Sábado, 18 de Mayo 2024
Suplementos | Estrategias naturales para obtener la silueta deseada

Ve al supermercado y dile adiós a las fajas

La licenciada en nutrición, Tatiana Delfin Revelo, recomienda algunas frutas para perder los kilos

Por: EL INFORMADOR

El kiwi es uno de los alimentos que ayudan a tu cuerpo ya que normaliza los niveles de colesterol  /

El kiwi es uno de los alimentos que ayudan a tu cuerpo ya que normaliza los niveles de colesterol /

GUADALAJARA, JALISCO (21/ENE/2014).- Para esos kilos ganados por la falta de tiempo para hacer ejercicio, te presentamos un listado de alimentos que te ayudarán a perder peso: las frutas.

La especialista en nutrición, Tatiana Delfin Revelo, advierte que lo mejor siempre será consumir los frutos frescos enteros, pues aunque también se pueden obtener ciertos beneficios con los jugos o la fruta seca, es mucho más sencillo que en esta presentación se adquiera mayor cantidad de calorías y azúcares.

Según el informe de una reunión consultiva respecto a dietas, nutrición y prevención de enfermedades, expertos de la Organización Mundial de la Salud ( OMS) y la Organización de las Nacionaes Unidas para la Alimentación y la Agricultura (mejor conocida como FAO), recomiendan como objetivo poblacional el consumo de un mínimo diario de 400 gramos de frutas y verduras, con el fin de prevenir enfermedades como las cardiopatías, el cáncer, la diabetes y la obesidad.

La especialista en salud y nutrición nos recomienda algunas frutas que, acompañadas de ejercicio, nos ayudarán más rápido a perder esos kilos extra.

Granada roja:

Este fruto está compuesto por agua en un 80%, 15% de azucares y 3% de fibra; además, presenta propiedades antioxidantes, tiene pocas calorías, evita la retención de líquidos y posee un buen aporte de fibra y vitaminas.

Kiwi:

Proporciona cantidades importantes de fibra soluble, que ayuda a normalizar los niveles de colesterol y facilita el tránsito intestinal, evitando el estreñimiento.

Limón:

El limón se encuentra entre los primeros lugares de los frutos medicinales y curativos. Su aporte vitamínico lo convierte en un potente excluyente de toxinas, mejora la absorción de nutrientes y la digestión.

Manzana:

Es una fruta con mayor cantidad de fibra y bajo índice glucémico. La manzana contiene pectina, la cual ayuda a disminuir los niveles elevados de glucosa en sangre, así como la función digestiva. Se ha visto en diversos estudios que su alto valor en fibra soluble ayuda a sentir saciedad durante más tiempo y alivia el estreñimiento crónico.

Pera:

La pera es un alimento muy rico en agua (más del 85%), por lo que es un alimento poco energético; es decir, 100 gramos de esta fruta equivalen a tan sólo 61 calorías.

Es también un fruto con un alto índice en fibra (5.4 gramos por porción), que contribuye a mantener la sensación de saciedad, lleva a cabo una acción depuradora del organismo y regula el tránsito intestinal.

Melón:

Es una fruta que ayuda a estimular y mejorar el apetito. Es diurética, ayuda a prevenir la retención de líquidos y es laxante.

Naranja:

Una de las frutas más conocidas por su contenido en vitamina C, ayuda a reducir el colesterol, es antioxidante y contribuye a la eliminación de toxinas.

Nectarina:

Es un alimento bajo en sodio, 100 gramos contienen apenas un miligramo. Es una de las frutas con menor contenido calórico, por lo que es idóneo para las personas que siguen una dieta para adelgazar, o quieren mantener su peso. También contiene potasio, que ayuda a los nervios y músculos a comunicarse, permite que los nutrientes en las células fluyan y ayuda a expulsar los desechos de las células.

Papaya:

La papaya tiene propiedades astringentes, digestivas, antioxidantes, cicatrizantes, laxantes, analgésicas, antiséptico, diuréticas, vermífuga. Prueba grandes rebanadas después de una comida grasosa.

