

Sin embargo, en los últimos tiempos y por el cambio climático, ha aumentado el ritmo de fundición, lo que ha dado lugar a más lagunas de agua oscura que absorben la luz solar (al contrario que la nieve, que la refleja) causando el aumento de la temperatura del agua y más deshielo.

Los tres exploradores y Maslowski esperan presentar sus resultados en la cumbre sobre cambio climático que se celebrará en diciembre en Copenhague, con el objetivo de mejorar los acuerdos de Kioto.

Temas

Lee También

Comentarios