Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 15 de Diciembre 2019
|

Reforma fiscal ad hoc

Por: EL INFORMADOR

Se ha hablado y escrito mucho sobre una reforma fiscal integral, a tal grado que el adjetivo ya le quedó chico al sustantivo. Además, no hay ningún país que haya resuelto sus problemas fiscales con una reforma que comprende muchas partes que integran un todo.

Por eso se afirma que un conjunto de leyes fiscales que gravan todo lo que se les ocurre a los técnicos del Fondo Monetario Internacional, no puede armonizarse de tal manera que forme parte de un todo, ya que el todo se debe componer de partes armónicas que unidas entre sí den cohesión a un sistema fiscal que resuelva las necesidades presupuestales de un país, sin perder las características propias de un sistema impositivo que respete los postulados políticos, económicos y jurídicos.

Por esas razones debe trabajarse en una reforma fiscal ad hoc, esto es, una reforma que convenga al objeto, que disminuya la dependencia del petróleo, que genere un incremento sustancial del Producto Interno Bruto (PIB), que disminuya la regulación en beneficio de la simplificación administrativa, que combata la evasión y elusión fiscales.

No es algo sencillo emprender una tarea de esta magnitud, por lo que debe crearse un organismo dependiente del Congreso de la Unión, que capte las sugerencias de consultas populares y convoque a fiscalistas, investigadores y maestros de derecho fiscal, a organismos empresariales y profesionales, a INDETEC y demás organismos especializados en la materia hacendaria; que aporten sus ideas, sugerencias, estudios y ponencias y de ahí salga el documento que concluya en una reforma fiscal con permanencia, para que sea conocida y cumplida por todos los contribuyentes, registrados y omisos, para que se cumpla con la fracción IV del Artículo 31 de la Constitución.

Por mi parte, anticipo algunas sugerencias que pueden ayudar a conseguir esos objetivos: 1.- Depurar las exenciones que se establecen en la Ley del Impuesto al Valor Agregado, tanto en bienes como en servicios. 2.- Revisar las operaciones afectas a la tasa de 0% del IVA, que permiten la recuperación del impuesto pagado, sobre todo en alimentos y medicinas, en donde están incluidos alimentos chatarra y productos fabricados por laboratorios médicos que no tienen funciones terapéuticas.

Las exenciones de IVA rompen el esquema y distorsionan la finalidad del impuesto. Si los productos y operaciones exentas se llevan a la tasa de gravados, el efecto es el mismo, las empresas no tendrían que absorber el impacto. Es un engaño, son un error las exenciones, porque acabamos pagándolo incluido en el precio. En las exenciones y la Tasa Cero está el nido de las chicanas, se invita a las planeaciones fiscales en perjuicio del fisco con mezcla de productos gravados, exentos y con Tasa Cero. Finalmente, la exención y la tasa cero no son un instrumento social.

Cuesta más al fisco fiscalizar el IVA que los impuestos directos como el ISR y al contribuyente le cuesta más cumplir con las obligaciones fiscales que le impone, como la Declaración de Operaciones con Terceros DIOT.

LUIS JORGE CÁRDENAS DÍAZ / Contador Público Certificado.
Correo electrónico: luisjcardenas2@hotmail.com

Lee También