Jueves, 22 de Octubre 2020
null
Economía

Pide IP a Gobierno endeudarse contra crisis

La Iniciativa Privada en México presenta un plan con 10 acuerdos y 68 estrategias para reactivar la economía en el país

El Informador

El Consejo Coordinador Empresarial pide aumentar la deuda pública de México en un rango de hasta 5% del Producto Interno Bruto (alrededor de un billón de pesos) para afrontar la crisis del COVID-19.

En la presentación de los 10 acuerdos y 68 ideas recabadas tras mesas de trabajo, el presidente Carlos Salazar reconoció que una coincidencia es que las acciones implican una mayor deuda pública y reasignaciones del presupuesto federal “para sufragar el gasto en salud, mantener los programas sociales y sentar las bases para la reactivación económica. Urge apoyar tantas necesidades”.

México afronta esta semana la máxima fase de contagios por el coronavirus, con dos mil 704 muertos y 27 mil 634 contagios. A la par, la economía cayó 1.6% en el primer trimestre del año, según el Inegi, con pronósticos de una contracción anual mayor al 6 por ciento.

Sin embargo, el Presidente Andrés Manuel López Obrador insiste en la austeridad de su Gobierno como principal respuesta a la crisis. “Si nos endeudamos tenemos que pagar más de intereses… y cada vez más”.

La Iniciativa Privada (IP) agrupada en el Consejo Coordinador Empresarial realizó mesas virtuales de trabajo la semana pasada en las que participaron 263 panelistas y más de 135 mil asistentes. De allí surgieron las propuestas que se entregarán al Gobierno federal y al Congreso de la Unión. Se resumen en acciones inmediatas para solventar la crisis, planes para reabrir la economía, así como programas de mediano y largo plazos para el crecimiento incluyente.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, que propone al Gobierno federal contratar más deuda para ayudar a los sectores más afectados por el coronavirus. NOTIMEX/Archivo

Lanzan empresarios la tercera llamada de unidad al Presidente

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) hizo un nuevo llamado a la unidad para enfrentar la crisis sanitaria y económica. Va dirigido a los tres órdenes de Gobierno (federal, estatales y municipales), principalmente para Andrés Manuel López Obrador, por lo que lanzó 68 propuestas que enviará a las autoridades.

Al presentar las conclusiones de las 11 mesas que se realizaron como parte de la Conferencia Nacional para la Recuperación Económica, el presidente del Consejo, Carlos Salazar, apuntó que es necesario hacer un acuerdo nacional para enfrentar el nuevo escenario en México.

El presidente del Consejo Nacional Agropecuario, Bosco de la Vega, afirmó: “Ojalá que el Gobierno sea sensible de que estemos en una sola mesa los sindicatos, empresarios y sociedad civil. De lo contrario, de esta crisis, que es la peor de nuestra generación,  no vamos a salir bien librados. El llamado es para trabajar en unidad. En el Consejo Nacional lo estamos cumpliendo, pero ahora le toca al Gobierno ser más sensible”.

Para el líder del sector agropecuario “es la tercera llamada que le hacemos al Gobierno para construir en equipo, para construir juntos, porque a la crisis de salud le sumamos la económica… y luego viene la crisis  social. También nos preocupa la inseguridad, que se nos puede desbordar. Y las consecuencias políticas que detonará”.

En la conferencia virtual participaron también los presidentes de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), José Manuel López Campos; de la Confederación de Cámaras Industriales, Francisco Cervantes; de  la Confederación Patronal, Gustavo de Hoyos, así como de la Asociación de Bancos de México, Luis Niño de Rivera, entre otros.

Sobre las 68 acciones anticrisis están los siguientes acuerdos fundamentales: Cuidar la salud de todos los mexicanos, proteger el empleo y las fuentes de ingreso. Reactivar la economía lo más pronto posible, de manera gradual y sostenible en el campo y las ciudades. Minimizar los costos para detonar una reactivación gradual. Estimular el crecimiento de la economía.

También remarcan que es necesario reasignar el presupuesto público, convocar a los mecanismos de cooperación internacional y enfocarse en la diversificación comercial. Varias de las acciones señaladas implican una mayor deuda pública de forma responsable y utilizarla para la recuperación y el apoyo de las familias afectadas. “Enfatizar la visión de largo plazo de la economía, porque siempre habrá un México”, refiere el documento.

Entre las acciones para reabrir la economía y tener estabilidad fiscal está el incrementar la deuda en un rango de 0.5% hasta 5% del Producto Interno Bruto para sufragar el gasto en salud, mantener los programas sociales y sentar las bases para la reactivación económica.

Piden también aprovechar las líneas de créditos disponibles en los organismos multilaterales, alinear la política monetaria y fiscal para estimular la economía de manera coordinada.

Además de fortalecer a la industria nacional, desarrollar programas de digitalización entre las micro, pequeñas y medianas empresas, así como crear los mecanismos necesarios para la salvaguardarla, entre muchas otras que se explican en un documento de 13 cuartillas que será enviado a las autoridades.

Los impactos

  • Ante la emergencia sanitaria por el COVID-19 se perdieron 346 mil 878 empleos formales entre el 13 de marzo al 6 de abril, confirmó la Secretaría del Trabajo Federal.
  • Esa cantidad es mayor a todos los empleos generados en 2019 (342 mil 077).
  • Las mayores afectaciones se prevén durante los meses de abril, mayo y junio.
  • Y en el sector informal, los daños se remarcan entre las 30 millones de personas que no tienen seguridad social.
  • El cierre de las actividades no esenciales y el aislamiento afectan sus ingresos.
La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados propone realizar el festejo del Día de las Madres el 10 de octubre. EL INFORMADOR/G. Gallo

Perderán en el “mejor día”

La industria restaurantera recibirá otro fuerte golpe económico por las medidas sanitarias implementadas por el COVID-19, que impedirán la celebración del Día de las Madres el 10 de mayo, como tradicionalmente sucede en México.

Se estiman pérdidas en el sector comercial  y de servicios de 36 mil millones de pesos, por lo que la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) propone realizar el festejo el 10 de octubre. “Nadie en su sano juicio llevará a su mamá a comer a un restaurante, menos buscará reunir a la familia. Por ello estamos planeando relanzar el 10 de mayo y proponemos el ‘10 del 10’; es decir, posponer por salud la celebración, pero celebrar el 10 de octubre”, señaló Germán González, presidente de las Cadenas de Restaurantes de la Canirac.

Por su parte, Marco Antonio Buendía, titular de la Canirac en la Ciudad de México, explicó que el 10 de mayo las ventas de los restaurantes se elevan 20%, por lo menos.

Diversos Gobiernos estatales están convocando a la población a no realizar reuniones para celebrar el Día de las Madres el próximo domingo, por lo que recomiendan postergarlo hasta el 10 de julio.

El dirigente empresarial expuso que 90% de los establecimientos dedicados a la venta de alimentos cerró durante el periodo de la emergencia sanitaria porque no tiene servicio a domicilio.

Analizan los tiempos para la reapertura económica

El Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que sin descuidar las medidas sanitarias por la pandemia del coronavirus se debe ir pensando en la reapertura económica de México.

En su conferencia de prensa en Palacio Nacional, acentuó que ayer sostendría una reunión con los titulares de Economía, Relaciones Exteriores, Salud, Trabajo y Educación para analizar el proceso de normalización de las actividades, de acuerdo con las proyecciones.

“Tenemos una reunión para ir analizando sobre el plan de apertura, el proceso de normalidad y de regreso a clases. También el regreso de la actividad de la industria de la construcción, la minería, la industria de la exportación, incluida la industria  automotriz y el turismo, pero sobre todo bajo qué condiciones”.

Al cuestionarlo  sobre el  plan de Estados Unidos para abrir su industria automotriz a partir del 11 de mayo, el Presidente López Obrador contestó que están conscientes de la relación que hay con la producción y el comercio con los estadounidenses. “México es el principal socio comercial de ese país y están eslabonadas las cadenas productivas. En la industria automotriz, empresarios mexicanos nos han pedido que podamos considerar incluso abrir con anticipación a Estados Unidos en algunas líneas de producción, porque ellos requieren cuando menos tres días para prepararse. Todo eso se está viendo, desde luego cuidando la salud, que no regrese la epidemia o que no existan brotes en donde hay control. Todo esto considerando riesgos, el número de trabajadores, el cuidado en las plantas, todo lo que implica... pero sí tenemos que ir pensando en la apertura”.

