Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 10 de Diciembre 2018
null
Jalisco

Sin concluir su titulación, tres de cada 10 egresados en Jalisco

Influyen las características de mercado laboral, el contexto socioeconómico y el desempeño académico de los estudiantes; la UdeG ya estudia hacer cambios en las modalidades de titulación

El Informador

En Jalisco, tres de cada 10 egresados de universidades públicas y privadas no obtienen su titulación tras finalizar sus licenciaturas. Karina es el ejemplo: hace cuatro años concluyó Comunicación, pero abandonó su tesis y tuvo que ponerse a trabajar por problemas familiares.

En el ciclo escolar 2017-2018 se registraron 40 mil 344 egresos de licenciatura y técnico superior universitario en la Entidad, de los cuales el 69% obtuvo su título, destaca la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES).

Juana Silva Guerrero, jefa de asesores del Centro de Innovación Educativa y Posgrados de la Universidad de Guadalajara (UdeG), confirma que la casa de estudios presenta cifras similares por varios motivos, como las características de mercado laboral, el contexto socioeconómico y el desempeño académico de los estudiantes, aunque en licenciaturas como Medicina o Derecho se tienen de los niveles más altos de titulación, ya que es una exigencia para laborar.

Mientras Silva Guerrero adelanta que ya evalúan reformas para hacer más accesibles los trámites para obtener este documento, precisa que se realizó un estudio y se documentó que 93.72% de los egresados utiliza sólo seis de las 23 opciones de titulación que se ofrecen; es decir, que en su mayoría hicieron este trámite por el Ceneval, excelencia académica, por promedio, por tesis, examen global teórico práctico y el examen global teórico. El resto de alternativas es desechado.

En Jalisco, en sólo seis municipios todos los egresados del nivel superior cuentan con título universitario: Ameca, Autlán de Navarro, Etzatlán, Unión de Tula, Villa Corona y Zapotlán el Grande. En la metrópoli, Zapopan es el municipio con el índice más alto de titulación: 77%. Le siguen Tlaquepaque (70%) Guadalajara (61%) y Tlajomulco (52%), respectivamente.

En el ciclo 2017-2018 se registraron 40 mil 344 egresos de licenciatura y técnico superior universitario en Jalisco, de los cuales el 69% obtuvo su título. EL INFORMADOR/Archivo

Costo, trámites y bajo desempeño impiden una pronta titulación

A cuatro años de concluir su carrera, Karina aún no cuenta con su título universitario. La egresada de Comunicación de la Univa tuvo que dejar su tesis a medio terminar por problemas familiares, para ponerse a trabajar.

“Uno de mis planes para el próximo año es mi titulación. Debo analizar qué me conviene más en este momento. Yo sí quisiera terminar mi tesis porque quiero estudiar una maestría, pero también está el asunto de los tiempos y el dinero”.

De acuerdo con datos de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), en Jalisco, tres de cada 10 egresados de nivel superior de instituciones públicas y privadas omiten titularse.

Al cierre del ciclo escolar 2017-2018, se registró el egreso de 40 mil 344 estudiantes de licenciatura y técnico superior universitario en Jalisco, de los cuales 69% obtuvo su título; es decir, que 31% no cuenta con este documento indispensable para continuar los estudios de posgrado o para cualquier fin laboral.

De acuerdo con el Monitoreo de Indicadores del Desarrollo (Mide) del Gobierno del Estado, la meta es cerrar la administración con un porcentaje de titulación de 76.7%, cifra que, según las estadísticas de ANUIES, no se ha alcanzado en ningún año del sexenio.

En el ciclo escolar 2016-2017, egresaron 38 mil 409 estudiantes de los cuales 72% se tituló. En el periodo anterior 2015-2016 se graduaron 40 mil 176 y se titularon 64%, en el 2014-2015 terminaron sus estudios 34 mil 734 y tramitaron el documento 75 por ciento. Mientras que en el 2013-2014 se recibieron 34 mil 470 y obtuvo su título un total de 72 por ciento.

Estas cifras difieren de los avances que reporta el propio MIDE, que especifica el porcentaje de titulación por año y no por ciclo escolar. En 2013 registró 66.9%; en el 2014, 75.9%; en el 2015, 65.13%; en el 2016, 75.4%; en el 2017, 69.71, y en lo que va de 2018 se reporta 74 por ciento.

Los valores del indicador del sistema MIDE son calculados por la Secretaría de Educación en Jalisco, quien hace referencia a la estimación para el  fin del ciclo escolar 2017-2018.

