Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 14 de Diciembre 2017

|

Vivienda, anhelo generalizado

Uno de los bienes materiales que más puede llegar a apreciar una persona es sin lugar a dudas su propia casa, pues además de representarle un patrimonio, le genera estabilidad y arraigo tanto para ella misma como para su familia.

Pues bien, de acuerdo al Consejo Nacional de Organismos Estatales de Vivienda (Conorevi), más de 80% de la población en pobreza no tiene posibilidad de acceder a un crédito hipotecario, y quienes lo hacen, normalmente lo consiguen a través del Infonavit o del Fovissste, ya que de otra manera les resultaría imposible reunir fondos para el enganche, así como generar el flujo para liquidar los compromisos de abono mensual a los créditos correspondientes.

Ante esta realidad, representantes del Conorevi están solicitando canalizar más recursos para subsidiar a este sector, y si bien es cierto que la industria de la construcción de vivienda tiene un importante efecto multiplicador sobre el resto de las actividades económicas, se debe ser cauteloso para no incurrir en déficits financieros que comprometan la estabilidad, como sucedió en las décadas de los setenta y los ochenta en nuestro país.

Como una medida de apoyo para dar acceso a vivienda propia a personas de bajos ingresos en México, la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) ha conseguido que el Banco Mundial le preste 13 mil millones de pesos que servirán para construir unas 73 mil viviendas económicas de interés social, fortaleciendo así la capacidad financiera y técnica para desarrollar el mercado de financiamiento de vivienda, sobre todo en lo que se refiere a dar acceso a ésta para los grupos de bajos ingresos.

Con estos fondos, la SHF tendrá recursos para trabajar con nuevos intermediarios financieros, como pueden ser las cajas de ahorro y otras instituciones similares, para diversificar los mecanismos de acceso de las clases marginadas al sueño de tener vivienda propia.

Todo esto hace pensar que a pesar de los tiempos que se avisoran, hay segmentos de la economía que tendrán suficiente actividad, contribuyendo así a reducir el impacto recesivo, tanto en la esfera económica, como en el ámbito social, ya que en la medida en que más mexicanos tengan acceso a casa propia, sus índices de insatisfacción se irán abatiendo.

Temas

Lee También

Comentarios