Piña:

La piña es diurética, desintoxicante, laxante, y rica en nutrientes. Es una fruta ideal para perder peso, ya que facilita la digestión, la eliminación de grasas y activa naturalmente el metabolismo. El corazón de la piña —la parte central del fruto— es especialmente indicado para dietas de adelgazamiento por su concentración de fibras solubles; ayuda a contener el apetito dando una sensación de saciedad

Sandía:

Destacada por ser una de las frutas más bajas en calorías, rica en agua y fibra. Aporta propiedades diuréticas y laxantes. Asimismo, este fruto es rico en licopeno, un antioxidante que ayuda en la protección de diferentes tipos de cáncer.

Tamarindo:

El tamarindo posee en su composición una gran cantidad de fibras, las cuales favorecen la realización de los procesos digestivos. Alrededor de 8% del tamarindo corresponde a fibra, de esta cantidad cerca del 50 por ciento es fibra insoluble; tiene propiedades diuréticas y depurativas, esto se debe a que posee una gran cantidad de potasio.

Toronja:

Ayuda a la hora de rebajar los niveles de colesterol LDL y es útil para equilibrar las cifras de colesterol HDL (el colesterol bueno). Todo ello gracias a su contenido en pectina.

Zarzamora:

Tiene un efecto antioxidante. Al consumirla en forma periódica, aumenta la movilización y la combustión de grasas. Estas bayas tienen, a su vez, un efecto diurético que reduce la retención de líquidos y te ayuda a perder peso. Asimismo, poseen un bajo valor calórico, de tal suerte que puedes consumir una hran cantidad sin preocuparte de las calorías. Otra de las virtudes que poseen las moras se relaciona con un alto contenido de fibra. Es decir, posee propiedades desintoxicantes y depurativas, que también puede tratar naturalmente una de las complicaciones del sobrepeso, como por ejemplo el estreñimiento.

Arándanos:


El valor nutricional del arándano —según la estandarización de la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos— se resume como entre bajo y libre de grasas y sodio, y rico en fibras, astringente, diurético y con vitamina C,  además de ácido hipúrico, lo que determina que sea una fruta con muchas características deseables desde el punto de vista nutricional.

Fresas:


Es una de las frutas con más vitaminas antioxidantes. Pero no sólo eso, la fresa es también un remedio tradicional contra los dolores reumáticos y una ayuda valiosa en la lucha contra la celulitis. Además, ayuda a controlar la diarrea y a hacer la digestión.

Leer etiquetas, una práctica elemental

Una buena nutrición se basa en el aprovechamiento de todos los nutrientes, por lo que es necesario conocer la la información nutricional de cada producto, informó la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ).

La dependencia detalló que la información nutricional se encuentra en las etiquetas ubicadas al reverso de los artículos enlatados y envasados que se adquieren para el consumo diario.

Refirió que el objetivo del etiquetado es ayudar al consumidor en la selección de alimentos saludables, incentivar a la industria a mejorar la calidad de los productos y contribuir a la comercialización de alimentos a nivel nacional e internacional.

Detalló que en la etiqueta se encuentra información como el aporte de energías, proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales que contiene cada uno de los productos alimenticios, el tamaño de la porción, así como la fecha de caducidad y el país de origen.

La recomendación de la SSJ es buscar alimentos que contengan la menor cantidad de gramos en grasas, grasas saturadas, grasas trans, colesterol, sodio y carbohidratos y consumir alimentos con mayor cantidad de gramos en fibra y proteínas.

Las cantidades de los nutrimentos que se encuentran en las etiquetas de los alimentos se escriben en gramos (g) o en miligramos (mg).

Según la Wendy Zazueta, especialista en nutrición, uno de los errores que se suele cometer a la hora de revisar las etiquetas, es pensar que resulta más conveniente adquir un producto bajo en calorías, cuando es mucho más benéfico para el organismo aquel que contenga pocos carbohidratos, pues son éstos los que posteriormente llevarán al cuerpo la grasa.

La nutrióloga destaca que ciertamente es “engorroso” someter cada producto a una lectura profunda, pero ésta es la mejor manera de saber qué es lo que estamos consumiendo y, en dado caso, cerciorarnos de qué es lo que afecta nuestro organismo cuando sea necesario, especialmente cuando los alimentos son alterados.

Bibliografía:

-OMS-FAO 2013 Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud.

-Sistema Mexicano de alimentos equivalentes, 3ª edición, MCS Ana Bertha Pérez Lizaur

-Manual de dietas normales y terapéuticas, MCS Ana Bertha Pérez Lizaur

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones