Domingo, 26 de Enero 2020
|

“Weekend”

Por: EL INFORMADOR

Esa mañana, como todos los domingos, Franklin Roosevelt pidió el “The Washington Post”, probó el café, encendió su primer cigarro y recibió el parte de novedades: un catarrito se había detectado en Hawai, donde seis portaaviones japoneses, 400 bombarderos, miles de bombas y proyectiles dirigidos llovían sobre la flota estadounidense del Pacífico que, concentrada en muelles y diques, ardía y naufragaba, dos mil muertos y tres mil heridos eran las primeras bajas comprobadas. El presidente de Estados Unidos vio el reloj: los enviados de Japón estaban entrando al Departamento de Estado.

El viernes pasado salí a recoger mis periódicos que los repartidores habían disparado con tino en los charcos dejados por el aguacero nocturno. Tomé mi primer café y no necesito humo, me basta con la lectura de las páginas de finanzas para sentir lo que es la falta de oxígeno. Cada quien su fin de semana. Antes de escoger cine y fonda adjunta que llenen la noche del sábado, reviso mi propio informe de guerra. Omito las comillas como un primer paso en mi plan de austeridad y ahorro.

El Producto Interno Bruto (PIB) de México cayó 8.2% a tasa anual; contracción de tal magnitud no se registraba desde 1995, hace 14 años. Los analistas prevén que en el segundo semestre la caída será similar. Tras conocerse el dato del INEGI, el señor Agustín Carstens, secretario de Hacienda, corrigió por cuarta vez en este año su pronóstico sobre la caída de la economía, de 4.1% a 5.5 por ciento.

Por sexta ocasión se ajustaron a la baja las proyecciones de crecimiento para 2009.
El Presidente Felipe Calderón dice que México vive el peor de los trimestres en materia económica, pero que los siguientes serán mejores. Eduardo Sojo, presidente del INEGI, afirmó que será más difícil salir de la recesión, porque ésta es una crisis más profunda que las de 1982 y 1995, y que a pesar de que nuestro peso se ha depreciado y por tanto nuestros productos se hacen más competitivos, las exportaciones siguen disminuyendo y el desempleo ha crecido de 3.9% en 2008 a 5.1% en 2009 con una cifra de dos millones 300 mil desempleados. El subempleo aumentó de 6% a ocho por ciento.

Hacienda reconoce finalmente un boquete en las finanzas públicas al no empatar ingresos con egresos. Tarde o temprano se fijarán nuevos impuestos para equilibrar la economía, pero no es buen momento porque vienen las elecciones.

Se disparan los precios de la canasta básica. Las tiendas de autoservicio cambiaron etiquetas en las semanas recientes. Alzas sustanciales en jitomate, leche, huevo, frijol y la mayoría de las frutas. Estima la Concamin que se perderán 600 mil empleos.

Los fines de semana no son iguales para todos. Siete décadas después el todo es otro: el Distrito Federal no es Washington, nuestras finanzas revueltas no son enemigo comparable al eje nazi fascista, los desafíos demandan soluciones proporcionadas a su tamaño, yo no soy el político más importante de la nación más poderosa del mundo en el siglo XX.

No tengo que decidir si mi país entra a una guerra por sobrevivir o desaparecer para siempre.
No me quejo.

JACOBO ZABLUDOVSKY / Periodista.

Lee También