Martes, 21 de Enero 2020
|

Verdad local, mentira nacional

Por: EL INFORMADOR


Muchas cosas pasarán antes y después de las elecciones del 5 de julio. Habrá elecciones federales para la renovación de los integrantes de la Cámara de Diputados y comicios locales en 11 estados, en donde sus votantes elegirán gobernador en algunos casos y, en todos, munícipes y legisladores.

Los estilos y las formas de las campañas, de los partidos y candidatos, son distintas en cada lugar. Influyen costumbres, idiosincrasia, tradiciones, gobernantes y contextos locales.

Difícil adelantar la geografía política después del 5 de julio, y los niveles de votación en general. En el caso de la elección federal, que es intermedia, hasta este año había sido poco valorada por la ciudadanía porque, estadísticamente, la afluencia de electores a las casillas siempre es menor a la de una elección presidencial.

Las elecciones intermedias son muy importantes y la invitación a los lectores es a informarse mejor sobre todos los procesos, el federal y los locales.

Mucho de lo que pase o deje de pasar en esta ocasión, sin duda causará efectos con miras a los comicios presidenciales de 2012. Algunas cartas ya están sobre la mesa y sus orígenes son diversos. El foco de atención no se concentra, como hace tiempo, en el Distrito Federal, y es preciso, en función de ejercer la ciudadanía con responsabilidad, en un contexto de agotamiento y hartazgo de la clase política, ir tomando nota de lo que sucede en otros escenarios.

Un claro ejemplo es la mesa que sobre partidos en el Gobierno presentó el jueves pasado Televisa, con la participación de Marcelo Ebrard Casaubón (PRD), jefe de Gobierno del Distrito Federal; Enrique Peña Nieto (PRI), gobernador del Estado de México, y Emilio González Márquez (PAN), de Jalisco.

Salvo este último, los otros dos son desde hace tiempo claramente presidenciables y, en función de eso, debemos estar informados. Y debemos estar informados también porque los jaliscienses, al menos quienes atestiguamos el debate, nos dimos cuenta de los errores, las imprecisiones y las falacias de que hizo gala el titular del Ejecutivo en Jalisco, pero no tenemos todos los datos como para señalar lo mismo de los otros dos; y en el resto del país difícilmente se sabe a ciencia cierta. Seguro los defeños y los mexiquenses experimentaron algo similar.

El acceso a la información que se difunde a través de los medios de comunicación y el avance de internet (casi 50 millones de usuarios en aumento exponencial) nos facilita la tarea. Es fundamental darnos cuenta de las mentiras que dicen otros. Una verdad local puede ser fácilmente una mentira nacional, y hay que darse cuenta.

LAURA CASTRO GOLARTE / Periodista.
Correo electrónico: lauracastro05@gmail.com

Lee También