Cadenas de suministro

  • La dependencia de las cadenas de suministro de las empresas de los sectores automotriz, aeronáutico, electrónico y otros de Estados Unidos con México se ha puesto de manifiesto durante la crisis sanitaria del coronavirus.
  • Ambos Gobiernos están negociando en esta semana la manera de sincronizar la vuelta al trabajo de las empresas mexicanas y estadounidenses.
  • Destaca que, sin los suministros producidos en México no se pueden fabricar rentablemente muchos de los productos manufacturados, como los automóviles, en Estados Unidos.
La tendencia a un mercado cada vez más integrado en Norteamérica abre múltiples oportunidades a los mexicanos, como demuestra el éxito de las factorías de autopartes. AFP/M. Bureau

Desglobalización y T-MEC, áreas de oportunidad

México afronta a una oportunidad histórica de aprovechar el T-MEC y las tendencias a la desglobalización para convertirse en un socio comercial privilegiado de Estados Unidos, en un mercado plenamente integrado junto a Canadá.

La desglobalización era un hecho antes del estallido de la crisis del coronavirus y ahora todo apunta a que esas tendencias se acelerarán junto a las ventajas de la entrada en vigor el próximo 1 de julio del T-MEC (tratado entre México, Estados Unidos y Canadá).

Según expertos y empresarios, la tendencia a un mercado cada vez más integrado en Norteamérica abre múltiples oportunidades a los mexicanos, como está demostrado el éxito de las factorías de autopartes para la industria automotriz de Estados Unidos.

“La actual crisis del coronavirus ha demostrado la importancia de la cercanía de nuestras empresas con Estados Unidos y la certidumbre para asegurar los suministros”, explicó Eduardo Solís, miembro del consejo directivo de la Confederación de Cámaras Industriales. “México tiene todo para beneficiarse de ese gran mercado integrado de Norteamérica. Tenemos el instrumento comercial, la ubicación, una base robusta de proveedores y una mano de obra altamente calificada”.

Otro elemento clave para el éxito de las empresas mexicanas es, según Solís, que el Gobierno federal promueva y facilite los negocios y evite “todo aquello que sea regulador y esté contra la promoción de las compañías”. 

“Es el momento para que las empresas, los Gobiernos federal, estatales y municipales, trabajemos juntos y de la mano para que los negocios y el país prosperen”.

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca provocó incertidumbre sobre el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), las inversiones y el desarrollo de México. Esta incertidumbre afortunadamente se ha disipado con la negociación satisfactoria del nuevo T-MEC.

La próxima entrada en vigor del nuevo tratado ya era suficiente incentivo para el desarrollo de las industrias mexicanas y ahora se unen las tendencias a la desglobalización, o lo que es lo mismo, la menor dependencia de Estados Unidos de los proveedores chinos y asiáticos.

“Desde la crisis del año 2008, el comercio no ha podido mantener el ritmo con el Producto Interno Bruto mundial (por el resurgimiento del proteccionismo), cuando en las seis décadas anteriores, el crecimiento del comercio duplicaba al del PIB”, explica Ricardo Lago, economista y exdirector en la Secretaría de Hacienda. “A las guerras comerciales se suma el desencanto con las cadenas de suministro multinacionales (sobre todo las más complejas que recorren varios y lejanos países), cuyos riesgos ya se demostraron con el coronavirus”.

Es por ello que la pandemia ha mostrado la “cara fea” de la globalización por la vulnerabilidad de las empresas de Estados Unidos y europeas, ante la excesiva dependencia de cadenas globales de suministro en una situación de emergencia. “El declive de las cadenas de suministro será una calamidad para muchos países en desarrollo, pero, paradójicamente, para México puede representar una oportunidad histórica si el Gobierno juega bien sus cartas con empresarios e inversionistas locales y extranjeros”.

De esta forma, México podría convertirse en el receptor y beneficiario principal del desplazamiento de las cadenas de suministro de las empresas estadounidenses que hoy operan en Asia.

Tratado comercial

  • Al considerar prioritaria la homologación de las cadenas de producción con Estados Unidos y Canadá, los industriales informaron que están en diálogo con las secretarías de Economía y del Trabajo para la apertura del sector.
  • Una de las principales acciones para la reactivación es aprovechar el nuevo Tratado comercial de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que entra en vigor el 1 de julio.
  • Sin embargo, los empresarios descartaron una fecha exacta al reconocer que la prioridad es la salud.
  • “Ya no estamos hablando sólo de actividades esenciales, realmente vamos pensando en una reapertura de manera regional”, declaró Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Sigue: #DebateInformador

¿Cuál sector de la economía es el más afectado ante la crisis sanitaria?

Participa en Twitter en el debate del día @informador