Contempla al número de egresados y titulados de licenciatura, técnico superior universitario y posgrado de la modalidad escolarizada y no escolarizada, de las escuelas públicas y particulares registradas en Jalisco.

Por su parte, los porcentajes de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior se obtuvieron al calcular la diferencia entre el número de egresados y de titulados por cada ciclo escolar.

Por su parte, a nivel municipal, el sistema de Mide Jalisco reporta que hay 15 Ayuntamientos de Jalisco que ya superaron en el año 2017 la meta estatal,  como Ocotlán, San Juan de los Lagos, Tequila, Arandas y Zapotlán el Grande, entre otros.

En este último municipio inclusive se reporta que la totalidad de egresados cuenta con un título universitario.

Juana Silva Guerrero, jefa de asesores del Centro de Innovación Educativa y Posgrados de la Universidad de Guadalajara (UdeG), explica que la máxima casa de estudios de Jalisco presenta cifras similares, pues alrededor de 30% de los egresados de licenciatura no se titulan.

Atribuye este fenómeno a varios factores: las características de mercado laboral, el contexto socioeconómico y el desempeño académico de los estudiantes. Por ejemplo, carreras como Medicina o Derecho, que exigen título para ejercer, tienen de los niveles más altos de titulación.

Señala que en los centros universitarios del interior del Estado se presenta un porcentaje de titulación menor, pues muchas veces por su situación familiar, requieren incorporarse al mercado laboral más rápido y omiten titularse.

Martha Pereira Moncayo, investigadora de Mexicanos Primero Jalisco, acentúa que la falta del título universitario en los egresados de educación superior se debe a varios factores, algunos atribuibles a las universidades y otros de tipo personal.

“En algunos casos hay complicados procesos administrativos con trámites burocráticos onerosos que desmotivan a los estudiantes para buscar su titulación. También el mismo costo del trámite, pues hay muchas universidades donde es muy caro y los estudiantes no lo pueden cubrir”.

Porcentaje de titulación, según la ANUIES

Ciclo escolar Egresados  Titulados % de titulación
2017-2018  40,344 29,043 69
2016-2017  38,409 27,787   72
2015-2016 40,176 25,913 64
2014-2015 34,734 26,189 75
2013-2014  34,470 24,981 72

Porcentaje de titulación por año, según MIDE

Año Porcentaje
2012 55.12
2013 66.9
2014  75.91
2015 63.13
2016 75.49
2017 69.71
Meta 2018  76.7

Sólo en seis municipios todos los egresados obtienen su título

En seis municipios de Jalisco, todos los egresados de nivel superior cuentan con título universitario. Se trata de Ameca, Autlán de Navarro, Etzatlán, Unión de Tula, Villa Corona y Zapotlán el Grande, que de acuerdo con datos de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), al cierre del ciclo escolar 2017-2018 registraron un porcentaje de 100% de titulación.

La demarcación que más avance tiene, según ANUIES, es Ameca, donde entre sus estudiantes hay más titulados que egresados.

En ese periodo egresaron 447 alumnos y se titularon mil 479. Sucede lo mismo en Autlán de Navarro, donde se reportan 268 egresados y 518 titulados. Así como en Zapotlán, donde egresaron mil 43 jóvenes y se titularon mil 550. Este fenómeno se puede atribuir a que en esas fechas se titularon egresados de otros ciclos escolares o de otros municipios.

Mientras que en el municipio  de Etzatlán, 36 personas concluyeron sus estudios, de los cuales todos cuentan con su título. Esta situación se repite en Unión de Tula y Villa Corona, con 44 y nueve egresados-titulados, respectivamente.

En esos municipios hay cobertura educativa de instituciones públicas y privadas, como lo son la Universidad de Guadalajara, el Instituto Tecnológico de Ciudad Guzmán, la Escuela Normal para Educadoras de Unión de Tula, el Centro de Educación Superior Estipac, la Normal Fran Martín de Valencia, la Escuela Normal Experimental, la Universidad del Valle La Grana y la Universidad Pedagógica Nacional.

Mientras que en la Zona Metropolitana de Guadalajara, Zapopan es el municipio con el índice más alto. El ciclo escolar 2017-2018 cerró con un porcentaje de 77 por ciento. En segundo lugar se encuentra el municipio de  Tlaquepaque, que en ese mismo año reportó 70%. Mientras que en Guadalajara y Tlajomulco se registraron 61% y 52%, respectivamente.

Tonalá, el más rezagado en la metrópoli

En Tonalá se documenta el porcentaje de titulados más bajo de toda la metrópoli, con apenas 23 por ciento. 
En ese municipio, en julio del 2016, se inauguró el Centro Universitario de Tonalá. Además hay cobertura de la UNE, el CETI, UNIVER y la UI.

