Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 15 de Octubre 2019
Suplementos | Los ferris a Elba salen desde Piombino. Hay varios servicios diarios

Toscana, la región inolvidable de Italia

La región de Toscana es considerada la zona donde se encuentra la esencia de Italia

Por: EL INFORMADOR

El esplendor y la grandeza de Florencia han sido siempre tan grandes que han terminado eclipsando al resto de la región italiana conocida como La Toscana, pero conocerla por completo, es un deleite a los sentidos.

A menos de una hora en coche o en tren de la cuna del Renacimiento, hay al menos media docena de ciudades que compitieron con ella en magnificencia y monumentalidad. Pisa, Lucca, Empoli, Siena o Arezzo merecen por sí solas un viaje habiendo sido también grandes protagonistas de la historia del arte entre los siglos XII y XVII.

Dicen que en Toscana se encuentra la esencia de Italia y no sólo porque su dialecto terminó transformándose en la lengua oficial que conocemos hoy en día.

Su variedad de paisajes es tan sorprendente que podría ser definida como una Italia en miniatura, incluyendo variadísimas zonas de costa, además de una isla de la importancia de Elba, montañas como los Alpi Apuane, una antigua zona de marismas convertida en un gran parque natural como es la comarca de Maremma y sobre todo, se puede disfrutar de ese paisaje mediterráneo idílico reproducido en cientos de cuadros renacentistas y en docenas de películas, salpicado de románticas villas, con estilizadas hileras de cipreses y pueblos fortificados coronando las colinas.

Esa prodigiosa estampa se puede encontrar en el corazón de la región, entre Florencia, Siena y Volterra, el que fue uno de los grandes centros de la cultura etrusca.

Durante el calor del verano puede ser sofocante y es difícil encontrar alojamiento a un precio razonable, a causa de la enorme afluencia de visitantes, a partir de septiembre las condiciones son perfectas.

Todavía hace calor aunque por la noche refresca, hay fiestas en multitud de pueblos, sobre todo en los de la zona vinícola de Chianti, la luz adquiere tonalidades sorprendentes y los precios vuelven a la normalidad.

Los secretos del Chianti

Chianti no es solo el vino más famoso de Italia, con una denominación de origen establecida en 1716, para muchos viajeros y escritores esta comarca enclavada entre Florencia y Siena representa el paraíso.

Su ondulante paisaje salpicado de pintorescos pueblos que parecen salir de un cuadro del Renacimiento, el microclima del que disfrutan y la calidad de la comida de sus restaurantes han atraído desde hace siglos a miles de visitantes, especialmente del Norte de Europa.

Cada pueblo tiene varias bodegas donde se ofrece probar el vino local. Tampoco faltan magníficos monumentos como la Cartuja de Galluzzo abierta al público y con entrada libre en cuyo principal claustro se conservan obras de los hermanos dell Robbia.

Al lado se encuentra el Palacio de los Studi frecuentado por artistas como Petrarca o Bocaccio. Y a tiro de piedra también se puede visitar la que fuera casa de Macchiavello, el autor de "El Príncipe".
Hay innumerables pueblos compitiendo en belleza y autenticidad. No hay que perderse sus mercados y sus fiestas relacionadas con el vino, sobre todo durante el mes de septiembre.

La más conocida es la de Greve pero hay otras con parecido ambiente en Radda in Chianti o Gaiole.

En lo que respecta a las villas la más famosa es quizá la de Vignamaggio muy cerca de Greve donde Kenneth Branagh rodó la adaptación cinematográfica de la obra de Shakespeare "Much ado about nothing" que admite visitantes aunque hay que pedir permiso a través de la oficina local de turismo.

Fiestas religiosas y paganas

Desde mediados de agosto y hasta finales de septiembre la Toscana es una gran fiesta. Las hay de todo tipo. La más famosa son las del Palio en Siena que se celebran a principios de julio pero también entre el 14 y el 16 de agosto.

Son posiblemente las celebraciones semipaganas más espectaculares de todo Italia con una tradición que se remonta al Siglo XIII.
Se trata en realidad de una carrera de caballos pero vivida con tanta intensidad y fervor que se transforma en una experiencia única.

