Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 24 de Noviembre 2017

|

“…Y sin embargo, se mueve”


A principios de la semana, los científicos del Instituto Nacional de Medicina Genómica dieron a conocer los resultados de su proyecto de cinco años: el primer Mapa Genómico de los Mexicanos. Estos resultados se describen en un artículo científico y en un portal electrónico, y la Academia de Ciencias de los Estados Unidos lo publicó en la revista “Proceedings of the National Academy of Sciences”.

Los antecedentes del proyecto son los conocimientos que acerca de la secuencia del genoma humano se hicieron públicos hace más de 10 años, su posible mérito es que se refirió a los mexicanos. El proyecto tiene como objetivo principal contribuir a la “creación de los cimientos de una sólida plataforma que permita el desarrollo de aplicaciones genómicas para el cuidado de la salud”, señaló el doctor Gerardo Jiménez Sánchez, director del Instituto Nacional de Medicina Genómica de México.

El genoma humano es la molécula que contiene la información para cada una de las funciones de nuestro organismo; de tal forma que podríamos equipararlo al manual de instrucciones del orden preciso de todas las letras que escriben el Libro de la Vida que llevamos dentro. El principio fundamental consiste en que todas las enfermedades humanas son producto de la interacción entre el genoma individuo y el medio ambiente; de tal forma que conocer los riesgos específicos de cada persona dará lugar a una práctica médica más individualizada, más predictiva y más preventiva, mejorando significativamente la calidad de vida de los mexicanos y generando importantes ahorros en los costos de atención de las complicaciones derivadas de las enfermedades más frecuentes

El mencionado Instituto se formó con una alianza estratégica fundamental para el desarrollo de la medicina en México; en ella participan la Secretaría de Salud, la Universidad Nacional Autónoma de México, el Conacyt y la Fundación Mexicana para la Salud.

La fecha en que se dio a conocer la creación de este mapa del genoma mexicano tan estratégico para la salud pública del país, no podía ser menos oportunista, mientras el país se debate en el control de la epidemia de la influenza cuya contención empezó mal y tarde, que además evidenció la falta de estructura de un eficiente sistema de salud que ha sido desmantelado permanentemente desde hace tres sexenios, ahora es de risa que el Gobierno de la República pretenda “lucirse” con los resultados de un trabajo que se hace desde 2005 por un grupo de esforzados investigadores, que como siempre que se trata de la ciencia, trabajan con limitaciones económicas.

La cuestión ahora que el Gobierno tiene este formidable instrumento de prevención de salud es ¿qué hará con él?

La ciencia mexicana puesta en la lona por la epidemia de una gripa producida por un virus mutante, se levanta una vez más con la presentación de este mapa del genoma de nuestros compatriotas para demostrar que sin amplios presupuestos, con escaso apoyo moral y únicamente con la simpatía de unos cuantos, como la vieja frase mal atribuida a Galileo: “...y sin embargo, se mueve”.

MARTHA GONZÁLEZ ESCOBAR / Divulgadora científica. UdeG.
Correo electrónico: marthaggonzalez@yahoo.com.mx

Lee También

Comentarios