Los peores en la Entidad

Hay al menos cinco municipios donde la ANUIES reporta que ninguno de los egresados de nivel superior se tituló en el ciclo escolar 2017-2018. Estos son Encarnación de Díaz, Jocotepec, San Miguel el Alto, Tala y Tomatlán. En estas demarcaciones se graduaron un total de 177 jóvenes.

Analiza UdeG reformas al reglamento

Con la intención de aumentar el porcentaje de titulación en egresados de licenciatura, en la Universidad de Guadalajara (UdeG) ya se planean modificaciones al reglamento en la materia para incluir nuevas modalidades y eliminar algunas.

Así lo indica Juana Silva Guerrero, jefa de asesores del Centro de Innovación Educativa y Posgrados de la UdeG, pues un estudio realizado por la institución reveló que 93.72% de los egresados utiliza sólo seis de las 23 opciones de titulación que se ofrecen.

La investigación consistió en seguir a toda una generación que ingresó en 2011 hasta su egreso en el 2016. Se capturaron 77 mil 797 titulados, que en su mayoría hicieron este trámite por el Ceneval, excelencia académica, por promedio, por tesis, examen global teórico práctico y el examen global teórico.

“Sabemos que hay varias que casi nunca se utilizan. Por ejemplo, tenemos una que se llama propuesta pedagógica, que está en la modalidad de materiales educativos, y que en ese periodo nada más 28 alumnos se titularon por esta modalidad. También tenemos la exhibición al público, que es una opción para artes en la modalidad de demostración de habilidades. Con esa opción nada más se titularon dos alumnos en ese periodo. Esto quiere decir que quizá tendríamos que revalorar quitar algunas opciones e incluir otras”.

La académica explica, por ejemplo, que podría incluirse el informe de prácticas profesionales y los proyectos de emprendimiento. Estos últimos son tendencia desde hace algunos años en varias universidades.

“Sí estamos pensando desde hace tiempo en hacer una reforma al reglamento. Hay que abrir la gama de posibilidades para que se titulen. Ahorita lo nuevo que se está proponiendo es que después de las prácticas profesionales, que incluye la currícula, hagan su informe y ese informe les sirva como forma de titulación”.

En las licenciaturas de Medicina o Derecho se tienen los niveles más altos de titulación en Jalisco. EL INFORMADOR/Archivo

Remarca que el porcentaje de titulación promedio en la UdeG es de 70%, el cual varía según los centros universitarios. Por ejemplo, el CUAltos presenta el índice más alto de toda la red universitaria, con 81%; CUCSH tiene  80% y el CUCS, 77 por ciento.

Mientras que en el CUAAD se alcanza apenas 45 por ciento.

“Tiene que ver mucho con el tipo de programas que se ofrecen en cada centro universitario. En CUAltos, por ejemplo, está Medicina, Enfermería y Derecho, que son programas que requieren tener título y cédula para el ejercicio profesional. Aquellos centros con estas características son donde más se titulan. Mientras que en el CUAAD, los arquitectos que idealmente deberían a empezar a ejercer con título y cédula profesional, muchos de ellos se quedan en los despachos de arquitectos que ya están constituidos sin titularse”.

Comenta que otros factores de índole académico, socioeconómico y cultural influyen también. Por ejemplo, los alumnos que obtuvieron mejor puntaje en el examen de ingreso o tienen buenas calificaciones en su carrera presentan más altos índices de titulación. Mientras que en los centro universitarios del interior del Estado, a excepción del CUAltos, este porcentaje suele ser más bajo porque los egresados se incorporan al mercado laboral más temprano para apoyar a sus familias.

Es una problemática multifactorial: Mexicanos Primero

Martha Pereira Moncayo, investigadora de Mexicanos Primero capítulo Jalisco, explica que la falta de título universitario en los egresados de educación superior se debe a varios factores, algunos atribuibles a las universidades y otros de tipo personal.

“En algunos casos hay complicados procesos administrativos con trámites burocráticos onerosos que desmotivan a los estudiantes para buscar su titulación. También el mismo costo del trámite, pues hay muchas universidades donde es muy caro y los estudiantes no lo pueden cubrir. Influyen también las modalidades para titularse que ofrecen las universidades. En algunas carreras pueden pedir la tesis y es probable que un egresado la abandone por falta de tiempo, sobre todo si entra a trabajar”.

Acentúa que otros factores atribuibles a las instituciones son la falta de docentes capacitados para orientar a los estudiantes sobre los trámites que deben realizar y todas las opciones que tienen.

