Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Noviembre 2019
|

Obama-Biden

Por: EL INFORMADOR


Obama logró la presidencia de los Estados Unidos, porque se presentó como el candidato contra la guerra más consecuente y su Partido Demócrata promete en público que terminará la guerra en Iraq y que adoptará una posición menos militarista. Pero tras puertas cerradas, ante públicos selectos de la elite financiera y política, Biden (vicepresidente) ha ofrecido un vistazo de la verdadera perspectiva del ala demócrata del imperialismo estadounidense.

El Gobierno de Obama no será un “inocente en el extranjero”, escogido por dictadores para “probar el temple” del presidente de Estados Unidos. El imperialismo estadounidense pasa de un Gobierno a otro. Demócrata o republicano. Obama asumirá su cargo dirigiendo la mayor maquinaria mundial del mundo, involucrada en violentas provocaciones en docenas de países, cualquiera de las cuales puede estallar inesperadamente, especialmente bajo el impacto de una crisis económica mundial que se profundiza. No tardará seis meses antes de que el mundo ponga a prueba a Barack Obama como lo hizo con John Kennedy. Oriente Próximo, Afganistán, Pakistán, Corea del Norte y Rusia son posibles puntos de conflicto, querrán saber si Obama reaccionará enérgicamente: van a tratar de ponerlo aprueba. Y van a descubrir que este tipo tiene acero en su espina dorsal.

Hay que subrayar las sugerencias de Biden de que las armas nucleares podrían tener un papel en una o más crisis potenciales. Una península coreana con armas nucleares podría llevar a Japón a ser potencia nuclear, lo que podría llevar a China a expandir su armamento nuclear. La frontera Pakistán-Afganistán está “repleta hasta arriba de Al-Qaeda”, y Pakistán ya está erizado de armas nucleares, todas las cuales pueden llegar a Israel. Y si añadimos a esto el supuesto impulso de Irán por construir un arma nuclear, la cosa va más allá de la buena voluntad, en vista de los propios antecedentes de Joe Biden como ferviente partidario de la intervención militar de los Estados Unidos. La selección por Obama del senador de Delaware como su compañero de fórmula fue en sí un esfuerzo por reconforta al “establishment” político respecto a su compromiso con la defensa de los intereses del imperialismo estadounidense, mediante la fuerza militar.

El propio Biden ha sido uno de los principales demócratas del Congreso más agresivos en política exterior, al respaldar la invasión y ocupación de Afganistán e Iraq y al propugnar una intervención militar dirigida por Estados Unidos en Darfur. Fue el más vociferante de todos los candidatos en sus ataques contra los grupos de protesta que buscaban un recorte de los fondos para la guerra en Iraq.

La anticipación de Biden de una hostilidad popular generalizada al Gobierno de Obama se aplica no sólo a la política exterior y militar, sino a la política interior. “Si las decisiones son populares, probablemente no son acertadas”. Obama-Biden tendrán que desafiar a la opinión pública para realizar sus políticas. El lenguaje de Biden sugiere que la ferocidad de la reacción del nuevo Gobierno consternará no sólo a la opinión pública, sino incluso a sus propios partidarios.

CARLOS CORVERA / Analista político.
Correo electrónico: corveracmx@hotmail.com

Lee También

Comentarios