Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Noviembre 2019
|

Sin ética alguna

Por: EL INFORMADOR


La creación de las Afores se hizo junto a una promesa: el bienestar de los trabajadores. Fue mentira. Las pérdidas luego de esta última etapa de crisis financiera, han sido cuantiosas y, sobre todo, han dejado a los trabajadores con un fondo de pensiones muy mermado, muy distinto al ofrecido. Porque de la manera como se ha manejado el dinero de pensiones, sólo este año de los recursos aportados por los trabajadores, se perdieron nueve de cada 10 pesos… y todo porque este negocio, el de las Afores, fue dejado al arbitrio del mercado y en manos de la bolsa, como si los trabajadores, ya sin necesidades económicas, tuvieran esos recursos sobrantes para jugar a la bolsa. La realidad es otra: los trabajadores con enorme esfuerzo han aportado cantidades importantes a las Afores, confiados en lo que el Estado les prometió y que hoy, es evidente, no cumplió, dejándolos en manos de la especulación financiera, dejándolos en manos de la ambición y la falta de escrúpulo de quienes con dinero de los trabajadores se han hec
ho más ricos, dejando a los dueños del capital —los trabajadores— hoy casi en la miseria.

El informe dado por Banamex señala que entre enero y octubre de este año, los trabajadores cotizaron a las Afores 71 mil 600 millones de pesos, pero por la caída de los mercados bursátiles, este noviembre se reporta un haber de: 838 mil 610 millones de pesos… es decir, del total del dinero quitado a los trabajadores para asegurar su retiro, sólo aparece 0.9% más que el año anterior. O, para decirlo más claro, de todo lo que los trabajadores aportaron este año, sólo queda 0.9%, lo demás: se lo tragó la bolsa… se lo llevó el coco… se lo dejaron al libertinaje del mercado bursátil, como si se pudiera jugar con la vejez de los trabajadores, como si después de una vida de trabajo se les pudiera decir a los trabajadores que nada tienen porque el Estado no cuidó sus recursos; que nada tienen porque especuladores sin escrúpulos, autorizados por el Estado, han jugado a la bolsa con dinero, no de los magos financieros, sino de los trabajadores y, lo han perdido casi todo.

Porque no es cosa nimia el que de los 71 mil 600 millones de pesos aportados por los trabajadores, se hayan “diluido” 64 mil 400 millones de pesos… cantidad que mermará el ya escaso fondo que los trabajadores recibirán en su pensión.

Porque ese pingüe negocio “legal” y sin ética alguna, deja que las ganancias no se distribuyan entre los trabajadores, sino que se queden para los bancos que manejan las Afores, en cambio las pérdidas son quitadas de los bancos, para dejárselas a los trabajadores.

Un manejo legal, pero no ético. Y si esta administración sexenal enfatiza los valores, sería conveniente que haciendo uso de la ética que publicita, avanzara hacia un cambio de fondo en el manejo de los recursos de los trabajadores y lograra una reforma, ésta sí, que pusiera como el objetivo prioritario alcanzar los intereses de la población económicamente activa, ésa que sostiene el poco trabajo que en este país hay.

LOURDES BUENO / Investigadora de la UdeG.
Correo electrónico: lourdesbueno03@yahoo.com.mx

Lee También

Comentarios