En los motivos personales, subraya varios que pueden ser impedimento para titularse, como convertirse en padre o madre de familia, casarse, ser estudiante foráneo, ingresar al mercado laboral o hasta insatisfacción con la carrera.

“En muchos trabajos ni siquiera exigen contar con un título. Esto ha disminuido, aunque todavía se pueden encontrar sitios donde estar titulado no es tan importante. También puede existir una falta de motivación personal, que tiene que ver con una elección no acertada de carrera o emprender proyectos con una especialidad distinta a la que se estudió”.

Considera que las universidades deben facilitar los mecanismos de titulación y asegurarse que los egresados tengan las habilidades y conocimientos necesarios para incorporarse a la vida laboral y profesional.

Nueve de cada 10 tienen título en el ITESO

En el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), el porcentaje de titulación de egresados de licenciatura es de 92 por ciento. La institución logró este índice de forma simple: hizo la titulación parte de la currícula desde 2004.

Luis Manuel Barroso, director de Servicios Escolares del ITESO, señala que todos los alumnos deben realizar el Proyecto de Aplicación Profesional (PAP) en los últimos semestres. Es la única modalidad para titularse.

“Tenemos algunas generaciones con el 91% o 93%. También depende un tanto de la carrera, que puede ser variable, pero más o menos y en términos generales no nos alejamos mucho de ese promedio. Este 92% es toda vez que el alumno egresó y se titula. Sin embargo, este número tiende a crecer debido a que los alumnos continúan con su proceso de titulación”.

Mientras que aquellos estudiantes que egresaron antes de 2004 y que por alguna razón aún no cuenten con su título tienen las opciones de tesis, experiencia profesional, estudios de posgrado, servicio social, excelencia académica y la reflexión de experiencia de trabajo.

Explica que 8% restante no suele titularse porque no cumplió con el requisito del idioma inglés o porque no ha iniciado el trámite por cuestiones económicas.

TESTIMONIOS

Lo frena el servicio social

A cinco años de egresar de Comunicación, Diego aún no cuenta con su título pese a que presentó su examen Ceneval. La razón: problemas para validar su servicio social.

Él realizó su servicio en la misma universidad antes de egresar. Antes de iniciar, el encargado del área donde lo llevó a cabo le indicó que no debía llevar documento alguno. Estuvo colaborando por seis meses.

“Cuando terminé el tiempo de servicio, continué apoyando por gusto y voluntad más tiempo. Pregunté quién me daba el papel de la liberación del servicio o qué onda… y el encargado me comentó que no estaba contando mi tiempo de servicio, que porque no metí papeles, siendo que él mismo me contestó que no se necesitaba porque era interno todo. Estaba a un mes de graduarme. Le reclamé, le dije que yo necesitaba mi servicio y que ya lo había cumplido. Me respondió que tenía que hacer otros seis meses. Me molesté y me prometió que me iba a echar la mano anotándome como si estuviera haciendo el servicio, pero sin ir, que sólo fuera una vez al mes a hacer un reporte de lo que se supone que hacía, pero que en ese cuatrimestre ya no tenía espacio”.

Diego volvió al siguiente cuatrimestre y seguía sin espacio, regresó cuatro meses después y ya había un nuevo encargado de vinculación en el área donde realizó su servicio. Habló con la nueva encargada y no se lo quiso validar. Lo debía hacer otra vez.

A 70 kilómetros de distancia…

José, egresado de Periodismo en la Universidad de Guadalajara (UdeG), reconoce que no se ha titulado por desidia.

Y es que el Centro Universitario de la Ciénega donde debe hacer todos sus trámites, está a 70 kilómetros de Guadalajara, donde vive y trabaja actualmente.

Él se graduó desde el año 2012. Comenzó a trabajar antes de egresar de la carrera en un medio de comunicación en la capital del Estado, por lo que en aquel tiempo le resultaba complicado ausentarse de su empleo para trasladarse hasta Ocotlán, donde se encuentra el centro universitario. Considera que la universidad debería ofrecer la opción de hacer los trámites desde Guadalajara.

“Creo que los campus regionales de la UdeG no dan las facilidades para hacer los trámites en la capital, que estaría bien que así se pudieran hacer. Además, en mi carrera, el trámite de titulación por examen teórico práctico es algo incómodo y a veces te llegan a pedir que inviertas hasta dos días en el municipio de Ocotlán para hacer tanto la parte teórica como práctica. También recuerdo que, para sacar no sé qué documento, tenía que pedir una ficha, pagar y hasta en 24 horas te autorizaban el papelito”.

José ya cumplió seis años sin titularse. Por ello es que entre sus planes se encuentra retomar los trámites para obtener su título. Indica que su objetivo es realizarlo en la siguiente convocatoria. Además, tiene un empleo que le permite trabajar a distancia, lo cual facilitará su traslado a Ocotlán para presentar su examen y realizar todo el papeleo necesario.

“Ahorita ya se pasó la fecha del examen de titulación, que es la modalidad que elegiré para titularme. Lo bueno es que la nueva coordinadora es muy activa en redes sociales e informa sobre las convocatorias muy rápido”.

Para los estudiantes que trabajan es difícil cumplir con el servicio social. EL INFORMADOR/Archivo

“Falta tiempo y dinero”

Celina se graduó hace tres años de la carrera de Psicología en el ITESO y por falta de tiempo y recursos económicos no ha podido titularse. El problema es que necesita realizar el examen TOEFL para acreditar sus conocimientos de inglés y no ha podido hacerlo.

“Cuando ingresé me requerían ocho niveles de inglés, obviamente carísimos, que no quise pagar. Me dijeron no hay bronca, que aplicara el TOEFL, con puntaje mínimo de 550. Nada más que no he tenido tiempo ni dinero para estudiar e irlo a presentar, por ese motivo no han iniciado mi trámite de titulación.

Ahorita lo que me proporcionan para poder laborar son copias simples de mi certificado total de estudios”.
No contar con su título de licenciatura ha complicado su formación profesional, pues quiere estudiar una maestría, pero no puede por la falta de ese documento. Además, como es mamá de dos hijos, tiene recursos y tiempo limitados.

“Lo triste fue que me entere de eso cuando un año después de egresada fui a solicitar una copia del título para iniciar una maestría y se rieron en mi cara y  me dijeron que no estaba titulada. Además, tengo un crédito y aún lo sigo pagando”.

El caso de Celina es una situación aislada en el ITESO, pues ya salen titulados de todas las carreras porque todos los estudiantes deben participar en los últimos semestres de su carrera en un Proyecto de Aplicación Profesional (PAP), que son proyectos para resolver un problema o necesidad concreta de una comunidad, empresa, institución o Gobierno. Los alumnos deben presentar un reporte de la experiencia y los resultados por escrito. Si acreditan el PAP, cumplen con todos los requisitos y cursan el total de créditos de su carrera, con eso se titulan.

Jalisco, con menor permanencia educativa

Sólo cinco de cada 10 jóvenes en Jalisco se inscriben para cursar estudios de nivel medio superior durante la edad normativa. Así lo reveló el Índice de Cumplimiento de Responsabilidad Educativa (ICRE) de Mexicanos Primero, que además indica que la Entidad se encuentra en último lugar nacional en permanencia educativa. Éste analiza la educación pública básica y medio superior.

La permanencia es el porcentaje de alumnos que se matriculan en educación media superior en su edad normativa de 15 a 17 años. En Jalisco, apenas  55.6% lo hace. Lejos de la media nacional de 76.4% y del máximo deseable que la organización fijó en 88 por ciento.

Esta cifra representa un retroceso de  8.5% en comparación con el 2016, lo cual demuestra que en el Estado el aprendizaje es cada vez más excluyente.

Mientras que en otras Entidades como Tlaxcala, Hidalgo, Oaxaca, Estado de México, Chihuahua o Tabasco la permanencia educativa es superior al 80 por ciento.

El ICRE se compone de otros indicadores, como lo son el aprendizaje, las personas, las relaciones y los procesos, las condiciones materiales y la red de apoyo. El aprendizaje se refiere al porcentaje de alumnos en tercero de secundaria con nivel superior a Nivel I en Planea ELCE matemáticas. Personas se refiere a factores como participación de la comunidad escolar y aprendizaje profesional continuo.

Relaciones y procesos contempla el liderazgo escolar y reforzamiento del aprendizaje. Y el término de condiciones materiales abarca la prestación de servicios básicos y la red de apoyo.

En ese sentido, Mexicanos Primero destaca que se debe fortalecer el aprendizaje profesional continuo de los docentes, promover la participación de las familias en la comunidad escolar, ofrecer apoyo suficiente y adecuado para eliminar cualquier barrera del aprendizaje y la participación y garantizar que no exista una sola escuela sin servicios de forma urgente. También asegurar que todos los planteles cuenten con infraestructura accesible para las personas con discapacidad.

Sigue: #DebateInformador

¿Deben facilitarse los trámites para incrementar el porcentaje de titulación en Jalisco?

Participa en Twitter en el debate del día @informador