Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 21 de Septiembre 2018

Suplementos

Suplementos | Veredas

Destilería Cascahuín

Veredas

Por: EL INFORMADOR

Arenal, poblado forjado por sus destilerías de caldos de azules matas, entre ellas se cuenta la destilería Cascahuín.
De la estación Orendáin me encaminé a Arenal, pasando el cerro Cascahuín se dejó ver la población de Arenal. Entré por la avenida General Marcelino García Barragán y pasando las vías del tren, viré a la izquierda por la avenida Ferrocarril y luego de la biblioteca atisbé la destilería Cascahuín. Al entrar, del lado izquierdo miré la embotelladora y del derecho un enorme tanque, atrás de la oficina aprecié cientos de piñas y enseguida los hornos. Unos trabajadores pasaban varias piñas cocidas al molino, para extraer el venerado jugo, que después se introducía a un alambique.

Su fundador fue, Salvador Rosales Briseño, quien nació en Arenal, el 9 de noviembre de 1919. Hijo de Esmaragdo Rosales Reyes y de Tomaza Briseño Camacho, quien murió cuando Salvador tenía apenas seis años de edad. Esmeragdo, mejor conocido como “Esmeraldo”, atendió por buen tiempo la cantina “La Fortuna”, que se ubicaba frente a la antigua estación del tren de Guadalajara, vecina de “La Ciudadela” y del “Gran Salón Excélsior”. Anteriormente algunas cantinas ostentaban el nombre del tequila que ofrecían. Prevalece “El Caballito Cerrero”. 

Esmeraldo se volvió a casar y se fue a radicar a su terruño, Arenal. Por lo tanto, Salvador se quedó a estudiar en Guadalajara y vivía con unos tíos, sus vacaciones de verano las pasaba en Arenal, una de sus actividades era ayudar a su tío Heliodoro Sánchez, en su destilería “La Fortuna”, que data de 1904, arriaba las mulas o bueyes de la tahona, o se ocupaba en las faenas de el alambique, llamada cocina. Transcurrió el tiempo, los tíos de Guadalajara se fueron a vivir a Estados Unidos, y Salvador se fue a vivir con su padre, continuó con sus estudios y a sus 14 años entró a trabajar con su tío, quien le enseño el arte de destilar, desde cocer el mezcal, molerlo y destilar el jugo. Posteriormente, Heliodoro rentó la destilería a Luis Robles Ortega.

Se murió su tío y se cerró la fábrica. El joven Salvador le propuso a su tía Otilia Rosales abrir en sociedad la fábrica. En 1953 se firmó la sociedad Sánchez y Rosales, S.A., por un lapso de diez años. Salvador como dinámico empresario, ofreció al mercado un nuevo tequila que llamó “Cuernito”, evocando la tradición de saborear el caldo de las verdes matas en las puntas de los cuernos del ganado vacuno. Salvador le dio un nuevo impulso y dirección a la fábrica, aumentando su capacidad de producción y por ende sus ventas. Pasaron los diez años y se renovó la sociedad. Salvador detectó la necesidad de ofertar otro tequila y para ello se fue a la ciudad de México a registrar el nombre, ya en la Oficina de Registros y Marcas, llenó la forma con un posible nombre, el cual fue rechazado y le indicaron que fuera otro nombre y se le ocurrió el nombre de uno de los cerros vecinos de Arenal, “Cascahuín”, se checo que no estuviera registrado y fue aprobado. Significa, “Cerro de luz, de relámpagos o fiesta en el cerro”. Cerro que antaño estuvo tapizado  por robles  y encinos, en la actualidad esta cubierto por magueyes.

Los nietos de la tía Otilia Rosales, quisieron ingresar a la destilería y Salvador optó por independizarse. El nieto Eduardo Burgos Sánchez se quedó con la destilería “La Fortuna”, ubicada en Juárez # 351, cerca de La Calavera. Y Salvador emprendió la destilería “Cascahuín” con el tequila de igual nombre (blanco, reposado y añejo) y tequila “Cuernito” (blanco y solera). Ya independiente el señor Salvador y con el apoyo de su familia, creó el tequila Quinto reposado. La mayor parte de la producción se exporta a granel a Europa, principalmente a Francia, donde se envasa bajo el nombre “Camino Real”, reconociendo la destilería Cascahuín.

En 1940, Salvador se matrimonió con María de Jesús Torres Hinojosa y procrearon a María Tomaza, Carlos, María Concepción, María de Jesús, Angelina y Salvador.

El señor Salvador fue presidente municipal de su querido pueblo (49-51 y 59-61), al igual que su hijo Carlos (89-92), quien dirige la destilería con el apoyo de sus hermanos.
      
 

Temas

Lee También

Comentarios