Martes, 21 de Enero 2020
|

Reforma fiscal en puerta

Por: EL INFORMADOR


Hace días que expertos y columnistas hablan de que no habrá más remedio que aumentar impuestos, pues el presupuesto actual ya no alcanza. Además, se considera que hay una especie de raquitismo recaudatorio. Recordarán que esto ha sido señalado por la oposición debido a los favores que en materia fiscal se le hacen a algunos “barones del dinero”, por lo que la base de contribuyentes resulta estrecha, pero en vez de ampliarla, las propuestas van en el sentido de agobiar más a los contribuyentes ya cautivos.

Cinco inquilinos de Los Pinos (De la Madrid a Calderón) han “celebrado” sus respectivas “reformas” fiscales, pero en los 27 años de esos sexenios la recaudación prácticamente no se ha movido. En ese lapso, ocho secretarios de Hacienda lo único que aumentaron fue el número de exenciones y privilegios impositivos para los amigos del régimen.

De acuerdo a las cifras del SAT, México es el país con menor ingreso fiscal del Continente. Desde 1980, en el sexenio de López Portillo, no se ha presentado ninguna otra reforma fiscal, ésa que instituyó el IVA sirvió para exprimir los bolsillos de los consumidores, pero no para resolver la situación hacendaria de la República en que vivimos. En vez de revisar los “regímenes especiales”, las brillantes mentes de Hacienda están pensando en proponer el IVA a alimentos y medicinas. La misma discusión de siempre con soluciones momentáneas.

Un detallado análisis del ITAM da una idea precisa de qué se trata: “Dos problemas cruciales del sistema impositivo mexicano son: una gran evasión fiscal y una reducida base impositiva. El resultado de eso es que aquellos registrados en la base impositiva terminan con una muy pesada carga tributaria, mientras que, al mismo tiempo, una parte significativa de la población económicamente activa no paga impuestos”.

Lo anterior se refuerza con el análisis del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados: en 2009, alrededor de 733 mil millones de pesos dejarán de ingresar a las arcas públicas por exenciones, reducciones, desgravaciones y conexos, aplicados al Impuesto Sobre la Renta, IVA, el naciente IETU, gravámenes especiales y estímulos fiscales; el monto es cuatro veces superior al déficit fiscal programado para el mismo. Lo anterior se refuerza, al saber que en el periodo 2002-2009, debido a las exenciones, desgravaciones, regímenes especiales y demás que el Gobierno tiene con sus aliados, las arcas nacionales dejaron de percibir más de 4.3 billones de pesos, 52%, de los cuales corresponden a “sacrificios” fiscales a favor del gran capital y sus ganancias.

Recordemos a Ernesto Zedillo que incrementó modesto 50% la tasa del Impuesto al Valor Agregado (de 10% a 15%, tasa ésta vigente); Vicente Fox muy cerca estuvo de clavar el IVA a todo, mientras fortalecía los privilegios fiscales a los barones del dinero, y Felipe Calderón va por lo mismo, pero nadie ha hecho el menor esfuerzo por erradicar los privilegios fiscales e incrementar el padrón de causantes, incluyendo a los barones del dinero. Así no hay reforma que valga.

MARTHA GONZÁLEZ ESCOBAR / Divulgadora científica. UdeG.
Correo electrónico: marthaggonzalez@yahoo.com.mx

Lee También