Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 14 de Diciembre 2018

|

Un siglo después

Por: EL INFORMADOR


A casi 100 años de la Revolución, los cambios y las transformaciones en México han sido significativas en lo cuantitativo y en lo cualitativo. Nadie pudo imaginar el giro que tomaría esta sociedad un siglo después. Aunque sabemos que quedan muchas cosas por resolver, por lo pronto, podemos revisar algunos de los logros que hemos tenido.

La población ha experimentado una transformación monumental: creció más de ocho veces y dejó de ser una sociedad rural para convertirse en urbana. En 1910 había 13.6 millones de habitantes; ahora casi llegamos a los 110 millones. La tasa de mortalidad ha caído dramáticamente —gracias a la protección social creada en la primera mitad del siglo XX—, y la esperanza de vida se ha duplicado en los últimos decenios: a principios del siglo pasado, los hombres vivían un promedio de 35 años; las mujeres 38; ahora, los primeros tienen un promedio de vida de 74 años y 78 las mujeres. La tasa de natalidad parece que se va a estabilizar cuando la población llegue a los 130 millones —se supone que será para 2030—. En las zonas urbanas domina eso de que la familia pequeña vive mejor.

En 1910 el analfabetismo era casi generalizado. Ahora sólo queda 9% de la población. El rezago educativo es prácticamente nulo y el presupuesto que se dedica a este sector va con el crecimiento de la población y sigue siendo el mayor del resto de los sectores.

Se tenía prácticamente una industria inexistente y el Producto Interno Bruto (PIB) (el valor monetario de la producción de bienes y servicios) no significaba nada. Ahora es tal, que estamos considerados la décimocuarta economía mundial y el PIB nominal es de 950 mil millones de dólares (mmdd) —para que tengan una idea de este crecimiento, en 1990 sólo era de 240 mmdd. La estructura del PIB es de 4.4% en agricultura; de 28.4% por la industria (23.4% por la industria manufacturera y 4.9% en la industria de la construcción). La gran rebanada del pastel se la lleva el sector de los servicios con una aportación de 67.3% del PIB.

Las exportaciones son casi 89% a los Estados Unidos, seguido de sólo 2% al Canadá. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha sido el promotor de esta actividad. Como contraparte, las importaciones de los Estados Unidos representan 70% del total. Cuando vemos algunas fotos a principios del siglo XX, la mayoría usan calzones de manta y sombreros; las imágenes en el Paseo de la Reforma son de uno que otro “fotingo” y el transporte público remontado por caballos. Con estas fotografías nos podemos dar cuenta cómo hemos crecido —en el buen sentido— y cómo hay ahora una clase media mayor que disfruta en su mayoría de las ventajas —educativas y culturales— de este siglo. El panorama  de las telecomunicaciones —internet y celulares— es el de una curva exponencial. Algo hemos logrado, aunque mucho falta por hacer, pero, tal parece, vamos por el carril correcto.

MARTÍN CASILLAS DE ALBA / Escritor y cronista.
Correo electrónico: malba99@yahoo.com

Lee También

Comentarios