Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 14 de Diciembre 2017

|

Una buena noticia que tendrá seguimiento


Elecciones en tarde de domingo, y después de 20 horas de asamblea, la planilla encabezada por Juan Mancilla y apoyada por el Consejo de Mayores de Ayotitlán ganó por 22 votos a la planilla de Ernestina Ciprián, apoyada por la minera Peña Colorada. Con esa victoria, la comunidad nahua que forma el ejido más grande del país, podrá renegociar y mejorar las condiciones del contrato de concesión por 30 años que tiene la minera y emprender acciones legales para que la Secretaría de la Reforma Agraria ejecute la sentencia complementaria que dota de más de 50 mil hectáreas el territorio de esta comunidad.

En ocasión de las elecciones, las autoridades municipales debían prohibir el consumo de alcohol en torno al sitio donde se realizó la asamblea para evitar conflictos, a pesar de lo cual, los policías presentes en el sitio consintieron que hubiera personas tomando cerveza, que fue repartida a discreción y testigos señalan que muchos presentes fuera de la asamblea estaban ebrios.

El personal de la Procuraduría Agraria, encargado de dar legalidad a la elección, fue quien impuso las reglas para entrar al recinto y determinó que el presidente de la mesa de debates, puesto clave para llevar a cabo la asamblea, fuera ocupado por un simpatizante de la planilla que apoyaba la minera Peña Colorada.

Cabe recordar que desde junio pasado la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió sentencia dictaminando que el anterior comisario ejidal no fue legalmente electo. Era del conocimiento público que ese comisario ejidal era al mismo tiempo contratista de la minera, sin embargo, las autoridades agrarias permitieron que el personaje terminara su periodo de tres años. La convocatoria a elecciones fue hecha hasta el domingo pasado.

Precisamente el comisario ejidal presentó una rendición de cuentas en el que no informó qué sucedió con los tres millones de pesos que debió recibir por parte de la minera como pago de servicios ambientales, ni de los 100 mil pesos que recibió de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

Para tener la dimensión exacta de la trascendencia del cambio, habrá que recordar que la minera Peña Colorada obtiene ganancias anuales de hasta mil 500 millones de dólares al año, mientras la comunidad nahua, formada por siete mil 400 personas dispersas en 88 comunidades, de las que 90% habita en viviendas con piso de tierra, 40% carece de electricidad y 30% de agua entubada. Sólo 17% cuenta con drenaje y servicios sanitarios, según una reciente investigación de Tetrault Webber, que indica que más de 60% de los nahuas que tienen 15 años no ha completado la primaria, 31% es analfabeta, 92% carece de seguridad social y 41% de los niños padece desnutrición.

Si el ejido de Ayotitlán fuera un municipio, ocuparía el lugar 110 entre los dos mil 442 del país. Ahora, con el cambio de representación están en condiciones de negociar mejor con la minera.

MARTHA GONZÁLEZ ESCOBAR / Divulgadora científica. UdeG.
Correo electrónico: marthaggonzalez@yahoo.com.mx

Lee También

Comentarios