Por esas mismas fechas en Lucca, montan la Luminaria di Santa Croce (14 de agosto), y en Florencia, la Festa del Grillo (15 de agosto).

No sólo la zona de Chianti organiza festivales dedicados al vino y al buen comer , en Montepulciano y en Cortona montan una enorme bacanal alrededor del 15 de agosto. Ya en septiembre, el primer domingo del mes hay que acudir a Arezzo para disfrutar de su Giostro del Saraceno, una recreación de justas entre caballeros que coincide con las procesiones al estilo del Renacimiento en Cerreto Guidi, un pueblo cercano a Empoli.

Y el día 7 de septiembre Florencia celebra su Festa delle Rificolone que culmina con una impresionante procesión nocturna iluminada por antorchas. Al mismo tiempo hay docenas de festivales musicales por muchos de los pueblos que hacen imposible que nadie pueda aburrirse en Toscana durante esta época del año.

Deleites de la cocina Toscana

Dicen que el secreto de la cocina Toscana es simplemente el buen uso del aceite de oliva pero naturalmente cada comarca e incluso cada ciudad tienen sus propias especialidades.

En Florencia disfrutan por encima de todo de una sencilla bistecca alla fiorentina que es un buen filete de ternera aunque tienen platos más sofisticados a pesar de su origen campesino como el pollo alla diavola, pollo marinado con hierbas, aceite y limón que más tarde se pasa por el horno, o el lepre in dolce e forte que es liebre cocinada con piñones, naranja, uvas y hierbas o incluso le trippe e zampa que son callos y patas de ternera, condimentados con nuez moscada, mucho ajo, vino y algún ingrediente secreto.

Pisa por su lado se especializa en angulas fritas , caldo de col roja y en un postre llamado torta coi bischeri que lleva nada menos que arroz, fruta escarchada, pasas, piñones, varios licores y nuez moscada.

En Siena en cambio les encantan los chorizos que llaman salsicce secce y tienen un pan dulce muy especial que se conoce como Panforte di Siena. Y en Arezzo hay que probar la acquacotta que es una sopa de cebolla a la que no le falta de nada.

Algo más que una Torre

Desde que se invento el turismo, a Pisa solo se la conoce por una cosa, su torre inclinada.

Por fortuna en esta ciudad que compitió con Florencia tanto política como artísticamente durante siglos se pueden ver muchos otros monumentos comenzando por el mismo Campo de los Milagros donde se encuentra el famoso campanario.

En ningún lugar de Italia se puede contemplar un conjunto religioso tan perfecto y proporcionado como en Pisa. El duomo, el baptisterio y la torre fueron construidos mezclando sutilmente piedras de color gris y blanco, respetando escrupulosamente el espacio circundante.
Su construcción comenzó en el Siglo XI terminándose en el XIII.

Aunque hay entradas para cada monumento por separado lo mejor es adquirir una que incluya la visita tanto a estos monumentos religiosos como a los principales museos de la ciudad.

En el Duomo no hay que perderse el Portale di San Ranieri esculpido por Bonnano Pisano en el 1180, ni el mosaico del abside de Cimabue que representa a un Cristo en Majestad, ni tampoco el púlpito de Giovanni Pisano.

El baptisterio es el de mayor tamaño de Italia y la pieza más importante en su interior es la fuente bautismal de Guido da Como decorada con mosaicos del Siglo XIII.

Dónde comer


Hay excelentes restaurantes en la zona. En Lucca el mejor y el más antiguo es Buca di San Antonio. Viale della Cervia, 1 (Tel.058355881).

En Pisa hay que alejarse de la zona turística y acudir a establecimientos tradicionales como I Vecchio Dado. Lungarno Pacinotti,21 o a Cassio en Piazza Cavalotti,14.

La campiña toscana está llena de hoteles restaurantes que ofrecen platos típicos de cada comarca a precios razonables. Lo mejor es preguntar en los pueblos y fiarse de lo que te digan.

Temas

Lee También

Comentarios