Sábado, 19 de Septiembre 2020
null
Economía

Por crisis, aplazan nueva pista en aeropuerto de Guadalajara

La caída en el tráfico aéreo a causa de la emergencia sanitaria por el COVID-19 obliga al GAP a replantear las fechas ante la SCT
 

El Informador

La inversión para la segunda pista y la modernización en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara será replanteada a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). 

El Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) proyectaba invertir hasta 12 mil millones de pesos en el periodo 2020-2024, pero se aplazará por la caída en el tráfico de pasajeros de hasta 62% en julio pasado (comparado con el mismo mes de 2019), ante los efectos de la crisis sanitaria por el COVID-19.

Martín Zazueta, administrador del aeropuerto tapatío, explica que el título de la concesión indica que cuando se tiene una baja del Producto Interno Bruto (PIB) mayor a 5% se deben revisar y replantear las inversiones (en el primer semestre del año la economía mexicana cayó más de 18%). “Y estamos en esa parte. Nosotros tenemos que privilegiar las inversiones que mantengan la seguridad operacional”.

Aclara que en los próximos 30 días se definirá el nuevo planteamiento de inversión con la Agencia Federal de Aviación Civil de la SCT. “Dependemos mucho de la proyección del tráfico, de la recuperación, y de lo que el propio Gobierno federal requiere”.

Subraya que las obras de mantenimiento que estaban en ejecución siguen su curso y serán concluidas en noviembre próximo. “Seguimos con el estacionamiento. Las obras que teníamos para el 2020 comprometidas las estamos ejecutando”.

Para este año se esperaba un crecimiento de doble dígito en las operaciones del aeropuerto de Guadalajara. “Pero siempre y cuando las condiciones de salud lo permitan y las líneas aéreas mantengan su proyección de crecimiento (en el resto del año), como lo vienen haciendo”.

La inversión proyectada en la terminal aérea de Puerto Vallarta, por tres mil 746 millones de pesos, también será replanteada por la crisis del nuevo coronavirus.

La inversión proyectada en la terminal aérea de Puerto Vallarta, por tres mil 746 millones de pesos, también será replanteada. ESPECIAL

Coronavirus “enferma” megaobras en Jalisco

A nueve meses de que el Gobierno federal anunció la primera etapa del Plan Nacional de Infraestructura, que será financiado por la iniciativa privada, las cinco megaobras por 19 mil 916 millones de pesos para desarrollarse durante el presente año con un impacto directo o regional en Jalisco se encuentran atoradas. 

Los proyectos de mayor monto corresponden a las ampliaciones del Aeropuerto Internacional de Guadalajara (hasta 12 mil millones de pesos) y la terminal  aérea de Puerto Vallarta (tres mil 746 millones). Debido al COVID-19, están en revisión ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). 

El Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) reconoce que se analizan  todas las obras,  ya que la pandemia provocó caída en el tráfico aéreo. Mientras tanto,  se realizan otros trabajos del plan quinquenal. 

Los otros proyectos son el Libramiento de Lagos de Moreno (mil 400 millones), la autopista La Piedad-La Barca (dos mil 259 millones) y la carretera de cuota Guadalajara-Manzanillo (mil 968 millones). Las dos primeras no han sido contratadas y la última está suspendida. 

De acuerdo con la SCT,  la autopista Guadalajara-Colima registra un avance de 96.1%, pero está detenida por un proceso legal  iniciado por el Ejido San Marcos.  “A la fecha no ha sido resuelta por los juzgados, en virtud de la situación actual de la pandemia”.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Jalisco, Carlos del Río Madrigal, reconoce que el nuevo coronavirus impactó la inversión privada. “Se buscan las mejores condiciones de seguridad y tener un retorno sobre las inversiones”. 

De manera global, la primera fase del plan proyecta una inversión de 49 mil 924 millones de pesos con beneficio para Jalisco. 

Otras tres megaobras están programadas para iniciar en 2021.

CLAVES

Proyectos para 2021

Plan. El segundo paquete de obras que se contemplan en la fase uno del Plan Nacional de Infraestructura con beneficio directo o regional para Jalisco, comprende tres obras que iniciarían el próximo año: autopista Las Varas-Puerto Vallarta, Presa El Zapotillo y el Acueducto a León, Guanajuato.

