/contenidos/2008/04/10/noticia_0052.html
Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 23 de Junio 2018
Tecnología | Los materiales son grandes macromoléculas combinados en una estructura similar a las ramas de un árbol.

Construyen unas macromoléculas que olfatean los explosivos

Un equipo de investigadores presentó el material en la 235 reunión nacional de la Sociedad Química Estadounidense que se lleva a cabo en Nueva Orleáns.

Por: EFE

WASHINGTON.- Unos sensores casi imperceptibles hechos con macromoléculas orgánicas que "olfatean" los explosivos podrían ayudar a detectar las bombas que los insurgentes colocan al borde de los caminos, según un informe presentado hoy.

Un equipo de investigadores dirigido por Theodore Goodson, del Departamento de Ciencia e Ingeniería Macromolecular de la Universidad de Michigan, presentó el material en la 235 reunión nacional de la Sociedad Química Estadounidense que se lleva a cabo en Nueva Orleáns (Louisiana).

Los investigadores recibieron financiación de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada para la Defensa, del Pentágono. La descripción de los materiales puede encontrarse en la edición más reciente de la revista Nanotechnology.

El equipo ha creado materiales que "olfatean" el trinitrotolueno (TNT) y envían señales que pueden detectarse a distancia, por ejemplo desde un Humvee en movimiento.

Los materiales bajo estudio son grandes macromoléculas conformadas de partes activas más pequeñas (cromóforos) combinados en una estructura similar a las ramas de un árbol.

Cuando los vapores de TNT contactan el material "el TNT queda atrapado en las ramas, como si fuese un colador", dijo Goodson.

Normalmente estos materiales emiten luz (fluorescencia) cuando sus moléculas son excitadas con pulsos de luz infrarroja. Pero incluso las trazas más leves de TNT apagan esa fluorescencia.

Goodson propuso un sistema en el cual los sensores -que pueden fabricarse a un costo de unos 10 dólares por pieza- se coloquen al borde de los caminos y en otros sitios importantes.

Los vehículos militares en tránsito estarían equipados con láseres que disparan luz infrarroja a los sensores para excitar la fluorescencia y un sistema de recolección de luz especialmente diseñado para detectar la respuesta de los sensores.

Cualquier sensor que no se torne fluorescente podría delatar las ubicaciones de bombas al costado de las rutas.

El plan de detección remota de Goodson se apoya en sensores altamente sensibles, de bajo costo, sin baterías y con el espesor de una película, que no requieran equipo electrónico o fuente de excitación en los sitios donde se les instale.

Los sensores químicos de TNT convencionales para la detección de explosivos no tienen una capacidad remota y deben usarse muy cerca del sitio sospechoso, lo cual aumenta el peligro para el personal militar.

El uso de luz infrarroja para la excitación de los sensores remotos minimiza la difusión de la luz, permite una mayor penetración a través de la atmósfera y es más seguro para los ojos de los soldados. EFE  LAMH 10-04-08

Temas

Lee También

Comentarios