Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Noviembre 2019
|

Otro aeropuerto

Por: EL INFORMADOR

Lo peor de los accidentes, es que ocurren.
El insumergible Titanic encontró su trozo de hielo, Manolete su Mihura, Marilyn el exceso de pastillas, el bebé se tragó un botón y hasta el tenor que cantaba “yo no sé por qué he nacido”, lo supo cuando el lépero de gayola gritó que se había roto para que naciera. Accidentes.

Todos los dictámenes sobre la tragedia de la calle Pelvoux en las Lomas de Chapultepec coinciden en la causa, aunque millones de mexicanos dudan por la simple razón de que no les cree a los políticos. Para el caso es lo mismo, porque en los últimos 20 años se han registrado ocho accidentes aéreos en el Valle de México, cifra que aumentará por la saturación creciente de las operaciones en el actual y único aeropuerto de la ciudad. Accidente o atentado, es hora inaplazable de buscar solución antes de que un avión de 500 pasajeros caiga sobre una zona más poblada que los alrededores de la Fuente del Petróleo y el número de víctimas se multiplique por cien o mil.

El problema del aeropuerto capitalino es que son muchos sus problemas. Hace unos 100 años (se cumplirán el 8 de enero de 2010) Alberto Braniff voló por primera vez en México un aparato más pesado que el aire, un Voisin que despegó kilómetro y medio sobre los llanos de Balbuena. En esos mismos llanos está el aeropuerto actual, en medio de la ciudad, estrangulado por el tránsito, sepultado por la contaminación, ubicado por el crecimiento urbano exactamente donde hoy no debe estar. Pero está. La solución escogida por algunas ciudades que padecen los mismos dolores ha sido desahogar el tránsito aéreo de su aeropuerto original hacia otros de la periferia.

Para garantizar mayor seguridad, los aeropuertos cercanos a grandes ciudades adquieren importancia. En el caso del Distrito Federal, el de Toluca alivió el trabajo de los controladores aéreos. No ha sido suficiente, los hechos, algunos dramáticos, lo demuestran. Además, es muy incómodo y costoso para quienes viven en el Oriente de la capital y estados vecinos. Tienen que atravesar toda esta ciudad imposible antes de librarse del tránsito y desesperarse después en el de la carretera a Toluca.

Según Ricardo Henaine, presidente de la Operadora Internacional de Aeropuertos, S.A. de C.V., con una inversión no mayor de 200 millones de dólares se podría transformar el de Puebla en un aeropuerto para más de 10 millones de pasajeros. Atendería a una población de más de 30 millones en el Sur del Distrito Federal, el Oriente del Estado de México, Tlaxcala, Veracruz, Morelos, Guerrero y, por supuesto, Puebla. La inversión sería mínima, comparada con la construcción de uno nuevo, podría atender vuelos internacionales cuyo destino final serían ciudades, playas y sitios de interés turístico, sin pasar por la Ciudad de México.

El aeropuerto de Puebla cuenta con una superficie de seis millones de metros cuadrados, similar al de la Ciudad de México; está utilizado 17%. Tiene mejores condiciones climatológicas y elevación sobre el nivel del mar más favorable para la aviación comercial y de carga: 334 metros abajo del aeropuerto de Toluca.
El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Puebla podría recibir la misma cantidad de pasajeros que el de la Ciudad de México.
Los accidentes ocurren, pero algunos se pueden evitar. Ésta no parece mala idea.

JACOBO ZABLUDOVSKY / Periodista.

Lee También

Comentarios