Autopista. De los 12 mil millones de pesos que se invertirán en obra carretera a través de la primera etapa del plan en el Estado, la única obra programada para iniciar el próximo año es la autopista Las Varas-Puerto Vallarta, en la que se invertirán siete mil 216 millones de pesos. El pasado 4 de agosto, en una visita a Tepic, el Presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió a que se concluirán los tres tramos pendientes de la vía corta a Puerto Vallarta. A pesar de que se tienen algunos avances, los procesos se han detenido desde hace varios años por falta de recursos.

Presa. Para el proyecto del Acueducto a León, Guanajuato, para la Presa El Zapotillo, el Gobierno federal y el sector privado planean una inversión de 13 mil 717 millones de pesos para ejecutarse entre 2021 y 2022,  casi el doble de lo que se había considerado al inicio de su construcción (siete mil millones de pesos).

Pendiente. Aunque la obra está considerada también en la política económica a mediano plazo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, está pendiente llegar a un acuerdo con los habitantes afectados por estas obras. Se anunciaron mesas de trabajo, pero aún no se dan a conocer los avances.

Acueducto. El próximo año, la iniciativa privada estaría destinando también recursos para el Acueducto de la Presa El Purgatorio, que permitiría garantizar el abastecimiento de agua en la metrópoli. Ésta debió concluirse en 2015, pero a finales del año pasado registraba un avance de 55%. Para garantizar su conclusión, ahora se considera un presupuesto de nueve mil 075 millones de pesos.

TELÓN DE FONDO

Inconclusas y caras

Durante este año, otras obras federales para Jalisco no sólo quedarán inconclusas,  sino que el costo de cuatro de éstas con respecto a lo que inicialmente se había proyectado, se elevará en mil 235.7 millones de pesos. 

El camino de Jiquilpan a Guadalajara, ubicado en la ribera de Chapala, comenzó a construirse en el año de 2013. Ahora prevén una inversión de 928.3 millones de pesos (MDP), cuando en un principio se calcularon  674.6 millones. Según el Centro Jalisco de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes,  la meta para este año es de un kilómetro de obras,  por lo que tampoco estará lista en 2020.

La construcción de la vía de Acatlán a Ciudad Guzmán comenzó hace ocho años y, aunque plantearon terminarla en 2019 con una inversión de 635.9 millones, se concluirá hasta 2021.

La obra con mayor aumento en su estimación presupuestal es la carretera 200, en el tramo El Tuito-Melaque: planearon que costaría tres mil 135 millones y subió a tres mil 907 millones. 

Tampoco se han concluido los 31 kilómetros restantes de la carretera de Santa Rosa a La Barca, donde se estimaron 725 millones, aunque la cifra aumentó a 870 millones. El balance más actual del Gobierno federal es que aún se deben realizar trabajos en 21.7 kilómetros, pero tampoco hay recursos. 

Por último, la inversión proyectada para ampliar 15 kilómetros del camino hacia Colotlán, conocido como carretera 23, fue de 310 millones, según registros de la Secretaría de Hacienda. Aunque después le destinaron otros 55 millones, los carriles se hicieron de asfalto y no de concreto hidráulico, como se indicó en un inicio.

Para este año, el Plan Nacional de Infraestructura contempla una inversión de 19 mil 916 millones de pesos en Jalisco, pero las obras están frenadas por las afectaciones de la pandemia. Mejorar las carreteras del Estado es una prioridad. EL INFORMADOR/G. Gallo

Dan prioridad a las empresas locales

Del crédito de seis mil 200 millones de pesos que solicitó el Ejecutivo estatal para reactivar la economía de Jalisco,  ya se han licitado alrededor de 52 obras en las que se dio prioridad a las empresas locales, reconoce el titular de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción. 

Apunta que la mayoría de las obras es para la construcción o la rehabilitación de los centros de salud, las escuelas y la conservación de pavimentos.

De acuerdo con el seguimiento a los procesos de adjudicación de la obra pública, considera que se está favoreciendo a las empresas locales, pero falta revisar a detalle la información. 

“Estamos pugnando porque no sólo las obras relativas a este crédito sean para empresas locales, estamos pidiendo que la inversión pública en el Estado, en su mayoría sea efectuada por empresas de Jalisco”.

Cae inversión

Entre 2015 y 2020, el presupuesto para inversión pública en el Estado por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) bajó en más de dos mil millones de pesos: pasó de dos mil 992 millones a 968 millones, respectivamente.  Y para el próximo año, el presupuesto podría continuar a la baja.

