Viernes, 24 de Enero 2020
|

Oportunismo gubernamental

Por: EL INFORMADOR

El viernes 15 de mayo, desde muy temprano comenzó a difundirse en estaciones de radio y canales de televisión locales, un mensaje de 42 segundos en el que aparecen la voz y la imagen del gobernador Emilio González Márquez, hablando de la emergencia sanitaria decretada por el virus de la influenza humana A H1N1, y de las medidas que deben prevalecer para evitar los contagios.

Me tocó escuchar por radio un mensaje muy temprano en compañía de un empresario que, al reconocer la voz de Emilio, de inmediato me dijo: “Oye, se supone que eso no se vale, ¿o sí?”. Se refería a la prohibición que marca la Constitución para que los funcionarios públicos hagan promoción con su imagen y voz en tiempos de campañas electorales.

Ese mismo día en la redacción nos dimos a la tarea de sustentar en los códigos electorales y en la propia Constitución la probable infracción que estaría cometiendo el titular del Ejecutivo en Jalisco y a buscar la reacción de los partidos políticos adversarios del que gobierna, es decir el Partido Acción Nacional (PAN), para saber si entrarían a un litigio en el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) y los tribunales electorales, ya que éstos no pueden actuar de oficio.

La revisión de la Constitución federal no parece dejar lugar a dudas. El Artículo 134 dice que al margen de que la propaganda gubernamental tenga fines informativos, educativos o de orientación social, “en ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público”.

El mismo viernes 16, el representante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) ante el IEPC, Rafael Castellanos, se mostró desconcertado ante la consulta de si su partido interpondría una queja o denuncia por la presunta infracción del gobernador. Dijo que tendría que consultarlo con el encargado de despacho de la presidencia estatal, Rafael González Pimienta. El sábado pasado, a deshoras de la noche el PRI finalmente avisó que iría por la denuncia en contra del gobernador.

Peor el caso del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Para el martes 19, su presidente estatal, Antonio Magallanes, no tenía ni idea de que Emilio González estaba apareciendo en radio y televisión haciendo campaña… contra la influenza. No se trata de un mensaje que en sentido estricto tenga “fines informativos”, como lo plantea al articulo constitucional. Hay 16 palabras que marcan la diferencia: “Me preocupa tu salud y la de tus hijos. Por eso es que los estamos cuidando”.

¿Esto es información o propaganda? ¿Es indispensable que aparezca el gobernador, que se escuche su voz, que una locutora diga “habla Emilio González Márquez, gobernador de Jalisco”?
Ya el presidente del IEPC le hizo un exhorto para que modifique los anuncios para que “la publicidad sea más institucional, más anónima, más informativa”. La respuesta ha sido: no hay delito y la campaña sigue. Los dirigentes de PRI y PRD se han negado a refrendar el “pacto de civilidad” para evitar en las campañas la “guerra sucia”, mientras el Gobierno del Estado no retire la pauta de anuncios en medios electrónicos y en las salas de cine.

La “oposición” apenas se mueve, pero nadie puede soslayar el oportunismo gubernamental ante una situación de alerta sanitaria.

VÍCTOR E WARIO / Periodista.
Correo electrónico: vwario@informador.com.mx

Lee También