Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 17 de Noviembre 2018

Suplementos

Suplementos | El hogar de la etnia tzotzil en Chiapas, es un bastión de tradiciones

Telas y flores salpican de color a Zinacantán

El hogar de la etnia tzotzil en Chiapas, es un bastión de tradiciones que se desarrollan entre bellezas naturales

Por: EL INFORMADOR

Artesanía. Uno de los principales atractivos del lugar son las piezas artesanales que pueden conseguirse, los telares sobre todo.  /

Artesanía. Uno de los principales atractivos del lugar son las piezas artesanales que pueden conseguirse, los telares sobre todo. /

GUADALAJARA, JALISCO (17/NOV/2013).- Los espacios sagrados y la esencia ancestral de un pueblo lleno de vida y color se conservan en Zinacantán, Chiapas, cuyo nombre significa “Lugar de murciélagos” en náhuatl, pero aunque la referencia sea a estos animales de la noche, el sitio no tiene nada de oscuro o tenebroso, pues en realidad es un paisaje policromático gracias a sus brillantes y hermosos trabajos de artesanía textil, de las flores en los invernaderos instalados en el valle de la región así como de los verdes bosques que la rodean.

Este sitio fue un importante centro comercial y la capital de los tzotziles en la antigüedad hasta que en 1486 cayó a manos de los aztecas. Hoy es conocido por su boyante producción de artesanía, por la calidez de su gente además de sus bellezas naturales.

Un conjunto de cerros encierran el valle en donde se asienta este poblado que tiene cerca de 30 mil habitantes, en la zona conocida como Los Altos de Chiapas. Pero sus montañas no son solamente accidentes orográficos, sino que muchas de ellas son sedes de ritos especiales y fiestas a lo largo del año. En la cima de las mismas, hay panteones dedicados a honrar a los antepasados de los pobladores, que son considerados los guardianes del pueblo, y a quienes se les rinde culto con flores frescas que adornan sus tumbas.

El municipio también forma parte de la Reserva Ecológica Huitepec, a la que se puede llegar hasta en transporte colectivo, la cual tiene una diversidad biológica de más de 300 especie de vegetación así como aves, roedores, anfibios y reptiles. El lugar es idóneo para explorar caminando o para escalar, o simplemente para contemplar el esplendor de la naturaleza en una tranquila tarde.

Artesanía, naturaleza y arquitectura


Zinacantán colinda con San Cristóbal de las Casas (del cual está a sólo 10 kilómetros de distancia), Chamula, Ixtapa, Chiapa de Corzo, Acala y San Lucas. La mayoría de su población nativa es indígena. El nombre original del pueblo en lengua tzotzil es “Sots’leb”, como le conocen sus habitantes, que tiene el mismo significado que en náhuatl. No se sabe a ciencia cierta por qué se le llamó así, pero podría deberse a que el murciélago era venerado como una deidad.

Cuando llegaron los mexicas a ocupar el territorio, los tzotziles se desplazaron a las zonas montañosas y continuaron negociando con sus invasores para la explotación de las minas de sal. Eso les dio fama de buenos diplomáticos, y cuando el pueblo fue ocupado por la Colonia Española, no hubo un exterminio agresivo de la población, sino una negociación en la que tuvieron que pagaron tributo en especie y con su trabajo en las minas, molinos y otras propiedades.

Ahora, la principal actividad de los descendientes es la creación de prendas con brillantes tejidos hechos en telares y ornamentación con piel y plumas. De hecho es posible caminar por las calles de Zinacantán y visitar alguno de los telares, pues las mujeres invitan a los turistas para que las vean trabajar sus artes con dedicación y entrega, mientras disfrutan de alguna comida y prueban el posh, una bebida alcohólica preparada a base de caña y fécula de maíz, catalogada como una de las que contienen mayor graduación en el mundo: entre 75 y 80 grados.

El traje típico de los hombres es un zarape de algodón tejido en colores oscuros como azul, verde y morado, con algunos detalles de figuras florales. Las mujeres llevan blusas y faldas en los mismos tonos con su moxibal encima, que es como un rebozo o chal con bordados de flores.

Debido a que la vegetación es boscosa y en el sitio hay múltiples ríos y manantiales, el clima del lugar es templado semihúmedo durante la mayor parte del año, con algunas lluvias en el verano. Esto ha permitido que literalmente florezca otra de las actividades económicas de la región: el cultivo de rosas, crisantemos y claveles en invernaderos.

En cuestión de arquitectura, una de las joyas coloniales del sitio es la iglesia de San Lorenzo de estilo neoclásico, la cual fue remodelada a principios del siglo pasado. El templo está dedicado a San Lorenzo Mártir, el patrono del pueblo, cuyas fiestas tienen lugar a principios de agosto. Otro punto obligado a visitar es el Museo Antzetik Tajteklum, dedicado a la cultura maya, y el templo de San Sebastián.Su arquitectura, su naturaleza y sus artesanías hacen de Zinacantán el destino ideal para un viaje rápido al valle del México profundo.

SABER MÁS

Coordenadas

¿Cómo llegar?


Zinacantán se ubica a tan sólo 10 kilómetros de San Cristóbal de Las Casas, de donde salen numerosos tours para visitantes. Si se va por avión, de Guadalajara hay que volar a Tuxtla Gutiérrez y ahí se puede rentar un vehículo o desplazarse en autobús.

¿Dónde dormir?

La mayoría de los turistas opta por hospedarse en San Cristóbal de las Casas y reservar un día para hacer una visita de ida y vuelta al lugar.

Temas

Lee También

Comentarios