Domingo, 23 de Junio 2024
Suplementos | Una de las grandes maravillas naturales del mundo se abre ante los ojos de los viajeros

Canaima: en las cataratas del paraíso

Una de las grandes maravillas naturales del mundo se abre ante los ojos de los viajeros

Por: EL INFORMADOR

El paisaje. Un pemón en su curiara divisando la Cascada de Las Golondrinas sobre la Laguna de Canaima. ESPECIAL /

El paisaje. Un pemón en su curiara divisando la Cascada de Las Golondrinas sobre la Laguna de Canaima. ESPECIAL /

GUADALAJARA, JALISCO (19/ENE/2014).- En un larguísimo vuelo de Singapur a Los Ángeles, regresando de muchas aventuras en las montañas de Nepal (al otro lado del mundo) y en las tierras tropicales, planas y pantanosas, que casi hacen frontera con la India, tuve el gusto de compartir varias horas de plática con mi vecina de asiento del avión (que por cierto estaba guapísima), quien hizo aparecer por primera vez en mi mente la misteriosa imagen de Canaima, misma que de inmediato incluí en el programa de viajes del futuro.

Canaima -me decía- es una preciosa laguna perdida en la selva del centro- sur de Venezuela, formada por las cascadas y los médanos del Río Carrao. Ahí existe una aldea de los indígenas pemones, donde te puedes hospedar en sus típicas pero bien puestas cabañas. El Río Carrao -me seguía explicando- siendo uno de los afluentes del enorme Orinoco, transcurre entre los enormes “tepuys”, que son unas misteriosas y bellísimas mesetas antediluvianas

Es impresionante ver -trataba de bajar su voz emocionada ante la mirada suspicaz del chinito vecino del otro asiento- las decenas de espectaculares cascadas que bañan las paredes verticales de esas enormes montañas con forma de pastel… de hecho -me aseguraba- ahí es donde está la catarata más alta del mundo, registrada así en el Libro Guiness de los Records.

Todas estas tierras -continuaba casi murmurando bajo las tenues luces, los sonidos del avión y la mirada inquisitiva del oriental- son antiquísimas y provienen del periodo Cámbrico, cuando todavía América del Sur y África formaban un solo y enorme continente; y lo maravilloso es -se emocionaba- que esas antiguas costras rocosas han permanecido en la superficie terrestre durante miles de millones de años sin mayores cambios, excepto las erosiones de agua y viento. Canaima es una maravilla. Te conviene ir, yo sé que te va a encantar- trataba de concluir.

El sopor arrullador del vuelo, las luces tenues, la cobijita que me obsequió la sobrecargo y las palabras de mi guapa compañera, me llevaron casi entre sueños hasta las imágenes de la encantadora película Up: una aventura de altura, en la que un viejo solitario lleva su casita cargada por cientos de globos precisamente hasta estas cataratas, de las que alguna vez Sir Arthur Conan Doyle (creador de Sherlock Holmes) en su novela Un mundo perdido ya también nos platicaba.

No había pasado mucho tiempo de ese suceso, cuando Celina y yo volábamos en una fragilísima avioneta sobre la gran meseta del “Auyán Tepuy”… de donde se desprende el impresionante “Salto Ángel” o “Kerepakupai Vená” con sus 979 metros de altura.  

Con una tímida vocecita aterida de frío que salía entre los paquetes de la carga que -aprovechando el viaje- llevábamos para surtir las despensas de los nativos del lugar, me decía alarmada que la puerta de la avioneta al lado de su asiento se había abierto, y que el agua de las nubes que cruzábamos la tenía empapada. Minutos más tarde una incipiente pista de tierra ruidosamente nos recibía entre charcos y salpicones de lodo, dando fin a su asustoso martirio y… principio a unos días gloriosos en las famosas “Cataratas del Paraíso”.

Viajar por los ríos de agua roja (teñida por taninos de las plantas) en las curiaras (canoas) de nuestros amigos pemones entre los majestuosos tepuys, es algo único. Contemplar amaneceres y atardeceres espectaculares creados por las nubes caprichosas de las cumbres entre la abrumadora presencia de la selva intacta, es de verdad… un cachito de la gloria prometida.

vya@informador.com.mx

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones