Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 15 de Octubre 2018

|

Reforma laboral

Por: EL INFORMADOR

 



El tema de la reforma laboral es uno de los pendientes más importantes que actualmente tiene el Congreso de la Unión. Es, acaso después del energético, el asunto parlamentario que más genera discusiones. Ahora que una vez más han desfilado los obreros organizados del país, es de oportunidad la aireación de ese conjunto de iniciativas que actualmente permanecen en las gavetas frías de las comisiones legislativas.

Cuando en 2003 el presidente Vicente Fox envió la iniciativa que después quedaría denominada como Ley Abascal, había en comisiones del Senado y de San Lázaro más de dos propuestas ya, que provenían de diferentes partidos de oposición. El Partido del Trabajo, uno de ellos.

Carlos Abascal, quien entonces fungía como el secretario del Trabajo, proponía que la relación obrero-patronal se comenzara a flexibilizar. Sus críticos opinaron lo contrario, y desde entonces se ha mantenido una pugna que se reaviva en fechas como la que acaba de pasar, 1 de mayo.

A los sindicatos, la Ley Abascal plantea condiciones de mayor exigencia para poder emplazar a una huelga, o a revisión salarial. Los sindicatos, por supuesto, respingan, y, sin más, han mandado a Abascal por donde llegó.

Desde entonces, en el Congreso de la Unión no ha sido posible que el tema se le discuta. En diciembre pasado se decía que en febrero de 2008 estaría hablándose de la reforma laboral en las dos cámaras. No ocurrió así, sencillamente porque el Gobierno federal optó por meterle más ruido a la reforma energética.

Sin duda, es un tema que dará mucho de qué hablar tan luego se resuelva, en el sentido que fuere, la reforma jurídica a la industria petrolera. Ayer, por vía de mientras, los sindicatos más grandes del país, agrupados en centrales y uniones obreras, han dejado bien claro que no permitirán una reforma laboral en los términos que marcó el régimen de Fox, que para los sindicalistas es literalmente lo mismo que Calderón.

Los sindicatos que marcharon ayer por el Zócalo de la Ciudad de México no sólo se han pronunciado en contra de una reforma laboral, sino también en contra de la energética. Organizaciones sindicales, campesinas y populares se manifestaron por la defensa de la soberanía alimentaria, el petróleo y la electricidad, así como en contra de una reforma laboral con la cual se vulneren los derechos laborales y se privilegie a los empresarios en el país.

Es cierto que la reforma energética atrae en este momento toda la atención del Legislativo; pero también la laboral es importante y no debe echarse nuevamente al olvido. Y en la discusión de ambas deben escucharse y atenderse todas las voces, de tal suerte que lo que llegue a aprobarse sea lo mejor para el futuro del país.

Lee También

Comentarios