Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 10 de Diciembre 2018

|

¡Qué modos!

Por: EL INFORMADOR



MARTHA GONZÁLEZ ESCOBAR

La semana culminó con el interrogatorio a que fue sometido el subdirector de Coordinación y Avanzada de la Presidencia de la República, Rafael Quintero Curiel, al abordar el vuelo de su delegación en el aeropuerto de Nueva Orleáns por, según los medios estadounidenses, el robo de siete celulares con funciones inalámbricas de una mesa ubicada cerca de una habitación especial en el hotel donde la delegación mexicana se reunió con el presidente de Estados Unidos.

De acuerdo con la cadena Fox, los celulares pertenecían a quienes entraban a la habitación que, según la práctica común, deben dejar sus dispositivos electrónicos en una mesa antes de ingresar a reuniones de alto nivel. La delegación estadounidense descubrió el robo cuando varios de sus miembros pretendieron recoger sus celulares. El Servicio Secreto revisó grabaciones de video de cámaras de vigilancia y encontraron las secuencias en las que Quintero huía con los BlackBerries. En el aeropuerto, el funcionario mexicano negó haber cometido el robo, pero cuando los agentes le mostraron las imágenes, los devolvió y se acogió a la inmunidad diplomática. Un hecho sin precedentes en la historia de la diplomacia mexicana. La Embajada mexicana en Estados Unidos declaró que el funcionario responderá por sus actos en la investigación que conduce el Gobierno estadounidense.

Por su parte, el gobernador de Jalisco emitió denuestos soeces públicamente en contra de los jaliscienses que forman parte del porcentaje que no votó por él. Que por lo visto son numerosos, porque suman más de cuatro mil, las quejas presentadas a la Comisión de Derechos Humanos a propósito del donativo que aportó con dinero público al Santuario de los Mártires.

Es repudiable que el jefe del Ejecutivo estatal exhiba el desprecio que le despierta la pluralidad política y social que conforma nuestro país, y el abuso que comete al considerar que, como fue electo, nadie tiene que pedirle cuentas, que la elección fue un cheque en blanco. Al hacer referencia al “desmadre” que han hecho él y el cardenal Juan Sandoval Íñiguez, revela que no está consciente del grave atentado que cometió contra la laicidad del Estado, contra una constitución que juró defender y hacer cumplir.

La superficial disculpa posterior se refirió al lenguaje, pero para nada mencionó las ofensas de fondo: injuriar, desde una posición de poder, a una parte de la sociedad estatal y nacional; convertir el erario en donador de limosnas multimillonarias, y violentar un orden constitucional que tiene, entre sus principios fundacionales, la separación entre las iglesias y el Estado.

Y para no faltar, el Presidente Calderón, desde el extranjero, unas horas antes del suceso anterior había calificado como “ridícula” la toma de las tribunas del Senado de la República y de la Cámara de Diputados por los legisladores del Frente Amplio progresista (FAP). En este contexto, el gobernador Jalisciense no desentona con el Presidente Calderón en la certeza de que la oposición —por el hecho de serlo— merece todas las descalificaciones radicales y expresiones ofensivas. La conducta de los panistas que detentan el poder, deja mucho que desear.

MARTHA GONZÁLEZ ESCOBAR / Divulgadora científica. UdeG.
Correo electrónico: marthaggonzalez@yahoo.com.mx

Lee También

Comentarios