Tan sólo en el gasto para la conservación carretera se prevé un ajuste a la baja por tres  mil 780.3 millones de pesos a nivel nacional este año. Por ejemplo, en Jalisco tuvo una reducción de 128.7 millones. En 2019 le asignaron 721 millones, mientras que en este año sólo tendrá acceso a una bolsa de 592.3 millones. 

De acuerdo con el último reporte de la SCT (junio pasado),  las acciones programadas para el ejercicio en curso registran un avance de 82%. Se reporta la intervención de 30 tramos carreteros y puentes (en los que se especifica la ubicación), mientras que el año pasado fueron 37. 

Con relación al presupuesto general para obras, en junio pasado este medio reportó que sólo se trabaja en dos de seis carreteras federales que debieron concluirse en la administración federal pasada, pero ninguna finalizará en este año. Los tramos afectados son El Tuito-Melaque, Santa Rosa-La Barca, una parte de la carretera a Colotlán, así como de la ruta Villa Purificación-Autlán (esta última será intervenida por el Ejecutivo estatal). 

Por lo tanto, el resto de las obras deberán ser consideradas en el presupuesto del próximo año. 

Otros proyectos que también requerirán recursos para su continuidad ante el recorte de este año, son las    vías Guadalajara-Jiquilpan y Guadalajara-Zacatecas. 

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Jalisco, Carlos del Río Madrigal, reconoce que la inversión federal está a la baja. “No se está invirtiendo lo suficiente”. 

Los proyectos del Plan Nacional de Infraestructura, que será financiado por la iniciativa privada, permitirían hacer frente a estos recortes federales que se han tenido en los últimos años; sin embargo, los programados para este año se encuentran detenidos.

Plan Nacional de Infraestructura en Jalisco 2020

Aeropuerto de Guadalajara: 12 mil millones de pesos.

Aeropuerto de Puerto Vallarta: 3,746 millones de pesos.

Carretera La Piedad-La Barca: 2,259 millones de pesos.

Autopista Guadalajara-Manzanillo: 1,968 millones de pesos.

Libramiento de Lagos de Moreno: 1,400 millones de pesos.

En junio, el sector e la construcción tuvo una ligera recuperación en junio con la creación de dos mil nuevos empleos. EFE/I. Fazry

Hay ligera recuperación, pero preocupa “botón de emergencia”

Luego que entre marzo y mayo pasados en Jalisco se perdieran 13 mil puestos de trabajo en la industria de la construcción por la pandemia,  el sector tuvo una ligera recuperación en junio con la creación de dos mil nuevos empleos; sin embargo, preocupa la activación del “botón de emergencia” que frenaría la actividad económica en el Estado, destaca el presidente de la CMIC en Jalisco, Carlos del Río.

Señala que esto último provocaría otro retroceso en la actividad económica del Estado. “Esta generación de dos mil empleos que ya se dio durante junio, si llegáramos a un escenario de detener la economía, pues se perdería totalmente y se nos postergaría por un tiempo largo esta generación de empleos. Queremos que no se tenga que llegar a esto”. 

Aunque el Ejecutivo estatal no tomara la decisión de activar el también conocido como “botón rojo”, el aumento de los contagios del COVID-19 en la Entidad generaría una desaceleración económica y  un ambiente de incertidumbre. 

Recuerda que en enero y febrero pasados se  crearon ocho mil 600 nuevos empleos en la industria de la construcción, y aunque ésta mantuvo su marcha durante la contingencia, los meses críticos de contagios en el país sí provocaron una seria afectación al sector. 

“En marzo llega la pandemia y obviamente se detiene la actividad económica en lo general. Aunque la industria de la construcción nunca se detuvo por completo, se frenaron algunas obras”. 

Precisa que los dos mil empleos que se generaron en junio pasado, se debió a que los Gobiernos estatal y municipales, como es el caso de Guadalajara,  decidieron lanzar licitaciones para continuar con la obra pública. 

Uno de los respiros para la industria ha sido el crédito por seis mil 200 millones de pesos que solicitó el Gobierno del Estado para garantizar esta recuperación. 

Acentúa que el Producto Interno Bruto (PIB) de la industria de la construcción es de alrededor de 129 mil millones de pesos anuales. Aclara que aún no se puede conocer cuál será el impacto del COVID-19 al cierre de este año. 

“Lo más seguro es que sí tengamos una caída, sobre todo en el tema de la inversión privada. La inversión pública ha crecido en este año, principalmente a nivel estatal”.

Sigue: #DebateInformador

¿Qué opina de las obras frenadas ante la pandemia?

Participa en Twitter en el debate del día @informador